El Presidente hace “manita de puerco” a empresarios

Compartir:

A veces, es cierto, es de sabios cambiar de opinión. Otras, afirman, cae más pronto un hablador que un cojo. Que conste, dijo aquel, son refranes que, además, todo es según el color (ideológico) del cristal con que se mire.


Tan fugaz introducción filosófica viene al caso porque desde el 2019, cuando el crecimiento económico de México no fue como Andrés Manuel López Obrador lo prometió, entre 2 y 4 por ciento, su lema de separar el poder económico del poder político fue quedando en el olvido.


Y comenzó un continuo flirteo con los empresarios, sobre todo con quien un viejo conocido de él como es Carlos Slim. Y mientras menos se crecía económicamente, más los apapachaba. Pero el Presidente jamás imaginó que el panorama se pusiera de la “chinada”.


En plena contingencia, emergencia o “castigo de Dios para los ricos” por el Covid 19, López Obrador debe tener dos cosas: Discurso y dinero, constante y sonante. En lo primero es experto. En lo segundo, pues sí requiere padrinos.


Los tiene, pero da la casualidad que cada vez que quiere, los trata de la patada. Ahí está, por ejemplo, su muy seguido exhorto a que inviertan, pero luego impulsa consultas que las desalientan.


O los cita en Palacio Nacional para que le atoren con los “cachitos” para la rifa del avión sin avión, y luego advierte que ante los efectos de la epidemia solo apoyará a los comerciantes en pequeño, “porque son los que generan el 90 por ciento de los empleos formales”.


O acepta los generosos donativos de mil millones de pesos en equipo a Slim, o un hospital a Germán Larrea, o 50 millones de pesos de Coppel, y minutos después advierte, sin si quiera desplegar algún plan a discutir, que deben mantener los salarios a empleados que falten a sus labores por el Covid 19, pero, principalmente, que no deben dejar de pagar sus impuestos.


Ahora preguntemos a los empresarios si desean la separación del poder económico del político.

SI GARCÍA LUNA LO PIDE, ROBLES, ¿POR QUÉ NO?

Una cosa es que se salude con el corazón, y otra, muy distinta, que los jueces se toquen el corazón. Pero, bueno, algunos como Genaro García Luna su lucha hacen.


Por medio de su defensa legal, el ex Secretario de Seguridad, imploró -porque ya de pedir lleva varias-, al juez Brian Cogan que ante la contingencia que vive Nueva York le concediera la libertad bajo fianza ante el peligro de contraer “Coronavirus”.


Los abogados de García Luna, como buenos defensores, adjuntaron a la petición un expediente de presuntas afectaciones respiratorias.


Y aquí cabe la pregunta de si en vías de la misma emergencia en México, y suponiendo que los reclusorios de Estados Unidos están mejor atendidos higienicamente, Rosario Robles, solo por no quedar, podría presentar esta moción en el penal de Santa Martha Acatitla.


La respuesta es rápida, si la petición la atienden el juez de control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna o la magistrada Isabel Cristina Porras Ordiozola, no procedería así el mundo viviera una pandemia de peste negra o gripe española.

BARBOSA DEBE APROVECHAR EL CENSO

Después de que Miguel Barbosa, Gobernador de Puebla, casi decretó que el “Coronavirus”, por el bien de todos, ataca “primero (a) los ricos”, muchos malosos resaltan la suerte del mandatario estatal.


Afirman que, entonces, Barbosa la tiene fácil, cuestión de que aproveche los días que faltan para concluir el Censo Nacional 2020, y determine quienes están en el bando de los pobres, que son los inmunes al virus chino, y dedicarse, si le nace, a prevenir, o atender, a los adinerados.


Claro que lo más probable es que ni las manos meta, pues siempre estará seguro que si fueron contagiados y padecen el Covid 19, es un meritito castigo de Dios.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...