Trump no es tan ‘amigou’ de AMLO

Quizás sea el momento de que a titular del Ejecutivo federal le salga lo tropical

Compartir:

Como pasó con Judas a Jesús, que siempre está en su pensamiento y en su prédica,  el amigo de Andrés Manuel López Obrador, Donald Trump, no esperó el canto del gallo para meterle una puñalada en la espalda con la inclusión de los cinco agregados laborales que desde su embajada vigilarán que México cumpla con las “obligaciones” en materia laboral que contrajo en el T-MEC.

Tarde se dio cuenta el subsecretario Jesús Seade de que la Casa Blanca incluyó en la iniciativa correspondiente los “agregados laborales”, cuya creación nadie propuso y, consecuentemente, nadie aprobó en las negociaciones realizadas en México, pero que ya cuentan con el aval constitucional obligado gracias el siempre dispuesto Ricardo Monreal a aprobar lo que López Obrador envía al Senado.

Veo la fotografía de los mexicanos que atestiguaron la firma, de López Obrador a la secretaria del Trabajo, Luis María Alcalde Luján, pasando por el florero Arturo Herrera y el siempre presente Ricardo Monreal, y me gustaría preguntarles si la sonrisa que delataba su felicidad no desapareció ahora que saben que Trump o, por lo menos, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, anda presumiendo, en los hechos, la frase acuñada de Paco Ignacio Taibo II.

Porque eso, y no otra cosa, fue la engañifa norteamericana a los ingenuos mexicanos que ahora se dicen sorprendidos porque el Congreso norteamericano aprobará los 5 agregados laborales que no existen en el documento avalado al vapor, y sobre las piernas, por el Senado mexicano.

Y pensar que apenas se despidió de los norteamericanos, el Presidente López Obrador salió a la legua a presumir de su amistad con Trump.

“Todos apostaban a que como soy de esta tierra, que como soy del trópico, que iba yo a pelearme con Donald Trump. Hasta él mismo me lo dijo: ‘Estaban apostando a que nos íbamos a pelear, pero yo no me quiero pelear con usted’, me dijo. ‘Pues yo tampoco’ (le dije), y para que haya pleitos se necesitan dos y nos hemos entendido, y esto ha sido bueno, conveniente, para Estados Unidos y para nuestro gran país”, dijo.

Pues, bien, quizás sea el momento de que le salga lo tropical y agarre el teléfono y diga a su “amigou” que a los amigos no se les engaña a lo chino, como le ocurrió al gobierno mexicano a través del subsecretario de Relaciones Exteriores, Jesús Seade.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...