El Gobierno Federal quiere dar el tiro de gracia al PRI, PAN y PRD

Compartir:

Ahora que la necesidad es verdaderamente grande, es más, enorme, resulta extraño que el Presidente López Obrador no anuncie algunas de sus famosos subastas, de esas que luego hacen lucir al “robinhoodiano” Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado; o la rifa del mismo avión, al fin que solo utiliza su imagen.


Lo que sí hace es, por ejemplo, disolver fideicomisos públicos, afectando al menos 100 proyectos en curso. O sacar lo más que pueda a los empresarios, sin dar nada a cambio.


Pero, donde también quiere meter el guante es en los partidos políticos, quitándoles el 50 por ciento de recursos. Bueno, lo intentaron con el asunto de los sismos y de la austeridad republicana.


El asunto, afirman los malosos, lleva maña. Porque a todos los institutos políticos que hizo trizas en el 2018 (PRI, PAN y PRD, principalmente), les daría el tiro de gracia. No así a Morena que tiene todo el aparato gubernamental a su disposición. Claro, como lo usaron el PRI y el PAN en su oportunidad.


Pero si López Obrador afirma que lo hará porque existe una emergencia sanitaria y él tiene facultades para obligarlos (o los exhibirá), Ciro Murayama, consejero del INE, afirma que es ilegal.


Murayama mostró que la Ley General de Partidos Políticos, textualmente, menciona que los institutos políticos deben aplicar el financiamiento del que dispongan “exclusivamente para los fines que les hayan sido entregados”.


Además, ya los líderes nacionales del PAN, Marko Cortés, y del PRI, Alejandro Moreno, hicieron contrapropuestas al Presidente. El primero, que aporta, pero que paren las obras “faraónicas”. El segundo, que todo se haga mediante un fideicomiso que administre la sociedad civil. No, pues ya valió. De que viene oootra guerra, viene otra guerra.

‘OJALÁ RECAPACITES, AÚN ESTÁS A TIEMPO’: DANTE

No, no fue Porfirio Muñoz Ledo. Tampoco Carlos Salazar Lomelí. Esta vez, la figura de Dante Delgado fue la remitente de un urgente mensaje al Presidente López Obrador ahora que todo gira en torno a la viabilidad de uno u otro plan de reactivación económica.


El instrumento fue una carta pública del senador por Movimiento Ciudadano, titulada “Andrés Manuel, ojalá recapacites, aún estás a tiempo”. En ella, el fundador de MC, sucesor de Convergencia, revela, por ejemplo: “¿Recuerdas aquella memorable ocasión, cuando te presenté a Alfonso Romo?”.


La misiva, casi un ruego, contiene al menos una docena de puntos neurálgicos que conminan a la reflexión ante los pasos próximos a dar por López Obrador por las crisis que se avecinan, y que advierten un alto grado de egocentrismo.


Puntualiza que “el plan de rescate económico no es un plan y no es rescate”. Que si el ambiente se agrava “los más ricos podrán sacar, con un clic, sus millones de dólares a mercados seguros. ¿Pero los micro, pequeños y medianos empresarios, que generan 3 de cada 4 empleos, qué podrán hacer?


“¿Cómo van a sobrevivir? ¿En qué les ayuda tu plan? ¿Con qué ingresos ¬fiscales se podrá apoyar a los pobres del país si cae de manera dramática el PIB nacional, por falta de producción y de consumo?”.


Y remató diciendo: “Andrés, México necesita que comiences a ser Presidente”. Sin embargo, el punto más certero en el que le aclaró: “Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas no trabajaron ni lucharon para ser héroes de México, sus resultados y congruencia de vida los convirtieron en ello”.


“Mucha gente va a enfermar y mucha va a morir si no dejas de pensar en esto como una crisis de imagen y comienzas a enfrentarla como una contingencia de estado”. Fuertes advertencias que cualquiera repararía en ellas. No sabemos si López Obrador.

EL OJO BIÓNICO DE SLIM, BAILLERES, AZCÁRRAGA, SALINAS

Y ahora, la pregunta de los 64 mil pesos, como dijera el inolvidable Pedro Ferriz Santa Cruz, ¿qué leyeron en el plan de reactivación económica de López Obrador, Carlos Slim, Alberto Bailleres, Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas y Germán Larrea, que los mexicanos no escuchamos el domingo pasado?


En tres días, el Presidente ha dicho que este grupo de empresarios apoyan su plan y no piden nada, ofrecen. ¿A poco así de sencillito? ¿O será que ya le entraron a la onda evangelista presidencial?


Como que para quienes han hecho sus fortunas a base de colmillo, coco, sangre, sudor y lágrimas, que los convenza un plan donde los buenos son los pobres y, los demonios, los ricos, suena a ma… izada…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...