El drama de Ingrid que exige capacidad de las autoridades

Compartir:

Hasta parece cosa del destino, o de quién sabe qué, pero en medio de la polémica y hasta de dimes y diretes entre autoridades de gobierno, de la Fiscalía General de la República y medios de comunicación, sobre cómo reforzar jurídicamente las investigaciones de feminicidio, surge un caso en la Ciudad de México que horroriza a la sociedad.


Es el Ingrid Escamilla, una joven de 25 años, y el ingeniero civil Érick Francisco, de 46, que ha conmocionado en las últimas horas por la brutalidad en que se dieron los hechos.


El drama que envuelve al nuevo caso de locura humana, pega de lleno en el centro de la discusión, en la que ya participaron, nada menos que el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el Fiscal Alejandro Gertz Manero, sobre la violencia contra las mujeres.


El feminicidio, visto ya desde estas dimensiones de salvajismo, trae a la mente los tristemente recordados episodios de “El Caníbal de la Guerrero” o “El Monstruo de Ecatepec”, no puede ser disociado de otros delitos que crecen como la espuma, y que exigen con urgencia que la autoridad muestre capacidad para frenarlos.


Más cuando una forma de gobierno inédita en México presume logros que en los hechos no se ven, como la disminución de la violencia en todos sus ámbitos. Porque, es cierto, nada hay más amable y conciliador que los “besos, abrazos y no balazos”, pero las correcciones implican, como hasta la Biblia lo dice, medidas ejemplares.


El drama que esta vez envuelve a otras familias mexicanas se agrava, porque tan mal están los vicios en cuestión de justicia que hasta empleados de la Fiscalía o funcionarios se dan el lujo de filtrar elementos de prueba como son fotografías, videos y datos, algunos de ellos con un alto nivel de impacto visual, y hasta comprometedores.


A veces las desgracias son lecciones de aprendizaje. En México ya es hora de tomarlas en cuenta.

EL AICM, PUERTO TAMBIÉN DE GRESCAS Y PROTESTAS

Será el sereno, pero en los aeropuertos, al menos el de la Ciudad de México, además de aviones aterrizan también manifestaciones sociales y, algunas, como las de este martes, sin sustraerlas de la necesidad política y de supervivencia, hasta con el alboroto de los grandes pancracios del “a dos de tres caídas sin límite de tiempo”.


Lo más grotesco es que la reyerta entre las puertas 6 y 7 de la Terminal 1 inició entre mujeres del grupo Porto y la Unión de Mujeres Concesionarias de Flotilla de Taxis y Mujeres Taxistas.


Sin embargo, cuando una de las lideresas del segundo grupo hacía uso de la palabra comenzaron los gritos y las rechiflas, a las que siguieron los manotazos y, después, las patadas y puñetazos, y la aparición de hombres que a la vista se les notaba que pertenecían a grupos porriles o de choque.


Hizo su aparición la sangre, los derechazos secos, directos, al rostro de mujeres, de parte de los golpeadores.


El Aeropuerto “Benito Juárez” ha sido testigo de manifestaciones, como las de hace algunos años encabezadas por el Sindicato Mexicano de Electricistas o, ahora, por policías federales “rebeldes” y hasta de padres de niños con cáncer.


Lo curioso de la confrontación “luchística” de este martes es que aunque cercano al episodio había presencia de elementos de la Guardia Nacional, no intervinieron ni para, cuando menos, defender a las mujeres que recibieron sendos “cruzados” de algunos malandros. Bueno, ni siquiera detenidos hubo. Eh, qué tal.

LA FUNCIÓN DE MORENA QUE DEBERÍA VENDER BOLETOS

Lo malo es que no se pueden rifar boletos de entrada, si no, que éxito tendría. Pero es que el asunto interno de Morena rumbo a la elección de su primer presidente nacional es cada vez más teatral. Lo que no se sabe es si reír o llorar.


Y no es por nada, pero cada día nos sorprenden más. Por ejemplo, hace ya dos semanas, el recién ungido dirigente nacional interino, Alfonso Ramírez Cuéllar, hizo presencia en la capital hidalguense y se reunió con fieles a su causa y la de Bertha Luján.


Unos tres o cuatro días después lo hizo Yeidckol Polevnsky. Entonces, Ramírez Cuéllar repitió la jugada. Bueno, Hidalgo, junto con Coahuila, son entidades donde este año se celebrarán procesos electorales que servirán como el primer examen de Morena. Tal vez por eso caen como anillo al dedo para el protagonismo morenista.


Pero este martes, Polevnsky le puso más condimento al asunto al tocar un punto que, en algún momento, el real líder del partido, Andrés Manuel López Obrador, hizo público, más o menos así: “Los que se unan a Morena, priístas, panistas o de otros partidos, aunque tengan algún pecado, aquí quedarán limpios, libres, y serán bienvenidos.

En ese sentido, Yeidckol se refirió a Canek Vázquez e Israel Flores, de Hidalgo, y Clara Luz Flores, de Nuevo León, los tres ya ex priístas. Y casi lanzó convocatoria para Coahuila.


Pero, además, se dio tiempo para aventar un “buscapiés” con bastante candela: “Nosotros tenemos mucha gente que ha venido de otros partidos y que ha abrazado la 4T con mucho mayor compromiso y entrega que muchos que se supone venían de acá (de Morena)”.


“Que haya sido colaborador de quien sea, en mi estatuto no dice, no importa, de quién haya sido colaborador”. ¡Papas! ¿Daría en el corazoncito del jefe? ¿Qué nos depara el próximo acto? ¡Primera llamada!

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...