La película de terror en la reunión de Seguridad de las 6:00 AM

Compartir:

El retraso este lunes de casi 20 minutos de la conferencia matutina en Palacio Nacional seguramente ocurrió porque en la mesa de Seguridad de las 6:00 de la mañana el trabajo (y el desconcierto) estaba a tope.


En plena “mañanera”, a pregunta de dos periodistas, el Presidente, por vez primera, subió el tono contra la violencia e inseguridad provocada por el crimen organizado. Puso más énfasis en Guanajuato que en Sonora. “Es lamentable, grave y no se puede permitir”, dijo.


Con su “nuevo” discurso se entendió que entonces sí hay guerra contra el crimen organizado. Bueno, cambio de estrategia. Claro que no mencionó -para qué hacer más olas-, Colima, ni mucho menos Guerrero.


Pero -oh, desgracia-, los frentes violentos se le acumulan al Presidente López Obrador, a Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad nacional, y a toda la 4T, pues además de lo anterior, Oaxaca se sumó al otro “semáforo en rojo” con 15 ejecutados.


Lo ocurrido en el municipio de San Mateo del Mar clama y reclama una pizca de estrategia del actual Gobierno Federal. Los 15 masacrados, entre ellas dos mujeres, fueron torturados y quemados vivos. Definitivamente, la curva que no baja, ni se aplana.

IRMA ERÉNDIRA TRAE ENTRE OJOS LA ‘CASA BLANCA’, PERO…

Tantas veces el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que las comparaciones son malas… pero a veces necesarias.


Ahora que por más que la 4T busca tapar el lío en el que Carlos Loret de Mola metió a Irma Eréndira Sandoval y a su esposo John Ackerman, con el asunto de su sospechoso patrimonio, anda por ahí caminando un dato.


Que hasta finales del 2019, la Secretaria de la Función Pública había interpuesto 33 denuncias por presuntos actos de corrupción, entre ellos el, supuesto, de la llamada “Casa Blanca”, propiedad de Angélica Rivera, ex esposa de Enrique Peña Nieto.


El asunto llegaría a tanto que hasta iría a parar al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, aún cuando en su momento se mencionó -y hasta todo el pueblo sabio la seguía, noche a noche, por aquella famosa telenovela-, ganó dinero trabajando en televisión.


La famosa “Casa Blanca” costó, dicen, unos 90 millones de pesos. El patrimonio del matrimonio Sandoval-Ackerman, publicó Loret de Mola, ronda los 60 millones de pesos, aunque solo reportados una parte.


La comparación, que no es buena, no es en el costo -o quizá sí-, tampoco si Rivera sí ganó lo suficiente para comprarse incluso una más cara, y si Sandoval-Ackerman solo ganaban algo así como 30 mil pesos al mes como investigadores en la UNAM.


Sino en que si el terrenito (según los datos publicados por el periodista) de 253 metros cuadrados, ubicado en Pedregal de Santo Domingo, que le fue cedido en agosto de 2007 por el Gobierno del Distrito Federal, entonces encabezado por Marcelo Ebrard, de no aclararse bien el punto, también entraría en la tómbola del llamado Instituto “Robin Hood”. Bueno, y lo que se acumule…

EL ‘PERJURIO’ DE DURAZO

Lo que en México señala el Artículo 7 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, “un servidor público debe seguir los principios de disciplina, legalidad, objetividad, profesionalismo, honradez… imparcialidad… rendición de cuentas y eficiencia”, en Estados Unidos se llama Perjurio.


Y es delito grave contra quien, intencionalmente, “testifique, declare, deponga, o certifique que es verdad, o que suscriba cualquier testimonio por escrito, declaración, deposición o certificación afirmando que es cierta”, sabiendo que no lo es.


Más sencillo, para la “Cuarta Transformación”, con o sin Constitución o Cartilla Moral, es el Octavo Mandamiento: No darás falso testimonio ni mentirás.


El caso es que Alfonso Durazo fue denunciado por la senadora priista Claudia Anaya ante la Secretaría de la Función Pública por presunta violación a la Ley General de Responsabilidades Administrativas al mentir sobre la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo”, después del “culiacanazo” en octubre pasado.


El viernes pasado el Presidente dio la evidencia: “Yo di la orden”. Independientemente de quien lo denuncia, el asunto seguro no prosperará, pues la acción podría ser considerada de “sicarios mediáticos”.


Pero igual y lo de mentiroso, a Durazo no se lo quita nadie.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...