Las cuarteaduras de la Cuarta en seguridad

Preocupa a EU lo de Culiacán; doña Olga y su nieto Santiago; a Blanco se le pone rojo

Compartir:

Para creerle al 100 a Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, de que a los cargos públicos no se renuncia, sino que se asume la responsabilidad, tendríamos que admitir que, por ejemplo, Carlos Urzúa, ex Secretario de Hacienda, y Germán Martínez, ex Director General del IMSS, se equivocaron.

Dicen que al perro más flaco le caen todas las pulgas, pero la verdad es que en lo acontecido en Culiacán la semana pasada, el oso y la culpa como que están repartiditos, y, desafortunadamente, porque es la figura que más se debe cuidar, hasta la del Presidente de la República está embarrada, más porque él mismo ha dado tantas versiones.

Y como para lanzar las cartas no hay que ser tahúr, ni gitano para echarlas, entonces ahí van: Hace hoy exactamente un mes, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se vio envuelta en una situación similar. Su lío no era para menos; durante una rueda de prensa, a pregunta expresa sobre si el Gobierno Federal  negociaba con grupos del crimen organizado, dijo que sí.

Tal vez las mismas voces que hoy piden a Durazo su retiro se lo pidieron a ella, pero respondió así: “Por supuesto que estoy más firme que nunca; estos traviesos adversarios siempre están diciendo que yo renuncio o me enfermo; ni renuncio ni me enfermo”.

Es un hecho que si el Presidente no los remueve es porque, a estas alturas del partido (y no precisamente de beisbol), la debilidad mostrada sería demasiada, un verdadero “hara kiri”. Aunque a veces también se renuncia por dignidad.

 

PREOCUPA A EU LO DE CULIACÁN

No estaría nada mal que, en aras de la transparencia, el gobierno mexicano revelara el contenido real de la plática entre los presidentes López Obrador y Trump sobre la captura, que no fue, de Ovidio Guzmán y su liberación, que tampoco fue.

Lo único que sabemos es lo dicho en una audiencia, en la Cámara de Representantes, por el subsecretario de Estado adjunto para Asuntos de Narcotráfico Internacional, Rich Glenn, en el sentido de que lo sucedido el jueves pasado en Culiacán “nos resulta muy preocupante”.

No es exageración, pero no concuerda con el agradecimiento de López Obrador a Trump por respetar nuestra soberanía.

 

DOÑA OLGA Y SU NIETO SANTIAGO

Los alcaldes rociados con una “dosis moderada de aerosol defensivo” para que no molestaran al Presidente en Palacio Nacional con sus quejas por los recortes que les impiden cumplir con sus tareas no tuvieron el mismo problema en la Secretaría de Gobernación.

Sin embargo, no deben descartar que la señora que despacha, doña Olga Sánchez Cordero, ahí tiene a su nieto Santiago para aquietar a quien significa un problema para el gobierno federal.

Que no les extrañe si un día de estos tienen la atención de la Unidad de Inteligencia Financiera.

 

A BLANCO SE LE PONE ROJO

¿Qué será más grave para un Gobernador, que lo acusen de entrarle como jugada de futbol -con todo- al nepotismo o que, por la inseguridad en el estado que gobierna, el agua casi le llegue al cuello?

Cuauhtémoc Blanco, Gobernador de Morelos, no está frente a una disyuntiva. Vaya, no tiene la posibilidad de elegir entre una y otra. Cuando sólo de la violencia se trataba, la fórmula era casi oficial, culpar al antecesor, y entonces traía a Graco Ramírez como muñeco de trapo arrastrándolo por todos lados, hasta, incluso, denunciarlo ante la Fiscalía General.

No sabemos de qué, específicamente, sea culpable el ex gobernador, pero de lo que sí no creemos que lo sea es de que Blanco haya repartido cargos públicos o poderes a medios hermanos, tíos y primos.

El nepotismo puede tener una solución inmediata, mañana mismo, ¿pero la retadora inseguridad, con la aparición, este miércoles, de 20 mantas por todo el estado con amenazas al propio gobierno como a tres cárteles? Nomás por no sacar la baraja equivocada, pero la “jurisprudencia” se llama “Ovidio”.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...