Masiosare vs AMLO: ¿Acuerdo o humillación?

Donde unos ven un beneficio, otros perciben un agravio

Compartir:

Ante el acuerdo logrado por el canciller Marcelo Ebrard Casaubón y la embajadora Martha Bárcena, las opiniones se han dividido radicalmente. Donde unos ven un benéfico acuerdo, otros perciben una agraviante humillación. Entre los segundos destaca la opinión de Jorge Castañeda, quien escribe: “El estúpido del Peje celebrando, y echando ‘cuetes’ en Tijuana, el que se haya arreglado que no se vayan a poner aranceles a México. Lo que no saben ni él ni el pueblo mexicano, por andar como siempre, en la parranda, es que se vulneró totalmente la ya de por sí endeble soberanía mexicana, pues los EUA impusieron su voluntad porque: 1 México tendrá que salvaguardar la frontera sur desplegando a 6 mil soldados a su costa; 2 México tendrá que recibir, de entrada, a 8,000 migrantes que regresará EUA y les deberá dar asilo en todos los sentidos: Casa, comida, empleos, oportunidades, etcétera, a su costa; 3 Cualquier extranjero que entre por territorio mexicano de manera ilegal, para pedir entrada a EUA, deberá ser retenido en México con todas las facilidades y los cargos serán pagados por México por todo el tiempo que dure el proceso de admisión o rechazo de esos migrantes, por el tiempo que sea, un año o mucho más; 4 México deberá adquirir más productos estadounidenses en ese lapso; 5 El acuerdo sólo durará 90 días, al cabo de los cuales, si México incumple, se ganará otro manotazo de Trump, y quizá más duro. En pocas palabras, México agachó la cabeza y se dejó golpear por EUA, y negoció con miedo y se dejó intimidar por el golpe en la mesa dado por Trump, quien muy seguramente dará muchos más manotazos a México de aquí a 15 meses, hasta que consolide su reelección presidencial. Cuando hubo negociaciones delicadas con otros países por parte de EUA, como Corea del Norte, China e Irán, estos no se dejaron doblegar y no perdieron su dignidad, como ahora México sí la perdió, y por eso Trump los respeta y los trata con mano suave. Todo esto está basado en el propio libro de Trump, ‘El Arte de Negociar’, y México se doblegó ante los caprichos y rabietas de Trump, y ahora ya sabe de qué pie cojea México y no lo va a respetar”.
Desde la postura opuesta, y desde Tijuana, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebra los acuerdos como un éxito rotundo. Según reporta el diario español El País: “Se anunció como un puño elevado al cielom un grito de rabia, la marcha por la dignidad, pero el evento del sábado en Tijuana ha acabado por ser un mitin más bien tranquilo para Andrés Manuel López Obrador, que ha arengado a las masas cuando el partido ya había acabado. Ganamos, ha dicho el presidente: ‘El lunes no va a haber una crisis’. Alejado el fantasma de los aranceles, el acto del mandatario se ha convertido en un ejercicio meramente político, un muestrario de las bondades de los acuerdos que los equipos negociadores de México y Estados Unidos alcanzaron el viernes. AMLO ha dicho: ‘Se impuso la política sobre la confrontación’. Las palabras del mandatario revelan que existía un temor profundo a la imposición de aranceles en el gobierno mexicano. La firma de la paz implica lidiar con un problema, a sus ojos, menor que la guerra comercial y sus consecuencias: El creciente flujo migratorio proveniente de Centroamérica: ‘Celebramos los acuerdos’, ha dicho el presidente, ‘porque si no se nos iba a obligar a tomar medidas parecidas a las que ellos iban a tomar’. Y yo rechazo los actos de represalia. Soy un pacifista convencido, inspirado en Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela, pero como jefe de Estado no puedo permitir a nadie que atente contra nuestra soberanía”. Sin embargo, y a pesar de todo, López Obrador ha aceptado las condiciones de Masiosare Trump.
El acto de Tijuana fue abierto por Marcelo Ebrard. Sobre un templete instalado cerca de la frontera, en pleno centro de Tijuana, en el cruce de las avenidas Benito Juárez y Constitución, encajado, literalmente, entre tres mercados, el canciller mexicano expuso los puntos del acuerdo sin entrar en demasiados detalles. “No podemos decir que ganamos todos los puntos, pero sí los más importantes. Se evitarán los aranceles y conservaremos, así, miles de empleos”. A juzgar por los aplausos de la mediana multitud que abarrotaba el cruce, el secretario de Relaciones Exteriores ha resultado el gran ganador. Vitoreado, ha señalado que Estados Unidos mandará a México a 8,000 migrantes en proceso de asilo. Aquí esperarán su cita con el juez en el país vecino. Ni el canciller ni López Obrador han detallado otros puntos del acuerdo. Por ejemplo, cuándo y cómo empezará a aplicarse el programa de desarrollo en el sur de México y Centroamérica, patrocinado por EU, elevado por ambos a la parte nuclear del acuerdo con el gobierno de Trump. Tampoco han dicho cómo van a atender a todos los migrantes que trasladen aquí ni cuántos calculan que podrían ser. O qué papel jugará la Guardia Nacional en la contención del flujo de migrantes en el sur del país, pero ese no era el tema en Tijuana. El tema era celebrar una victoria. “Salimos con la dignidad intacta”, ha cerrado el presidente.
López Obrador empezó a hablar cuando el aire frío de la tarde empezaba a remover las espaldas de algunos de los gobernadores que le han acompañado en la tarima. El mandatario ha dado su discurso poco después de que lo hiciera el presidente de la Cámara de Diputados, el histórico dirigente izquierdista Porfirio Muñoz Ledo. Ha sido, probablemente, el más contundente de entre los oradores. “Desde hace 100 años que no tenemos una relación con EU tan accidentada”, ha dicho. “No podemos aceptar que la migración sea una palabra maldita. ¡Es un derecho humano! No podemos aceptar diálogos mentirosos”. López Obrador ha concluido su alegato diciendo que ahora, lo que toca es respetar los acuerdos. “Vamos a promover un programa de apoyo para crear empleos en Centroamérica y el sur de México. Y desde la semana próxima estaremos ofreciendo ayuda humanitaria, oportunidades de empleo, educación, salud y bienestar a quienes esperen en México sus solicitudes de asilo para entrar a EU”.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...