Ley bolchevique de Morena contra desalojos dirigida a la clase media, tolerada por Sheinbaum

Trump revienta optimismo de López Obrador y condiciona acuerdo T-MEC con nuevo arancel antimigración

Compartir:

Más que golpes a la propiedad privada, la ley “bolchevique” de Morena, tolerada por Claudia Sheinbaum Pardo, que protege a inquilinos morosos, como la de Caracas, Venezuela, es un golpe a la clase media, el odiado sector social que la Cuarta Transformación considera su más peligroso enemigo político.

La Ley Constitucional de Derechos Humanos y sus garantías en la Ciudad de México tiene el disfraz de humanista, pero alienta a los invasores y protege a los inquilinos morosos, todo un golpe a la estructura social de la clase media, a los inversionistas inmobiliarios y a los desarrolladores de vivienda.

El golpe revanchista, en el artículo 60, dice: “Para evitar que los desalojos forzosos o lanzamientos violen, entre otros derechos, el derecho a una vivienda adecuada podrán llevarse a cabo sólo en casos excepcionales”.

Continúa: “Antes de realizarse, las personas que serán desalojadas tendrán derecho a no ser discriminadas, que se estudien todas las demás posibilidades que permitan evitar o minimizar la necesidad de recurrir a la fuerza, la debida indemnización en caso de ser privados de bienes y sufrir pérdidas inmateriales, y contar con las debidas garantías procesales”.

La redacción, totalmente conjetural, incluye brutales imprecisiones y alienta todo tipo de abusos y un efecto negativo de contracción del mercado inmobiliario.

La indecisión y tolerancia de la jefa de Gobierno con la ley de la que ahora dice NO estar de acuerdo está en vías de lograr la unión de toda la oposición para hacer frente a la medida abusiva y clientelar que recuerda los peores tiempos echeverristas.

Si Claudia y sus estrategas tratan de desviar reflectores de los grandes problemas de la CDMX, como la inseguridad, la expansión del crimen organizado y el retorno incontrolable del ambulantaje, están muy equivocados

TRUMP REVIENTA OPTIMISMO DE LÓPEZ OBRADOR Y CONDICIONA ACUERDO T-MEC CON NUEVO ARANCEL ANTIMIGRACIÓN
Con esos amigos para qué quiere enemigos Andrés Manuel López Obrador. El mismo día que el presidente anunció, en la conferencia mañanera, la entrega del documento del tratado T-MEC al Senado, Donald Trump amenazó con aplicar un 5% de arancel parejo a todos los bienes de México que ingresen a EU.

Así que la visita de Marcelo Ebrard Casaubón y Julio Scherer García al Senado, con Ricardo Monreal Ávila, se empañó con los nubarrones del impredecible presidente norteamericano al condicionar el arancel generalizado al freno de migrantes de Centro y Sudamérica hacia EU.

De nuevo, Trump nos utiliza con propósitos electorales, a sabiendas de que el tratado comercial es mucho más importante para nosotros que para ellos, y de un tuitazo borró el optimismo de Palacio Nacional por la eliminación del arancel al acero y al aluminio mexicano.

La amenaza entrará en vigor la próxima semana y choca con la política migratoria humanitaria de López Obrador y Ebrard, además de contaminar los acuerdos bilaterales para el desarrollo de Centroamérica como medida preventiva para aminorar el flujo migratorio.

Lo que resulta demagógico para el gobierno obradorista es cantar alabanzas al buen trato y grandes acuerdos bilaterales porque cuando se le pega la gana, el republicano traiciona esa presunta buena relación que ya no la cree nadie.

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/
Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...