La CNTE y normalistas evaluarán a AMLO

¿Cuál será su respuesta cuando los profesores disidentes tomen la Ciudad de México para cucarlo con el pretexto de que les incumplió con la Reforma Educativa?

Compartir:

El Presidente López Obrador estará sujeto a evaluación.
¿Cuál será su respuesta cuando los profesores de la CNTE tomen la Ciudad de México para cucarlo con el pretexto de que les incumplió con la Reforma Educativa?
¿Cruzarse de brazos para vencerlos por cansancio?
Después de lo ocurrido en Chilpancingo con la protesta vandálica de la CETEG, si Ricardo Monreal quiere salvar a la Ciudad de México, que pretendía gobernar, necesita garantizar que el Congreso sesione de manera extraordinaria el miércoles 8 y apruebe, en el menor tiempo posible, la Reforma Educativa en los términos que la CNTE quiere, de lo contrario, la ineficiente policía de Claudia Sheinbaum no podrá con la envalentonada disidencia magisterial.
No es novedad mirar a la disidencia magisterial guerrerense y a los normalistas de Ayotzinapa vandalizar edificios públicos con absoluta impunidad, pero las imágenes de lo ocurrido en el Congreso Local de Guerrero con el pretexto del incumplimiento de la promesa del Presidente López Obrador de echar abajo la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto son premonitorias de lo que podría ocurrir entre el 15 y 18 próximo, cuando las huestes de la CNTE de 4 entidades federativas tomen la capital de la República, como amenazan.
Los profes de la CNTE y los normalistas, representados por los de Ayotzinapa, interpretaron el discurso de campaña del candidato presidencial de Morena como el retorno al pasado cuando plazas y nóminas estaban bajo su control.
Pero he aquí que, ya convertidos en gobierno, los morenos descubrieron que no toda la reforma de Peña Nieto es mala y decidieron mantener lo bueno, si bien con diferente nomenclatura y redacción; además, cometieron el pecado capital, al menos en el discurso (no obstante, el sospechoso 16 transitorio), de no ceder en cuanto a lo más importante para los dirigentes radicales, como los llama López Obrador: El control de plazas y dinero.
El primer mensaje fue enviado en Chilpancingo, pero se reproducirá en Chiapas, Michoacán y Oaxaca (y luego en la capital de la República) si en el periodo extraordinario que ya ha litigado el senador Monreal con sus homólogos de las otras fracciones de la Cámara Alta, Morena no cumple a la CNTE lo prometido.
Fallarle es un riesgo que el gobierno debió calcular. Antecedentes sobran; el más cercano a lo ocurrido en la capital de Guerrero fue la parálisis impune del sistema de transporte ferroviario en Michoacán.
¿A qué está dispuesto el Presidente López Obrador para mantener bajo control del Estado mexicano nóminas y plazas magisteriales?
Desechamos la llamada represión, que en este caso, como en Michoacán, cuando la parálisis ferroviaria, debió ser el uso legítimo de la fuerza del Estado.
Por otro lado, ¿cómo podrá Sheinbaum defender la Ciudad si no tiene granaderos?, y si contara con esa fuerza policial no podría usarlos porque va en contra de la consigna oficial de amor y paz.
A los chilangos sólo nos queda resignarnos a vivir otra época de disturbios, más violentos que los ocurridos en Chilpancingo, a menos que el gobierno ceda ante un grupo de presión que no se anda por las ramas, como el resto de la ciudadanía, que todo lo toma a anécdota y se conforma con desquitarse, en las redes sociales, con memes más o menos divertidos, a costillas del Presidente.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...