La Reforma Educativa a tajadas: AMLO, Delgado, CNTE y Gordillo

Dios nos libre del 'monstruito' que termine confeccionándose

Compartir:

Ahora sí que, ante tanto manoseo, Dios nos libre del “monstruito” que termine confeccionándose con la ya bastante mancillada Reforma Educativa.
El mazacote en puerta, ante tanto pujador, podría concluir calificándose como la reforma más plural de la historia. Porque, en cuestión de tributos, la cosa es sencilla, al “césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios”, y asunto arreglado, ahora que la visión de la Cuarta implica una ración de materia samaritana.
O, tan simple, como acto de justicia aristotélica: “Da a cada uno lo que le corresponde”.
Resulta increíble que los interesados primarios de lo que se supone es el detonador del desarrollo para el país, la educación, actúen como participantes de una subasta, y hasta en actitud de rapiña.
Pero supongamos que de todas las sugerencias -la iniciativa del Presidente Andrés Manuel López Obrador, la “sin una coma” de Mario Delgado (o la otra de él mismo, de Enrique Peña Nieto “jugando, tranquilamente golf”), la de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o la de la maestra Elba Esther Gordillo- deba escogerse una sin las salvedades de Jesús o de Aristóteles; ¿usted cuál tomaría; cuál los niños de Primaria y cuál los jóvenes de Secundaria; cuál los interesados en la educación media superior y superior, y cuál el “pueblo sabio”?
Pero antes de que Delgado sirva de paño de lágrimas a Esteban Moctezuma, Secretario de Educación, y viceversa, es oportuno preguntar ¿de qué carajo sirvió, entonces, la consulta nacional sobre Educación anunciada por el titular de la SEP desde agosto del año pasado (cuando todavía no asumía el cargo, pero actuaba dentro de un gobierno electo, no en funciones) y que incluyó a funcionarios de la dependencia, SNTE, CNTE, expertos, padres de familia, con foros en las 32 entidades federativas?
Suponiendo que sea una necesidad imperante tumbar la reforma peñista por algún síntoma siniestro en ella (porque en realidad, como la que salga de este desbarajuste, todas las modificaciones, distintas, por cierto, en cuestión educativa en México desde los años 70, han aportado algo), qué faltó explicar a Moctezuma que muchos no asimilaron.
Porque -¡permítaseme graznar!- parece que el proceso para la contrarreforma no lo entendió la Coordinadora, que ahora, sobre la bondad inmensa del Gobierno federal, abre y cierra las puertas del Congreso cuando quiere y a la hora que quiere, y lo mismo hace con las avenidas o vías de ferrocarril de la ciudad que se les hinche, y es poco decir.
Parece que lo mismo ocurre a la maestra Gordillo, quien el domingo pasado, durante el Segundo Encuentro Nacional de Jóvenes de la organización Maestros por México en San Pedro Cholula, Puebla, hizo advertencias al actual gobierno, tan fuertes como las vertidas contra Peña Nieto allá por el 2012. A la ex lideresa del sindicato magisterial, por cuyos fueros viene ahora, sólo faltó repetir su epitafio: “Aquí yace una guerrera, y como guerrera murió”. Pues amén porque este gobierno ha dicho que no va “contra nadie”, que si no júrelo que ni por Toluca se aparecería.
“Nos quieren dar”, porfió, “la misma gata, pero revolcadita”. Criticó la nueva “reformita”. Hizo a un lado a morenitos, güeritos o tricolores; a cuartas, quintas o décimas transformaciones.
Eso fue el domingo. El sábado, la tercera o cuarta reunión de la CNTE con Moctezuma concluyó sin acuerdo. El lunes, el Presidente dijo a IMPACTO que si no había arreglo a la controversia (con la Coordinadora y ahora con Gordillo) sólo abrogaría la de Peña Nieto y el país continuaría con la de antes del 2013.
Y, para rematar, ayer, Delgado ya no supo ni para dónde tirar y debió inmiscuir al antecesor de López Obrador. Bueno, además de casi pedir de rodillas a la CNTE que ya no bloquee San Lázaro.
La intromisión y exigencia de tajada de tantos actores en el tema sugiere que el campo educativo en México es algo más que una magna y consensuada estrategia con visión a futuro de aprendizaje y cultura para bien de la sociedad. ¿Será, entonces, que en todo este subterfugio de afrentas existe una sub-mafia de poder?
¡Aja, toro!
Perdón, me canso…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...