López Obrador va por reducir el Congreso, someter al INE y revisar organismos autónomos

Ante la amenaza de una caída en la votación, López Obrador, vía Martí Batres, pretende reducir legisladores plurinominales, además de revisar organismos autónomos incómodos, como el INE, tribunales electorales, y a los poderes Judicial y Legislativo, con el pretexto de la austeridad republicana

Compartir:

El dogma de Fe en la conferencia mañanera de este miércoles apuntó a degradar la importancia de los organismos y poderes autónomos, un tema recurrente, pero ahora con propósitos muy específicos.
Se trata de disminuir el número de legisladores plurinominales en las dos cámaras; una propuesta será presentada, en el Senado, por Martí Batres Guadarrama, el legislador que no pudo concretar su reelección como presidente de la Mesa Directiva.
Para tales propósitos, Andrés Manuel López Obrador pretendió justificar su argumento, en Palacio Nacional, del “por qué” ahora los organismos y los poderes autónomos, como el Judicial y el Legislativo, deben “revisarse”.
El argumento habla de costos “y ahora se trata de austeridad republicana”.
Del Instituto Nacional Electoral (INE), de Lorenzo Córdova Vianello, dice que es el más costoso del mundo -siempre utiliza esta falacia para denostar lo que pretende joder- y, por lo tanto, como “ya no hay corrupción ni simulación como antes”, pues salen sobrando estos organismos y poderes o, cuando menos, merecen ser reducidos a su máxima expresión.
Los intentos por reducir el números de legisladores de representación proporcional -plurinominales- siempre estarán bajo sospecha por ser una operación que beneficia al partido en el poder, usualmente el mayoritario, pero ahora Morena tiene el récord de esa representación en las dos cámaras.
La maniobra es una respuesta a los grandes problemas del gobierno de la Cuarta Transformación, que ha tenido pésimos resultados en la economía, con cero crecimiento, aun cuando perversamente la desestime el Presidente, en el combate a la inseguridad, que cada mes bate récord, y en la imposibilidad de generar empleos; por el contrario, mandaron a la calle a miles de burócratas y mantienen en crisis laboral a la Policía Federal.
Con estos negativos, el futuro de Morena no pinta nada bien para las elecciones intermedias del 2021, donde se juegan 15 gubernaturas, alcaldías, congresos locales y la Cámara de Diputados, donde 200 de los 500 legisladores son plurinominales.
Bajo estas condiciones, la propuesta de López Obrador, vía Martí Batres Guadarrama, es medicina preventiva. Disminuir las plurinominales beneficiará a una votación menor de Morena que en el 2018, máxime que todo apunta a que la revocación de mandato no pasará en el Congreso, por lo tanto, Andrés Manuel no aparecerá en la boleta electoral, lo que implica mucho menos votos.
Una de las promesas de campaña incumplidas por Enrique Peña Nieto fue la reducción de 100 diputados plurinominales y 32 senadores. Los partidos de oposición en el sexenio pasado, y el mismo PRI y sus aliados, se opusieron a reducir una élite reciclada, beneficiada, obscenamente, una y otra vez por el presupuesto público, y hoy se reviven esos argumentos en Palacio Nacional para empequeñecer el Congreso.
El otro blanco en la mira de López Obrador es el INE, el Trife, los organismos electorales estatales y la autonomía del Poder Judicial.
Hasta el momento no ha podido someterlos y será un arbitraje incómodo a la hora de operar mapachadas, como se pretende. Este tipo de estrategias requiere el debilitamiento del Poder Judicial de Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y atemorizar a los tribunales electorales, que jugarán un papel muy importante en 15 estados con renovación de gobernador, alcaldías y diputados locales, más la elección federal.
Como dice el Presidente, “váyanse acostumbrando”; no habrá descanso; construir el Poder de los Poderes es una obsesión cultivada, día a día, durante 18 años; la certeza moral de que está salvando al país es, en sí, una serie de terror donde el Ayatollah marca cada mañana la “yihad” que deberán cumplir sus creyentes ante la resignación de sus “adversarios”.
¿Váyanse acostumbrando al despotismo ..? ¡Sí, cómo no..! Peores momentos ha superado México.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...