López Obrador eliminará Coneval; regresan datos maquillados por el bajón laboral y el aumento en la pobreza

‘Voy a durar (en la Presidencia) el tiempo que el pueblo quiera’: López Obrador

Compartir:

Pésima noticia dio el presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia de este jueves al “NO descartar desaparecer el Coneval” y dejar las labores al INEGI, un organismo más maleable a los gobiernos en turno desde la salida de Eduardo Sojo Garza-Aldape en el 2015.

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social creado por el Congreso en el 2005, y en manos de Gonzalo Hernández Licona hasta el lunes pasado, es una fuente de información con la crudeza de la realidad que contrasta con los maquillados números de los gobiernos. Vaya, hasta Mario Delgado Carrillo, incapaz de contradecir a López Obrador, afirmó que debe permanecer, y no eliminarse.

A Hernández Licona lo “sufrieron” los presidentes Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, siempre concentrado en medir la realidad de los programas sociales, de la pobreza y la realidad del país, sin empatías clientelares con el gobierno. Al parecer, eso le estorba a López Obrador.

Las implicaciones son terribles porque ahora tendremos números a modo y el director del INEGI, Julio Santella Castell, en más de una ocasión ha demostrado cierta tendencia por agradar o, cuando menos, no contrariar al Ejecutivo.

En julio del 2016, Santella protagonizó un encontronazo con Hernández Licona al cambiar las políticas de medición de la pobreza por una metodología que sería favorable al gobierno del presidente Peña Nieto y por no seguir los procesos establecidos para la modificación de parámetros.

El Coneval la rechazó por obvias razones y el INEGI tuvo que rectificar. Con el antecedente alarma la intención presidencial, ya que los tumbos de la Cuarta Transformación son endulzados con una retórica explicatoria de los yerros, justificada por ideologismos que están en las antípodas de los resultados reales, los datos duros que ya no existirán, y habría que confiar en el complaciente INEGI, esto es, tendremos que conformarnos con los “otros datos” los de #YaSabenQuién.

Peor aun cuando las calificadoras internacionales y el Fondo Monetario Internacional de Christian Lagarde pronostican un crecimiento menor a un punto, y Citibanamex de Citigroup, de plano, nos mandó al abismo con el 0.2%, lo que implica menos empleo y mayor pobreza.

A todas luces, el Presidente y la Secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, se quitan de encima un organismo molesto; en esos términos se explica la salida de Hernández Licona, por el bajón en el empleo y el aumento en la pobreza, además de quitarle el derecho a los ciudadanos a conocer la realidad de lo que se hace con sus impuestos en programas sociales.

No se trata de pesimismo mal fundado; la alarma fue encendida por los ex funcionarios de López Obrador Germán Martínez Cázares, ex director del IMSS, y nada menos que por su Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías.

‘VOY A DURAR (EN LA PRESIDENCIA) EL TIEMPO QUE EL PUEBLO QUIERA’: LÓPEZ OBRADOR
Una frase metió mucho ruido en la firma, ante notario, del compromiso de Andrés Manuel López Obrador de NO reelección en Palacio Nacional porque “no les voy a dejar pasar una a los conservadores”, dijo.

La frase del presidente “voy a durar (en la presidencia) el tiempo que el pueblo quiera” puso cara de ¿what..? al auditorio, ya que fue electo hasta septiembre del 2024 y la Revocación de Mandato es una propuesta no aprobada por el Congreso, con bajas probabilidades de hacerlo.

Así que si, antes de terminar el sexenio, el pueblo grita “¡que siga, que siga..!”, qué va a operar, ¿el compromiso firmado ante notario o los deseos del pueblo bueno?

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/
Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...