Más que Reyes, y más que magos…

¡De la que se salvaron los cárteles mexicanos!; Javier Duarte, merecer o no la abundancia… Sólo nos queda creerle al presidente

Compartir:

La pregunta obligada: ¿Qué pedirán funcionarios y servidores públicos a los Reyes Magos?

Y es que después de franquear las fechas de la fortuna, 24 y 31 de diciembre, por aquello de pedir lo mejor y recibir bendiciones, quedaba la última, la del Día de Reyes.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, que porta el báculo de la 4T y que, por cierto, terminó con el mito del Guadalupe-Reyes de la mejor forma, trabajando, seguramente, que su Guardia Nacional haga buenos los pronósticos y convenza a los “traviesos” de portarse bien. ¡Ah!, y, si se puede, una manita extra a empresarios, por aquello del crecimiento económico y el T-MEC con inspectores.

Marcelo Ebrard, flamante titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, una oficinita más grande, pues ya no le alcanza el espacio para guardar tanto expediente de seguridad interna, externa; migración, diplomacia, terrorismo, tratados comerciales, y por si tiene que coordinar la elección interna en Morena y el Torneo Clausura 2020 del futbol mexicano.

Alfonso Durazo, que no ha podido ponerse la capa de superhéroe porque le tocó bailar con la más fea, que le traigan, “anque” sea, menos enredos y menos muertitos en el país porque las disculpas y pretextos que traía en su bolsita ya se le están acabando. También, si se puede, que “aquellos” ya no quemen el municipio donde nació, Bavispe, Sonora. Tantito incienso.

Arturo Herrera, el Pitágoras cuartotransformador, más que un ábaco (aunque vaya en contra de la austeridad republicana), una calculadora científica que le permita alguna ecuación mágica para aliviar el nerviosismo ante la falta de “money honey” para los proyectos en puerta… no vaya a ser que sean demasiado grandes, y se atoren.

Santiago Nieto, el “Sherlock Holmes” presidencial, una lupa más grande… y nuevos colaboradores… ¡Porque ya no hay en dónde poner tanto cliente! Elemental, mi querido… Nieto.

Olga Sánchez Cordero, bueno, humildemente, una casa (de trabajo) más pequeña, porque la actual ni cómo llenarla. El antiguo Palacio de Cobián hoy queda grande hasta a los Reyes Magos.

Y así por el estilo, cada uno hizo su carta según sus necesidades. Pero la última pregunta: ¿Se habrán portado bien?

 

¡DE LA QUE SE SALVARON LOS CÁRTELES MEXICANOS!

Casi como si hubieran rezado a San Malverde, pero mejor. Desde el jueves pasado, el mundo se enteró de cómo Estados Unidos, versus Donald Trump, trata, según sus criterios, a los presuntos terroristas.

Desde que el Presidente estadounidense anunció que catalogaría como terroristas a los cárteles de la droga, México se opuso a ello ante el riesgo de lo que eso significaba, medidas extremas para eliminar enemigos, incluyendo la violación de la soberanía nacional…

Desde un principio se habló de la posibilidad del uso de drones para abatir a quien fuera puesto en la mira. Precisamente el método utilizado para matar al General Qassem Soleimani, líder de las Fuerzas Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní.

Bueno, también se vale curar de espanto.

 

JAVIER DUARTE, MERECER O NO LA ABUNDANCIA…

Al que no le fue bien con su carta a los Reyes fue a Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, preso en el Reclusorio Norte desde hace dos años y medio.

El juez de control Juan Carlos Ramírez descartó otorgar al acusado los beneficios de libertad condicional o arresto domiciliario. Una de las razones -aplicándole la misma receta que a Rosario Robles- fue que existe el riesgo de que se fugue.

Desde que llegó a México, tras ser arrestado en Guatemala, Duarte ha logrado avances en su defensa, incluyendo una pena reducida de nueve años.

Él mismo, una vez, explicó su método: “Paciencia, prudencia, verbal contingencia; presencia o ausencia, según conveniencia”. No Más.

 

SÓLO NOS QUEDA CREERLE AL PRESIDENTE

Si a finales del 2019, como a principios del 2020, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que no se va a reelegir, entonces, ya no hay vuelta de hoja.

Casi al finalizar su gira de tres días por zonas indígenas del país que incluyeron cuatro estados, López Obrador amarró su promesa con “otro dato”: Su administración, incluso, durará un poco menos de seis años porque concluye en septiembre de 2024.

“Entonces, ya nos faltan cuatro años y ocho, o nueve, o 10 meses. Ya no falta mucho tiempo, y no va a haber reelección, no va a haber reelección, porque nosotros somos maderistas y es: ‘Sufragio efectivo, no reelección'”.

No sabemos a qué viene tanta reiteración del asunto, pero, que conste, lo dijo en Día de Reyes…

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...