Los militantes de Morena ¿tendrán abuelita?

Compartir:

Porque si es así ya merecen unos jalones de orejas. O unos chanclazos de parte de su mamacita. Qué es eso de estarle haciendo el caldo gordo al Presidente Andrés Manuel López Obrador con su “guerrita” interna rumbo a la elección de dirigente nacional, agendada para dentro de un mes exactamente.

Resulta que a quien les dio la oportunidad de subirse al tren del Poder creando un partido “democrático” lo respetan menos que cuando no era Jefe del Ejecutivo. Cero y van dos semanas que nomás no pueden estar tranquilos en sus asambleas distritales para elegir consejeros. Como “tribus” que son, sus sesiones las convierten (balazos, patadas, sillazos y destrucción de mobiliario de por medio) en verdaderas “cenas de negros”.

Difícil tarea la que tiene, de aquí a un mes, la secretaria general con funciones de lideresa de Morena, Yeidckol Polevnsky, pues encima trae a otros “distinguidos” miembros del partido que o aspiran, como ella, a la presidencia nacional o ven algún otro coto de poder en el proceso interno. Y por ahí habría que buscarle quién es el que tira los “buscapiés”, “toritos”, “garras de tigre” o “caras de diablo”.

No vaya a ser que entre los artesanos de la “pólvora política”, que ya ha dinamitado las asambleas distritales en al menos ocho estados en dos semanas, aparezca alguien o algunos bastante conocidos.

 

ALEJANDRO MORENO Y EL PODER DISMINUIDO

La renuncia, “definitiva e irrevocable”, este sábado, de Arturo Zamora a la Secretaría General de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) del PRI debió ser otro martillazo a los pilares que hoy tanto necesita la tarea que Alejandro Moreno se echó al hombro con la presidencia nacional del tricolor, partido del que ya no se sabe quiénes están y quiénes no; quiénes quieren estar y quiénes ya ni del nombre se acuerdan.

Ausencia sensible la que quedará ahora no sólo en la CNOP, sino en el partido mismo, aunque Zamora continúe en él, pues de sobra es conocida la enjundia del jalisciense cuando de chambear por el PRI se trataba. Lo hizo, incluso, desde varios cargos en el CEN.

En su carta de renuncia, dirigida a Alejandro Moreno “Alito”, Zamora alude a “compromisos familiares y proyectos profesionales” como motivos de su salida. En la misiva, sin embargo, pone en claro la urgencia del instituto político al que pertenecen:

“Es tiempo de renovar las dirigencias y cuadros del partido”. “Es el momento de brindar oportunidad a los jóvenes (el mejor consejo)”. “Es el tiempo de la renovación interna”. Sin políticos, a su lado, de la talla de Zamora puede ser que Moreno tenga cada vez más serios apuros si lo que quiere es volver a encender los motores del PRI.

 

EL EFECTO HONG KONG… ECUADOR, CHILE…

Hasta hace dos semanas, el Presidente de Ecuador, Lenin Moreno, pensaba que contener las protestas en las calles por su anunciado aumento al precio de la gasolina era juego de niños. Amenazó, impuso el toque de queda y hasta cambió la sede del gobierno nacional de Quito a Guayaquil.

Finalmente, ante el aumento de lo que en México alguien podría llamar “la furia del tigre”, debió ceder y abrogar su intento de quitarle el subsidio a los combustibles. Con ello, hasta los propios ecuatorianos barrieron y retiraron las huellas de las batallas.

Hace una semana, al Presidente de Chile, Sebastián Piñera, se le ocurrió una idea parecida, incrementar no el precio de la gasolina, pero sí la tarifa del Metro. Como si fuera combustible, su decisión prendió el malestar popular, que hasta este domingo deja ya un saldo de ocho muertos. Como su homólogo Lenin Moreno, declaró toques de queda.

Pero Chile, históricamente, no es lo mismo que Ecuador. Los tumultos en las calles y las tanquetas hicieron recordar los años de gobierno de Augusto Pinochet. El oprobio. Este sábado, Piñera debió revocar el incremento al Metro. Así de fácil.

 

Y HABLANDO DE PRUDENCIA

Este domingo, en la Ciudad de México, como en una o dos veces anteriores, un grupo, hay que decirlo, minúsculo de ciudadanos marchó del Ángel de la Independencia a Gobernación para exigir que el Gobierno Federal modifique su estrategia contra la violencia e inseguridad.

Entre las exigencias están la renuncia de Alfonso Durazo como Secretario de Seguridad Ciudadana luego de encabezar las reacciones y la postura del gobierno ante los criticables y enredados hechos del fin de semana en Culiacán, Sinaloa.

Cosa de ver para ambos lados. Si el Gobierno Federal continúa acumulando decisiones fallidas con justificaciones para salir del paso, en las calles se seguirán acumulando, también, posiciones de reclamo, aunque hoy gane la apatía.

Pero, como seguramente cavilaron Lenin Moreno y Sebastián Piñera, para qué buscarle ruido al chicharrón.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...