La 4T y el elefante reumático en riesgo de sufrir Covid

Compartir:

En datos reales el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cumple hoy 19 meses, pero el Presidente celebrará a tambor batiente dos años desde su histórico triunfo el 1 de julio de 2018.

¿Cuál es el balance en poco más de año y medio de gestión? A pregunta expresa citó tres temas en los que ve su mejor desempeño: Atención a los pobres, el combate a la corrupción y no haber reprimido al pueblo.

Pero agregó uno: Que a pesar de ser el Presiente más atacado en 100 años su respuesta es la libertad y no la censura. “Es un timbre de orgulloso”, expresó.

¿México ha cambiado? Al menos de palabra sí. Para algunos malosos sus estrategias no son contundentes, para otros ni siquiera existen. Hay planes que a la vista no son muy contundentes, que podrían zozobrar.

El reto es grandísimo y difícil. López Obrador quizá pensó que terminar con la violencia y la inseguridad era juego de niños, ya vio que no. Nunca imaginó una epidemia casi iniciando su sexenio, ni que está acarrearía distintas crisis, económica, laboral.

Ante sus posicionamientos políticos, muchos de ellos vistos como caprichos, cada vez tiene más enemigos, bueno, adversarios. Con todo el margen de gracia no se le ha acabado, pero cada vez es menos.

Siempre y cuando tomemos en cuenta que la Primera Transformación (La Independencia) se consolidó en 11 años (1810-1821), que la Segunda (La Reforma) en dos años (finales de 1858, principio de 1861), y la Tercera (La Revolución) en siete (1910-1917).

Bueno, pues de la Cuarta ya va un año y siete meses… Y contando. ¿Evitará que al elefante reumático le dé Covid?

SIN CIENTÍFICOS, NI MATEMÁTICOS, LÓPEZ-GATELL CONFIRMA RELAJAMIENTO

No hubo necesidad de gráficos, curvas, mesetas, ni picos, ayer la realidad de la Ciudad de México, sufrida en carne propia, mostró al líder de la lucha contra la epidemia de Covid-19 en el país, Hugo López-Gatell, que los capitalinos ya están en semáforo verde.

El subsecretario de Salud -seguido de José Luis Alomía, Director General de Epidemiología; Zoé Robledo, Director General del IMSS, y Ricardo Cortés Alcalá, Director General de Promoción de la Salud-, llegó barriéndose al salón Tesorería de Palacio Nacional, ocho minutos después de las 19:00 horas.

López-Gatell confesó el motivo, que se convirtió en la revelación más importante de la conferencia de este martes: “El tráfico ya no es el mismo que hace unos días”, dijo con palabras entrecortadas por la agitación.

El asunto es que cuando los capitalinos, como el mismo López-Gatell lo vivió, están en masa en las calles, valiéndoles un cacahuate el color del semáforo sanitario, los casos y las defunciones siguen al alza.

Lo que, además, contradice tanto al subsecretario como al Presidente López Obrador, en el sentido de que el pueblo sabio es muy obediente y que gracias a él la epidemia se ha “domado”.

Respecto a lo que vivió -intenso tráfico vehicular-, el funcionario de Salud no hizo ningún comentario sobre el riesgo que representa. Pero para qué si sus gráficos traen “otros datos”.

LISTO, AMLO SE AUSENTARÁ DOS DÍAS DEL PAÍS
Lo bueno que el viaje del Presidente López Obrador el 8 y 9 de julio es aquí nomás tras lomita. En unas cinco o seis horas estará en Washington ahora que ya se confirmaron los días para su encuentro con Donald Trump.

Preguntas necias: ¿Encabezará la ”mañanera” desde la Casa Blanca? ¿Quién, por si las “flies” de que en esos dos días se requiera una decisión presencial en el país tomaría su lugar? ¿Olga Sánchez Cordero, Presidenta por dos días?

En México no existe Vicepresidente, y el que pudiera serlo viaja con él, junto con Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia, y Graciela Márquez, Secretaria de Economía.

¿Habrá alguien que intente hacerse notar durante su ausencia? ¿Quién, sin decirlo, en sumo silencio, vigilará la casa?

¿Qué tanta será la nostalgia del Mandatario federal en tan solo dos días alejado de su amado México? ¿Y el avión, apá?

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...