La sonrisa de Slim y el espaldarazo neoliberal a López Obrador

Los más optimistas se toparon, al final del día, con un comunicado de Fitch Rating donde asegura que permanece la incertidumbre a pesar del acuerdo con los gasoductos; los números no son tan buenos para el gobierno, pero sí para el dueño del Grupo Carso, en un evento enmarcado en los preparativos para el Primer Informe de Gobierno

Compartir:

No es por ser aguafiestas, pero Carlos Slim Helú avala a cuanto presidente ha pasado por su tiempo, hasta el 2018 todos neoliberales.

Desde Carlos Salinas de Gortari, con quien concretó la adquisición de Telmex; posteriormente con Ernesto Zedillo Ponce de León; se adaptó al presunto cambio con Vicente Fox Quesada; abrazó a Felipe Calderón Hinojosa y de Enrique Peña Nieto recibió grandes contratos en las compañías del Grupo Carso.

Así que el “espaldarazo” del hombre más rico de México a Andrés Manuel López Obrador es una muestra más de su gran capacidad de adaptación y, por supuesto, el acuerdo de los gasoductos con el gobierno de la Cuarta Transformación es, en realidad, el sometimiento de Manuel Bartlett Díaz a una realidad ineludible y urgida por un mensaje de tranquilidad a inversionistas a cinco días del Primer Informe de Gobierno de López Obrador.

No había forma de ganar esa partida; los odios que antepuso Bartlett arriesgaron la productividad, el suministro de energía eléctrica y de gas para la industria, pero sobre todo la alarma de tres grandes apagones en la península de Yucatán que presagiaron una crisis mayor.

Para amortiguar el golpe había que maquillar la derrota como victoria, aderezada con un presunto ahorro nominal de 4 mil 500 millones de dólares donde no importó alargar el contrato de 30 a 35 años y mantener la renta pareja a largo plazo; el resultado es el aumento en el costo real de lo que pagaremos.

Habrá que estar alerta a este tipo de argucias de la Cuarta Transformación. Venden, con argumentos mentirosos, “ahorros” al cancelar el NAIM de Texcoco; también al cancelar, con torpeza, contratos con farmacéuticas y terminar echándose para atrás para regresar a las compras consolidadas de medicinas que representan mayores erogaciones, en torpeza en la distribución y en grandes riesgos para la salud de la población.

No entraré en detalle del acuerdo de los gasoductos; basta con decir que los más optimistas se toparon, al final del día, con un comunicado de la calificadora internacional Fitch Rating donde asegura que permanece la incertidumbre: “La incertidumbre permanece en el entorno operativo para empresas de energía en México a pesar de los acuerdos anunciados, para resolver los contratos del gasoducto de gas natural, entre la Comisión Federal de Electricidad e Infraestructura Energética Nova”.

Al espaldarazo neoliberal de Slim, enmarcado en los preparativos para el Primer Informe de Gobierno, le empiezan a emerger análisis de expertos en energía que revelan que los números del acuerdo no son tan buenos para el gobierno, pero sí para el Forbes número uno en México; por eso la sonrisa triunfante en la conferencia mañanera de Palacio Nacional; ¿esperaban otra cosa..?

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...