La Luz del Mundo y la oscuridad de la ciencia de López Obrador

La comunidad científica, los proyectos y presupuesto de ciencia y tecnología son golpeados y atacados para fortalecer los programas sociales clientelares. El pensamiento dogmático domina sobre el racionalismo en la 4aT; la relación con la Luz del Mundo y el Partido Encuentro Social vislumbra nuevos tiempos de oscurantismo

Compartir:

El dogma es la piedra filosofal de la Cuarta Transformación.
Por eso insistí, en la campaña presidencial, en que los candidatos tenían que aclarar, a detalle, su relación con la religión y el grado de involucramiento con el pensamiento religioso como factor determinante en la toma de decisiones.
El razonamiento dogmático está en las antípodas de la ciencia; tal vez con esos elementos de fe, confianza y voluntarismo fue que Andrés Manuel López Obrador tomó la decisión de construir la refinería de Dos Bocas con la experiencia inexistente en Pemex y la Secretaría de Energía al menos en los últimos 40 años, en que no se ha proyectado ni construido una.
Esa ausencia de racionalismo puro provoca que la ciencia y la tecnología sean vistas de forma meramente utilitaria, muy por debajo del nivel de la certeza moral y el dogma de fe.
Lo delicado es que esta posición se reflejó en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, en los rubros de ciencia y tecnología, y provocó la parálisis en la participación de estudiantes y científicos mexicanos en proyectos en el extranjero, y la asistencia a congresos, estudios y todo lo que implique viajes al exterior.
Esa misma mentalidad lubrica la relación con organizaciones religiosas, como la alianza con el Partido Encuentro Social del pastor evangélico Hugo Eric Flores y la relación de legisladores de Morena y sus aliados con Naasón Joaquín García, apóstol de la organización religiosa la Luz del Mundo.
Sin embargo, no hay forma de borrar la historia. El 15 de mayo, el Palacio de Bellas Artes extendió un permiso para la celebración del homenaje de 50 años al apóstol, aun cuando la titular de Cultura, Alejandra Frausto, trató de disfrazarlo de un concierto operístico.
Son irrefutables las imágenes del presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, de Sergio Mayer Bretón, Félix Salgado Macedonio, Ricardo Ahued, Julio Menchaca, Gabriela Benavides, Roberto Moya y el Verde Israel Zamora, el gestor del evento, a costo de bicoca.
Estos personajes aparecen ahora espantados por el escándalo provocado por el fiscal de California, Xavier Becerra, al detener en Estados Unidos a Naasón Joaquín por acusaciones de abuso sexual, pornografía infantil y violación.
Y a pesar de que derrumba el dogma, difícilmente se revertirá el daño a la ciencia cuando la certeza moral es el báculo que guía al gobierno de la Cuarta Transformación.
El primer golpe a la ciencia se dio desde la victoria de López Obrador y la instalación de la nueva Legislatura, en septiembre del 2018, con gran dominancia de Morena en la Cámara de Diputados y en la de Senadores.
El equipo de transición se enfocó en echar mano del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 con una premisa: Aumentar el gasto social clientelar y recortar todo lo que la 4aT considera privilegios de sectores y de élites, entre ellos la ciencia.
El presupuesto para la ciencia y tecnología en el ramo 38 fue rasurado en un 13.6%, para quedar en casi 50 mil millones de pesos (49,733 mdp).
Inconcebible para un país que compite, en una franja de Norteamérica, con las economías de Estados Unidos y Canadá. El estancamiento condena a México a un país maquilador y de mano de obra para construir un dique que frena la investigación, la creatividad y la producción.
El resultado es una desilusión creciente en la comunidad científica, con el mejor nivel educativo y libertad de pensamiento, sobre todo porque el sector se volcó a votar por López Obrador y Morena.
Después de reclamos en la aprobación del PFE 2019 se hicieron unos remedos de ajustes presupuestales y la diputada Tatiana Clouthier Carrillo se comprometió en el salón Heberto Castillo, en San Lázaro, ante líderes de las distintas asociaciones de científicos e investigadores, a aumentar el presupuesto del próximo año.
Sin embargo, se ve cuesta arriba por la posición del presidente. El lunes, en la conferencia mañanera, atacó nuevamente a la comunidad científica; le llamó élite privilegiada, “los de arriba”, con el propósito de justificar el recorte de viajes y la tabula rasa en el Conacyt; en la explicación atropellada hasta dudó de que algunos de ellos “fueran científicos”.
Al final del día, todo parece indicar que la luz religiosa mantendrá en la oscuridad a la ciencia. Así los tiempos de la Cuarta Transformación.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...