Los maestros en la historia de México

Fundamental reflexionar sobre los retos y problemáticas a las que se enfrentan en la actualidad

Compartir:

El pasado 15 de mayo se celebró a las maestras y maestros de México.

Esta fecha es importante y una oportunidad para pensar más allá de las discusiones politizadas.

Es un día para recordar y reconocer la labor histórica de la docencia en México, así como para reflexionar sobre los retos y problemáticas a las que se enfrenta en la actualidad.

Durante la primera mitad del siglo XIX, el sistema educativo fue heredado de la Colonia, y era la Iglesia la que realizaba la tarea de educación.

El maestro era la autoridad en el salón y la clase se impartía de una forma vertical y rígida.

Era el sujeto principal en el proceso de educación y utilizaba la coacción moral y física con los alumnos.

En esta etapa, el profesor era una guía moral y espiritual de la niñez, por lo que era muy apreciado por la sociedad.

En el gobierno del general Porfirio Díaz se promovió un enfoque educativo científico y se buscaba que los niños se explicaran la vida de forma racional.

En este periodo empezó la profesionalización del magisterio con las escuelas normales para hombres y mujeres.

En el porfiriato, los docentes eran mal pagados y tenían precarias condiciones de vida, además de tener poca valoración y reconocimiento social.

Por esta situación, muchos profesores desertaban y buscaban ocupaciones mejor remuneradas.

En la época revolucionaria, la educación paso a segundo plano y no se continuó con la profesionalización del magisterio.

En 1921 se crea, formalmente, la Secretaría de Educación Pública, cuyo primer titular fue José Vasconcelos.

Él veía en la enseñanza y la cultura el medio para regenerar a la población.

Su visión era nacionalista e integradora.

Los profesores buscaban estimular la creatividad e iniciativa de los niños a través de una educación laica y de tipo anticlerical, lo que generó aversión contra el magisterio.

Es por lo anterior que durante la Guerra Cristera, algunos maestros eran atacados, mutilados e incluso asesinados, por ser considerados profesionales al servicio del gobierno.

Institucionalmente, los maestros eran considerados un factor importante para redimir a los mexicanos y encausarlos en el camino del desarrollo aún a costa del riesgo y sacrificio que implicaba la docencia.

En el gobierno de Lázaro Cárdenas se incrementó la construcción de escuelas  bajo la premisa de propagar una educación popular.

El maestro era considerado un líder comunitario y un agente de cambio social.

El profesor tenía la misión de defender los derechos de las poblaciones maginadas, del campesino y el proletario, a los que debía organizar para luchar por su emancipación y contra la explotación.

En la actualidad, los maestros tienen una actividad política y social muy activa.

Aparte de su noble labor, los docentes participan en la manifestación de diversas demandas sociales, el respeto a los derechos humanos y por mejorar la educación de la población mexicana.

Es importante celebrarles y reconocerles el arduo trabajo que, día a día, hacen para el desarrollo y crecimiento de México.

 

 

Compartir: