‘El Mencho’, la obsesión del general Cienfuegos

Si Cienfuegos no consigue aprehender a Oseguera en los 3 meses y medio que le quedan al frente del Ejército, otro compañero de armas podrá hacerlo por él, porque el agravio no fue para su persona sino para la institución que fue exhibida como inerme, lo cual es inadmisible, pues se trata de la fuerza armada más importante del Estado Mexicano

Compartir:

Al general Salvador Cienfuegos se le ha convertido en obsesión capturar a Nemesio Oseguera, el jefe mafioso conocido como “El Mencho”, quien encabeza el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Tiene razón el secretario de la Defensa Nacional, pues al Mencho lo identifican como quien dio la orden de derribar un helicóptero del Ejército en mayo de 2015, si bien él afirma que fueron 4 las naves caídas.


El problema para el general Cienfuegos es que le quedan 3 meses y medio para cumplir la misión autoimpuesta y la ventaja para el capo es que, a partir del primer día de diciembre, no será prioritaria la captura de los jefes del narcotráfico, según Alfonso Durazo, quien apostará por estrangular financieramente a los grupos criminales bajo la premisa válida de que la aprehensión de los cabecillas sólo genera más violencia, dado que los cárteles se fragmentan en varias células que disputan a sangre y fuego el territorio.

La filosofía de quien será secretario de Seguridad Pública en el siguiente sexenio fue anunciada casi en el mismo momento en que la PGR difundió su oferta de incremento a 30 millones de pesos a la recompensa a quien proporcione información que conduzca a la captura del Mencho; esto después de un encuentro de autoridades mexicanas con norteamericanas en Chicago en la que se habló del tema.

Supongo que el anuncio de Durazo no excluye la persecución y eventual captura de los jefes mafiosos porque sería tanto como extenderles una amnistía anticipada que les daría la tranquilidad necesaria para mejorar el manejo de sus finanzas.

Por lo demás el general Cienfuegos puede dejar el cargo sin digerir el agravio de que un grupo del narcotráfico le derribara impunemente no una sino varias naves; por fortuna, Durazo anunció que no habrá Guardia Nacional, como había prometido Andrés Manuel López Obrador, y que sus esfuerzos se centrarán en coordinar la colaboración entre las policías y las Fuerzas Armadas, algo que suena razonable.

Es decir, si Cienfuegos no consigue aprehender a Oseguera en los 3 meses y medio que le quedan al frente del Ejército, otro compañero de armas podrá hacerlo por él, porque el agravio no fue para su persona sino para la institución que fue exhibida como inerme, lo cual es inadmisible, pues se trata de la fuerza armada más importante del Estado Mexicano.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...