Las fatídicas huellas del arranque

Económicamente, el, para otras administraciones, ‘fatídico enero’, al parecer, no lo será para Andrés Manuel López Obrador; la preocupación está en el aspecto trágico…

Compartir:

La cábala del Fin de Año dice que, pasadas las 12:00 de la noche, como inicias el nuevo, así lo terminas.

Que Dios nos libre, pero más a la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que en apenas sus dos primeros meses de gobierno se ha empañado, no por culpa de su gestión, aunque hay puntos a precisar, con dos graves hechos.


En su primer mes de gobierno, casi al concluir diciembre, el día 24, el nuevo gobierno enfrentó la lamentable muerte de la recién ungida Gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y de su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

Veinticinco días después, ya en enero, el día 18, en pleno operativo (cierre de ductos) contra el “huachicoleo”, México sufre una de sus peores tragedias.

Mientras era ordeñado por cientos de personas (adultos y niños), y ante la vista de soldados y policías, estalla un ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo. Hasta el viernes pasado, el saldo de muertos rebasaba los 110.

Mucho se especulaba si López Obrador libraría el tantas veces “fatídico enero” para otras administraciones, pues al que no se le aparecía la “cuesta de enero”, las tortillas se le iban a las nubes.

Los reportes oficiales sobre la inflación no son dramáticos. Incluso, los reportes oficiales, como los del INEGI, indican que ésta tuvo una desaceleración ante bajas en el precio de energéticos, aun ante el supuesto de desabasto de éstos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía indicó que el índice nacional de precios al consumidor creció 4.52 por ciento, a tasa interanual, en la primera quincena de enero, por debajo del 4.66 por ciento de la segunda mitad de diciembre.

Desde diciembre, el Peso ha ido a la alza con respecto al Dólar, incluso soportando los malos augurios ante el anuncio de la cancelación de las obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco.

Sobre el crecimiento económico que desarrollará el país en el primer año de gobierno de López Obrador, los pronósticos son variados, e incluso hasta disparejos.

Por ejemplo, Análisis Económico de Banorte prevé un crecimiento de 1.8 por ciento, y el Fondo Monetario Internacional de 2.1 por ciento.

Ninguno de ellos convence al Presidente, que aseguró, durante la semana, que fallarán y “los vamos a sorprender”.

El Mandatario federal señaló que las medidas implementadas en apenas dos meses se han visto bien en el extranjero, lo que hará que el Producto Interno Bruto vaya a la alza.

“Con datos digo que se ha apreciado el Peso, en estos 46 días, como en 4 o 5 por ciento. No quiero echar las campanas al vuelo, pero ha ido fortaleciéndose el Peso y es una buena señal; la Bolsa se ha mantenido estable”, dijo.

 

INSEGURIDAD; NO TODO ES ‘HUACHICOL’

A pesar de que López Obrador arrancó, apenas iniciando el año, con un plan contra el robo de combustible a Pemex, realizado por los llamados “huachicoleros”, muchos no lo consideran un plan directo contra el crimen organizado.

En primer lugar porque no se ha presentado a ningún detenido, miembro de las bandas que maniobran los ductos de Petróleos Mexicanos para sustraer ilegalmente el combustible, así se hable de expedientes abiertos, principalmente, contra supuestos delincuentes de cuello blanco.

Lo que ha destacado en este plan, que muchos no logramos entender, es el cierre de ductos en diversos tramos del país para que los “huachicoleros” no puedan hurtar gasolina o diésel. Esto, sin embargo, condujo a especulaciones de que el combustible estaba agotado y provocó ventas de pánico.

Lo cierto es que sólo fue retraso en la distribución del combustible al realizarse mediante pipas, prescindiendo de los ductos. Todavía el fin de semana pasado, algunos estados, como Jalisco, principalmente, padecían largas filas en las estaciones de gasolina. Otros, como Nuevo León, iniciaban apenas con los rumores, lo que provocaba filas en los expendios.

La duda se extendía cuando entidades como Puebla, por años considerada de las zonas con más actividad “huachicolera”, nunca tuvieron señales de que el combustible faltara. No está de más decir que en Puebla se vive un ambiente poselectoral caliente desde el 1 de julio pasado.

A raíz del fallecimiento de la Gobernadora Martha Érika Alonso debió organizarse un proceso electoral extraordinario, que se celebrará dentro de cinco meses.

El segundo motivo por el que no se considera el plan contra el “huachicoleo” un acto directo contra el crimen organizado es que los enfrentamientos entre las bandas o cárteles rivales, o entre éstas y las Fuerzas Armadas, no han bajado. En ese plano, las muertes se siguen acumulando y generando cifras altas mes a mes.

Vaya, ni siquiera ha sido tema de comentario del Presidente en sus ruedas de prensa “mañaneras”. No ha vuelto a hablar de amnistía ni perdón.

Pareciera que López Obrador experimenta con su plan contra el robo de combustible, pues posterior al cierre de ductos y, en apariencia, reducir el robo, ha anunciado el plan de Programas Integrales de Apoyo en nueve estados, con un total de 91 municipios, en donde la actividad del “huachicoleo” es alta.

El fin es que la población deje de apoyar esta ilícita actividad.

Es un hecho que si la estrategia funciona, al menos en la reducción de combustible, el Gobierno federal continúe con otros sectores del crimen organizado.

En el mismo plano está la actual discusión, en el Congreso, de la creación de la Guardia Nacional, que se ha convertido en una confrontación, principalmente, entre miembros, increíblemente, de Morena, destacando las posturas encontradas de Ricardo Monreal, Mario Delgado y Martí Batres.

Sin duda, la creación de este nuevo cuerpo de Seguridad policiaco-militar será el eje de la estrategia para ir por los grandes grupos promotores de la violencia en zonas específicas del país.

 

NO LE ENTRA A VENEZUELA; SÍ A PUEBLA

La semana pasada fueron días que pusieron a prueba a la administración de López Obrador también en el plano internacional.

Su postura ante la crisis venezolana, otra, desatada ahora por el segundo mandato de Nicolás Maduro, distinta a la de otros 13 países que, como el nuestro, conforman “Grupo de Lima”, ha dado lugar a diversas críticas y obligado al silencio de los morenistas, que nunca han escondido su admiración por el chavismo.

A inicios de semana, el líder del Parlamento, Juan Guaidó, se autoproclamó “Presidente encargado” de Venezuela; enseguida, Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, le dio su apoyo. Le siguió una veintena de países. Otros pocos continuaron apoyando al sucesor de Hugo Chávez, como Rusia y Turquía. El fin de semana destacó que Alemania consideró a Maduro “ilegítimamente electo”, contrario a lo que considera el gobierno mexicano.

Como una semana antes, López Obrador dijo que la postura de México se apegaba a lo que la Constitución dicta, la no intervención en asuntos internos de otros países.

En sus discursos llegó a destacar la “Doctrina Estrada”, que describe, precisamente, el no interceder en las soberanías de naciones ajenas, una postura aplicada por México durante muchos años.

Sin embargo, otros consideran al Presidente “candil de la calle, oscuridad de la casa”, pues no es la misma actitud la que toma, por ejemplo, ante el proceso electoral en Puebla, ni antes ni después del fallecimiento de la ganadora, sobre varias batallas, del proceso del 1 de julio pasado.

El jueves, durante un discurso en ese estado, habló de “entrega de despensas”, “tráfico con la pobreza de la gente”, “voluntad del pueblo” o que “ningún presupuesto se use para apoyar a candidatos”.

Vaya, infirió que en el estado podría estarse fraguando un fraude, como lo consideró ante el triunfo, avalado, en diversas ocasiones, por las autoridades electorales correspondientes, de Martha Érika.

El Mandatario federal llamó a los poblanos a un ejercicio “limpio y libre”, advirtiendo que las Fiscalías General y Electoral vigilarán el proceso, y que el Gobierno federal se mantendrá al margen.

Dos posturas distintas del Gobierno federal, una ante la mirada internacional y otra ante los ojos de los mexicanos.

Es el principio, apenas dos meses que, como cuando decidió comenzar a trabajar aun como Presidente Electo en los cinco meses de transición parecían 10, esta vez parecen cuatro.

Sabemos que la tragedia es circunstancial, ni maniobrada ni deseada; al menos esa es la súplica general, aunque muchas veces no desprovista de descuidos y de hasta negligencias, de lo que se espera no sean los casos.

Un hecho a la vista de todos, con su pros y contras, resbalones, a veces, de su equipo, y hasta exageraciones, propias de la política, es que el Presidente López Obrador le pone ganas al asunto, y eso es lo que cuenta.

 

 

[email protected]

@RobertoCZga

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...