Le están perdiendo el respeto con abucheos y enfrentamientos; Poniatowska niega prensa ‘fifí’

La polarización y los ataques después de un tiempo destierran el respeto y el miedo; muestras, a tan pocos días de asumir la Presidencia de la República, deben ser una alerta para López Obrador

Compartir:

Extraña mezcla de sentimientos encontrados se reflejó en el rostro del ciudadano que increpó a Andrés Manuel López Obrador a su llegada, al aeropuerto de la CDMX, de la gira del fin de semana.
No dudó en enfrentarlo con firmeza; también con cierto temor por el arrojo y la tensión, ataviado con gorra beisbolera, chamarra gris oscuro y una maleta con ruedas que empujó durante el trayecto, detrás del Presidente.
El pasajero le gritó: “¡Corrupto… ¿Por qué haces montajes afuera de Palacio Nacional?”, y de inmediato se replegó un escudo protector de personas vestidas de civiles casuales.
De inmediato aparecieron los rostros que intensificaron la vigilancia alrededor del Presidente; otros del mismo grupo se le acercaron para tomarse selfies y crear una barrera más cercana, mientras el reclamante, que en ningún momento ocultó su identidad, bajó el paso y se alejó poco a poco.
Días antes, el 22 de marzo, al llegar a la Convención Nacional Bancaria, un grupo de mujeres retardó su salida de la camioneta que lo condujo al evento.
Los gritos y reclamos fueron por la cancelación de las estancias infantiles, pero el Poder Judicial amparó a grupos de demandantes en los estados de Chihuahua y Querétaro. Cuatro más están a punto de lograr el mismo amparo de jueces en Guanajuato, Yucatán, Michoacán y Veracruz; el último de estos seis es el único que no está en manos de la oposición, con Cuitláhuac García.
Un día después, el 23 de marzo, el Presidente recibió un gran abucheo en la inauguración del estadio Alfredo Harp Helú, flanqueado por el empresario beisbolero dueño de los Diablos Rojos y la titular de la Conade, Ana Gabriela Guevara, y como testigo la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo.
López Obrador reaccionó furioso al culpar en su discurso a la “porra fifí” y de nuevo se fue contra la fantasmal Mafia del Poder, ahora con conocidos elementos anexos a la Cuarta Transformación.
Los incesantes gritos de “¡Fuera, fuera..!”, acompañados de una fuerte rechifla, dieron la vuelta en la prensa nacional e internacional. En la siguiente conferencia mañanera, del lunes 24 de marzo, el Presidente, desde Palacio Nacional, arremetió, con furia, contra los medios de comunicación conservadores, neoliberales, “fifís”, y contra la mafia del poder.
El 26 de marzo, en San Luis Río Colorado, Sonora, la multitud desmintió a gritos a López Obrador cuando aseguró: “Aquí en la frontera bajó el precio de las gasolinas”; la respuesta fue un sonoro “¡Nooooo..!” https://youtu.be/ftF393_BZE4 .
Sin embargo, este lunes 1 de abril, la escritora Elena Poniatowska, simpatizante histórica de López Obrador, lo contradijo al señalar, en la conferencia mañanera, que la prensa “fifí” NO existe.
Al menos parte de la tesis polarizante instigada desde Palacio Nacional en cada conferencia mañanera se cae por la reflexión de una de las figuras intelectuales más respetables de la izquierda mexicana, autora de la icónica novela La Noche de Tlatelolco.
La polarización y los ataques después de un tiempo destierran el respeto y el miedo; tales muestras, a tan pocos días de asumir la Presidencia de la República, deben ser una alerta para López Obrador.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...