Confirmado, Trudeau habría hecho mal tercio

Compartir:

Pues sí, ahora Andrés Manuel López Obrador debe agradecer a Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, no haber asistido a la Casa Blanca. Durante los mensajes de los mandatarios de México y de Estados Unidos, Donald Trump, quedó claro que, en primer lugar, el T-MEC no era el punto central; y segundo, que apenas terminara, la visita del Presidente mexicano iba a ser carnada política.


Las flores (no las que depositó López Obrador ante los monumentos de Benito Juárez y Abraham Lincoln) fueron directas, aunque cada uno de ellos guardara en su pecho (que ahora sí fue bodega) lo que uno dijo de México y los mexicanos, y lo que el otro del hoy anfitrión.


De hecho, quizá Trump (picarón) pudo haber llegado hasta recomendar a Trudeau “quédate en casa”, el business es acá, en corto. Mientras López Obrador repetía y repetía que Trump ha sido cuatísimo de México, el estadounidense no se cansaba de decirle “amigo” y “buena onda”.


El caso es que apenas concluyó el evento, el casi candidato demócrata Joe Biden, recordó los insultos de Trump a los mexicanos. Entonces el equipo de campaña del Presidente republicano no la pensó dos veces para usar (como siempre se dijo), ya, la visita de López Obrador, difundiendo los agradecimientos de éste (“he recibido de usted comprensión y respeto… Nunca ha buscado imponernos nada”).


Pero, además, con Trudeau presente no habría sido tan notorio el “regalito” extra de Trump a López Obrador, la captura en Florida de César Duarte, ex gobernador de Chihuahua. El Primer Ministro canadiense habría sido un mero florero.


En su momento, el Presidente mexicano dijo que “fallaron los pronósticos (de los conservadores), no nos peleamos”. Imposible que eso pasara. Mientras Tump captó muy buenos momentos para campaña que valen oro, López Obrador lanzó la moneda al aire, y seguramente de aquí a noviembre sí pensará en la reelección, pero de ya saben quién.

LA JUSTICIA MANIPULADA DE CORRAL Y SU AGRADECIMIENTO A AMLO

¿Por qué tendría que salir Javier Corral a besar la mano del Presidente Andrés Manuel López Obrador, tras la captura de César Duarte en Florida, por cierto, paralela al abrazo de los dos Presidentes (AMLO y Donald Trump) en la Casa Blanca?


Los malosos afirman que porque se le escapaba la presa. Que Duarte, como “regalo” de Trump a López Obrador, implica un asunto federal, no las 20 órdenes de aprehensión del fuero común de justicia manipulada por el Gobernador de Chihuahua.


Añaden, además, que Corral desea parte de la medalla, pues no en balde encabezó en 2018 una caravana a la Ciudad de México. Y no vaya a ser que organice otra por si el asunto no da para tanto.

SI LÓPEZ-GATELL FALLA ESTA…

Hacía rato que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell no daba una buena noticia contundente, aunque a reserva de que se confirme, del tamaño de aquello de que “hemos aplanado la curva” o la “epidemia se domó”.


Este miércoles, no sin antes recetar su tunda diaria a los medios de comunicación “que publican mentiras”, y de dar a conocer un nuevo récord de defunciones reportadas (no ocurridas) en un día (6 mil 995, para llegar a 32 mil 796), dijo que en México ya hay muestras claras de que la pandemia se está desacelerando.


El anuncio de ahora parece más certero que los de hace algunas semanas, pues agregó que en la Ciudad de México la epidemia tiene ya 15 días en descenso. No imaginamos que López-Gatell se atreva a tener que desmentirse dentro de dos semanas.


Aunque nos dejó un acertijo: “El hecho de que aumente el número de casos no significa que la epidemia esté creciendo”. O sea, ¿cómo? Pero además se protegió. “El desconfinamiento implica el riesgo de que exista rebrote”. ¡Gáname, Mostachón!

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...