La PGR de Arely, Marisela, Macedo, Medina, Murillo y Cabeza de Vaca

¿Casualidad que en el cumpleaños 70 del Fiscal de Hierro, Javier Coello Trejo, se conmemore el Día Nacional del Ministerio Público?

Compartir:

¿Casualidad que en el cumpleaños 70 del Fiscal de Hierro, Javier Coello Trejo, se conmemore el Día Nacional del Ministerio Público?

Las casualidades no existen, pero, en todo caso, las causalidades sí. Coello Trejo no ganó fama como el subprocurador que luchó, como nadie, contra el narcotráfico, sino mucho antes, como el agente del Ministerio Público de la Federación que combatió la corrupción oficial.


Ayer, Alberto Elías Beltrán presidió el único evento por el que será recordado en su paso por la PGR.

No olvidemos: Elías Beltrán, “El Pollo”, como le llaman sus pares en la PGR, ascendió de subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales a encargado del despacho del procurador general de la República por la conveniente deserción de Raúl Cervantes, que, al abortar su intención de ser ministro de la Corte, sufrió el vergonzoso rechazo, unánime, de la sociedad civil en su pretensión de ser el primer Fiscal General de la República. “Fiscal carnal”, le llamaron por su filiación a la pandilla de Humberto Castillejos.

Elías Beltrán inventó el Día Nacional del Ministerio Público e inauguró en la sede de la PGR, en Paseo de la Reforma, el Salón Procuradores. Ahí, su imagen será perpetuada, con la de sus antecesores, por servicios prestados a la patria.

Uno, guardar bajo llave el caso de Querétaro, que tuvo de protagonista a Manuel Barreiro, con el que, en cada mención periodística, restaba puntos en las encuestas al candidato presidencial panista, Ricardo Anaya, y los sumaba a Andrés Manuel López Obrador cuando la intención era favorecer al priísta José Antonio Meade. Por lo menos 10 obtuvo el del Morena por cortesía de la PGR.

Y todo para que, pasadas las elecciones, Barreiro eludiera la persecución jurídica donando la nave industrial queretana a la autoridad, lo que, como cualquier agente del Ministerio Público sabe, no lo exime de delito.

Las fotos del evento de ayer son un monumento a la nostalgia.

Un somero resumen nos habla de Ayotzinapa y los 43 normalistas desaparecidos; de captura, escapatoria y recaptura de “El Chapo”; del desafuero de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno por violar amparos a favor de los entonces propietarios del predio “El  Encino”; del Pemexgate y la inocencia de los líderes petroleros; de la “estafa maestra” y la conclusión de que Rosario Robles no aparece en las investigaciones; de las rivalidades de la PGR con la Secretaría de la Función Pública…

En fin, 18 años previos a lo que vendrá si Andrés Manuel López Obrador decide que el fiscal general de la República sea autónomo del Poder Ejecutivo Federal, es decir, se convierta en un poder capaz de desafiarlo, o sigue, como hasta hoy, en esa frágil línea de autonomía-dependencia del Presidente de la República.

Mérito de Elías Beltrán fue reunir a personajes tan estimados, respetados y, en algunos casos, polémicos, como Arely Gómez, Marisela Morales, Murillo Karam, Rafael Macedo, Daniel Cabeza de Vaca y Eduardo Medina Mora, todos merecedores de un biógrafo y, si me apuran, guardianes de secretos que harían palidecer las series de Netflix. Ante los 6, Arturo Chávez Chávez, como Elías Beltrán, sólo estuvieron de paso en la PGR.

Como sea, ya habrá tiempo para hablar de cada uno de los ex procuradores; por lo pronto, sólo desear que el presidente electo tenga la suerte de encontrar, para suplir a “El Pollo”, a alguien que más o menos posea las cualidades de algunas-algunos de los que ayer cortaron el listón en la inauguración del “Salón de Procuradores”. La va a necesitar.

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...