El Presidente teme más perder el poder que al “Coronavirus”

Compartir:

Decir que ya salió el peine está de más. Desde hace semanas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ve como una especie de conspiración de la vida, más que de los “conservadores” -pero como no puede culpar a la vida (o al “Coronavirus”), pues culpa a sus invisibles enemigos-, la desdicha de que sus asuntos prioritarios vayan quedando a un lado… como, desgraciadamente, está ocurriendo.

..
Imagínelo este domingo por la tarde supervisando en Sinaloa la construcción de la carretera Badiraguato-Guadalupe y Calvo, en medio de la soledad, salvo la compañía de quienes, seguramente, también desean estar en sus casas ante la emergencia. Pero, además, es día de guardar, y tan siquiera por la epidemia-pandemia debiera, sábado y domingo, soltar su empecinamiento.


Sin embargo, él mismo dio su justificación para no dejar de ser el blanco mediático: “Los conservadores quieren que yo me aísle… No habría conducción, o sí habría la conducción de ellos, porque en política no hay vacíos… Eso es lo que quieren, apoderarse de la conducción política del país”.


Si cambiara de opinión y cancelara sus giras de trabajo esos días, el “pueblo sabio” lo reconocería”. Y entre semana, puede dirigir el país y dar mensajes desde Palacio Nacional. Vaya es por él y por el país. Más aún cuando se dio a conocer el contagio de Omar Fayad, Gobernador de Hidalgo, quien lo acompaño, junto a otros funcionarios, la “mañanera” del 18 de marzo.


No hay duda, entonces, de la equivalencia extrema del temor del Presidente. Así como fue su obsesión ganar el poder, lo es ahora perderlo. ¿O será que a la OMS ya la agregó a la lista de los “perversos”, pues es la institución que dicta, a nivel mundial, las medidas?

EL “MURO” INVISIBLE QUE TRUMP NO VE

Es un hecho que el único que no se ha dado cuenta que el muro entre Estados Unidos y México ya existe es Donald Trump.


Y para que vean que quien se nos ponga al brinco nos hace lo que el viento a Juárez, el muro es invisible, lo construyó México a punta de “nuestra cultura” que nos hace inmunes no solo a discursos burlones, sino hasta a virus locos.


Y tan fuerte es esa fortaleza (casi como la Muralla China) que ahora ya ni los migrantes cruzan. Los ladrillos verbales de Hugo López-Gatell, Marcelo Ebrard, Olga Sánchez Cordero, y del propio Presidente López Obrador, han impedido que el “Coronavirus” penetre a nuestro país.


Y la prueba es “científica” e irrefutable: Según el epidemiólogo estadounidense Anthony Fauci, la Unión Americana podría registrar millones de casos, y entre 100 mil y 200 mil muertos. Por ahora, el país gobernado por Trump contabiliza 125 mil contagios y más de 2 mil 200 fallecidos.


¿Cómo se explica usted que siendo los estadounidenses nuestros vecinos y con solo unos 200 o 300 metros de división por el Río Bravo, México solo registre hasta ahora 993 casos y 20 muertos (el 0.8 por ciento)? Una diferencia más que abismal.


¡Incrédulos… es el muro! ¡Señor, Trump, el muro ya se construyó, y no lo pagó México, lo está pagando usted! ¿No ven el muro? Esa, perdón, es virtud y gracia, solo de quienes poseen “fortaleza moral”…

EN EL YUCATÁN PANISTA, CON CONTAGIO… ¡Y A LA CÁRCEL!

Mauricio Vila, gobernador panista de Yucatán, no se anduvo por las ramas en cuanto a castigar a quien no acate la medida de quedarse en casa.


El mandatario estatal especificó que quienes presenten síntomas y hayan sido diagnosticadas con “Coronavirus”, y no acaten el confinamiento serán acreedores a una multa hasta de 86 mil 800 pesos, pero, ¡booomba!, también 3 años de cárcel.


Vila dijo que su advertencia se basa en el Código Penal y la Ley de Salud estatal. Claro que el gober se aventó a asustar con el petate del muerto, porque no especificó si el castigo será durante o después del contagio, durante o después de la epidemia.


En todo caso, si por andar imponiendo castigo sobre castigo, llegara a esparcir más el virus, habría que ver qué le toca a él.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...