La sobreexplotación del tema García Luna

Otro desencuentro gobierno-IP; apúntenlo; lo dijo Ebrard; el que no estuvo, pero está…

Compartir:

Hace unos días se comentaba que la detención, en Texas, del “súper policía” de Felipe Calderón, Genaro García Luna, representaba un filón de oro para el Gobierno Federal por la larga lista de relacionados, o que pueden ser relacionados, a alguien que ostentó varios cargos en una de las áreas de más riesgos, la seguridad.

Es tanta la expectativa de la “Cuarta Transformación”, para cubrirse ante los magros resultados del año que termina en cuestión de violencia, que constantemente caen en contradicciones o, en lo que se consignó, el “teléfono descompuesto”.

A veces, esas “pequeñas” diferencias saltan a la vista, como fue el caso este jueves, en la “mañanera”, ante la pregunta ¿ya tienen claro qué Secretario de Gobernación estaba al frente cuando se llevó a cabo esta operación ilícita (la transferencia de los 2 mil millones de pesos a empresas)?

El Presidente no dudó: “No tengo el dato del año… Sí fue en el tiempo del gobierno de Calderón, porque pudo ser en el gobierno de (Enrique) Peña… Pero no, en este caso fue durante el gobierno de Felipe Calderón”.

Ni duda, lo dijo el Presidente. Pero apenas unas dos o tres horas después, Santiago Nieto, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera, afirmaba que “… no puedo dar datos en virtud del deber de sigilo de las carpetas de investigación… pero, evidentemente, digamos (que) sí hay operaciones financieras y transacciones irregulares relacionadas con el señor García Luna durante los dos sexenios (Calderón y Peña) en Gobernación y en varios espacios…”. Mmmmhhh…

 

OTRO DESENCUENTRO GOBIERNO-IP

En días pasados, el fugaz saludo de manos entre el Presidente López Obrador y Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, que ni a abrazo de Acatempan llegó, ablandaba un poco la rispidez entre algún sector empresarial y el gobierno.

El gesto fue pasajero o, acaso, una tenue señal de que las cosas no eran tan extremas luego de que De Hoyos comparara a López Obrador con Antonio López de Santa Anna.

Ya vendrían nuevos desaguisados, como ocurrió este jueves, sobre todo porque la administración no termina de cuadrar, en definitiva, sus planes económicos y de negocios. Esta vez, la discordia fue Pemex.

El caso es que el gobierno, a través de la Comisión Reguladora de Energía, eliminó la “regulación asimétrica”, a la petrolera, que impedía la posición dominante de la Empresa Productiva del Estado en el ámbito de la competencia en el mercado de energéticos.

Esto no sólo hizo reaccionar a De Hoyos, en representación de la Coparmex, sino al Consejo Coordinador Empresarial, a cargo de uno de los personajes más allegados a la “Cuarta”, Carlos Salazar Lomelín.

El reclamo fue idéntico: “Con ello se afecta de manera grave la libre competencia”. Todo indica que el asunto no terminará ahí. Tendrá secuelas. Entonces, ¿cuántos más apretones de manos?

 

APÚNTENLO; LO DIJO EBRARD

No era para más; apenas concluyó la reunión privada de López Obrador con su Gabinete, en el que agradeció su trabajo y deseó Feliz Navidad, y el Presidente se enteró de que la Cámara de Representantes de Estados Unidos daba el sí al T-MEC.

Un regalo merecido para el Presidente mexicano porque quien persevera debe alcanzar. Ya veremos de a cómo nos toca. El acuerdo en la Cámara Baja produjo júbilo en México y, además de López Obrador, varios miembros del Gabinete reaccionaron.

El primero, casi obligadamente, fue Marcelo Ebrard, que esta vez sí se adelantó a su subalterno Jesús Seade. El flamante Secretario de Relaciones Exteriores casi anunció la llegada de la panacea esperada: “Con la aprobación del T-MEC está por iniciar (una) nueva etapa de inversión y crecimiento para México. Fase de incertidumbre se cierra”. Lo principal, claro, es pensar positivo. Lo demás es lo demás.

 

EL QUE NO ESTUVO, PERO ESTÁ…

Alguna vez, López Obrador dijo “los que vengan a mi serán convertidos”. Malo para los que se fueron. Casos totalmente distintos y sin el mismo peso, pero que sugieren la tranquilidad de uno y el aspaviento de otro. Este jueves, la Función Pública dejó en claro que Manuel Bartlett no enfrenta ningún conflicto de interés en lo que concierne a su patrimonio.

Es decir, todo en orden, sencillo y claro, como lo expresó Irma Eréndira Sandoval. El Director General de la Comisión Federal de Electricidad pasó, como siempre lo ha hecho, la prueba. Bartlett es el que no estuvo (con la Izquierda), pero está.

Al contrario del remolino que enfrenta, hasta en lo más obvio, la ex titular de Sedatu y Sedesol, Rosario Robles. La tranquilidad es un árbol que se siembra, dicen. La ex perredista estuvo, pero ya no. Simple conjetura.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...