Aureoles sin tapabocas: “Presidente, usted no fue invitado por Trump, fue citado”

Compartir:

Si Porfirio Muñoz Ledo ha sido duro con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, este jueves Silvano Aureoles, Gobernador de Michoacán, le dijo hazte a un lado que ahí voy.


Desde el pasado 26 de junio, cuando la “mañanera” se celebró en Morelia, el mandatario michoacano como que ya traía ganas de aclarar algunas cosas, pero ahí a lo más que llegó fue a quejarse de que a su estado le estaban reduciendo el presupuesto.


De hecho, lo que algunos malosos nos contaron resultó más que cierto. La postura de Aureoles contrastó mucho con las de Cuitláhuac García, Gobernador de Veracruz, y la de Cuauhtémoc Blanco, de Morelos, quienes también fueron anfitriones, pero sostuvieron un discurso casi casi de lambisconería, además de ser pésimos oradores.


Pero este jueves, Aureoles expuso a López Obrador lo que todos o muchos piensan, pero no se atrevían a decírselo, con respecto al próximo viaje a Estados Unidos.


Lo más directo al pecho del Presidente, con bodega abierta o cerrada, fue que “dicen que Usted ha sido invitado, sin embargo, aumenta el rumor de que ha sido usted citado”.


Y le recordó: “Nunca ningún presidente de EU nos ha tratado de forma tan irrespetuosa y grosera. México no olvida los actos de agresión y ofensa recibidos, y usted tampoco debe hacerlo”.


“Su visita podría estar contribuyendo a reelegir a uno de los peores presidentes de la historia de EU porque, una vez más, usted está siendo usado por Donald Trump”.


“A los mexicanos no nos gusta su actitud de sumisión y subordinación, ante este personaje, no nos parece digno que su primera salida del país, como Presidente de México y Jefe del Estado mexicano, sea por instrucciones de Donald Trump”.


Lo bueno es que López Obrador, como humano siente miedo, pero no es cobarde.

DURAZO, AGUANTAR VARA HASTA EL 2024, Y QUIEN SABE

Mientras el chapoteadero de sangre se sigue expandiendo por el país, Alfonso Durazo toma las cosas con calma. Dentro del plan publicado en el Diario Oficial de la Federación, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana plantea que para el 2024 se habrán reducido un 50 por ciento los homicidios dolosos.


En abril del 2019, ante senadores, prometió que para octubre de ese año habría un “punto de inflexión” en la tendencia creciente de la criminalidad (luego lo cambió por “línea de contención”). Por supuesto, que, al menos en los delitos de suma gravedad, las cosas siguen idénticas o peor.


Imaginemos o echemos cuentas, para el 2024 faltan cuatro años, y supongamos que llegar a ese 50 por ciento (como pensamos que debe ser) será gradual, pues que Dios nos agarre confesados.


Hablar de homicidios dolosos no es hablar de robarse una bicicleta, sino del tamaño de los 26 ejecutados en un centro de rehabilitación este miércoles en Guanajuato, y el titipuchal de muertos en la misma forma desde hace cinco semanas, incluyendo los siete campesinos de este jueves en Guerrero.


Por cierto que en aquella fecha del 2019, Durazo dijo: “No somos responsables de la inseguridad que vive el país (ah, bueno), pero sí somos responsables de regresar la paz y la tranquilidad a los mexicanos, y lo vamos a hacer sin regateos”. Ya. Pues a ver si van empezando.

LA NUEVA CURVA DE LÓPEZ-GATELL: NEOLIBERALISMO Y POBREZA

Cuando lo números ya no sirven mucho para demostrar por qué en las cuentas 2 más 2 da 5, entra la dialéctica.


Eso puso en acción este jueves el doctor Hugo López-Gatell cuando recibió oootra pregunta incómoda, de esas que le aceleran el pulso, cuando se le pidió opinar sobre que México ya está considerado como el sexto país con más muertes por Covid-19 en el mundo.


Entonces sacó su otro yo, el social, medio político y medio desconcertado: “Quisiéramos que la pandemia no existiera, que pasara pronto, pero eso es imposible”.


Y dio la causa de que por más que se alente la duración de la epidemia, sigue habiendo muchos muertos y muchos casos, y para arriba y arriba: “Es que la combatimos con precario sistema de salud y una sociedad empobrecida, mal alimentada y con una serie de padecimientos crónicos”.


Haberlo dicho antes y no cuatro meses después. Sin embargo, por ahí un maloso insiste en que en realidad comenzaron a atacar el problema tardíamente, como por mediados de marzo, y no en febrero y, mucho menos, en enero, como insisten en hacer creer.


Pero, además, al doctor López-Gatell se le puede hacer una lista de países con peores sistemas de salud, y con la pandemia mejor controlada en cuanto a muertos y casos. ¡Ah!, pero a él no le gusta comparar.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...