La CNTE hace la ‘taibolera’, redoblada, al gobierno federal

Ahora que el PAN y el PRI son meros espectadores en la vida política nacional, y el PRD sólo cuando lo tunden, si a muchos no le ha caído el veinte, el trabuco en Michoacán huele a Izquierda, sabe a Izquierda y grazna como Izquierda

Compartir:

Esta vez, Michoacán agradecería, al pie de la letra, aquello de “me canso, ganso”, pero saben que “hay veces que el pato nada, y otras que ni agua toma”.

Vaya, traducido a lo serio, el problemón de risa en el que la Descoordinadora magisterial tiene metido al Gobierno federal, y al local en Michoacán, es que la Izquierda está en problemas.


Ahora que el PAN y el PRI son meros espectadores en la vida política nacional, y el PRD sólo cuando lo tunden, si a muchos no le ha caído el veinte, el trabuco en aquella entidad huele a Izquierda, sabe a Izquierda y grazna como Izquierda.

Nada más de enfocarnos: La CNTE siempre ha jurado que su movimiento (dejar a millones de niños sin instrucción escolar, atacar a autoridades, bloquear vías, dañar inmuebles) es democrático y hasta apoyó la candidatura de quien hoy les pide ser “conscientes” y no “caprichosos”. El PRD es, ahora, la parte desahuciada de la Izquierda que caminará un rato arrastrando su pena. Y Andrés Manuel López Obrador, a todos nos consta, la joya de la corona vanguardista que gobierna por vez primera a México.

Este vodevil y obra de enredos que tiene a Michoacán a punto del colapso, entonces, está en casa. ¿El enemigo?

Ocupa aquí destacar la ingratitud de los profesores con quien anda en la misma cuarta que ellos, no en la vertical, sino en la Transformación.

El problema de Michoacán, entonces, es algo parecido, guardando las debidas proporciones históricas y de abominación, al caso de los 43 normalistas desaparecidos en 2014; la manufactura tiene ADN (dijera Madero, no el otro, sino éste) de Izquierda.

En realidad, ¿a quién quiere dar una lección la CNTE: A Aureoles o a López Obrador? ¿Ante quién deben salvaguardar su futuro? ¿Ante quién han pactado y despactado?

La afirmación, de ayer, del Presidente tiene un halo de agonía:

“Quienes sin razón actúen de esa forma (desmadrando la economía de un estado) se van a debilitar mucho como organización. Yo conozco de eso; las intransigencias no son opción, no son alternativa; no tienen que ver con la Izquierda.

“Ese radicalismo tiene que ver con el conservadurismo; es cuando los extremos se tocan y está más bien relacionado con la extrema Derecha; es un conservadurismo disfrazado de radicalismo, pero eso no prospera”.

¿Radicalismo? ¿Extremismo? ¿Nada qué ver con la Izquierda? ¿Repaso a la Historia?

Y, por ejemplo, “conservadurismo” es echarle la pelota sólo al gobierno, local, de Aureoles y a la CNTE, que como verdadero Pilatos quiere hacerlo la Federación, según lo dijo ayer Javier Jiménez Espriú con ese rictus inmejorable ni aun saliendo del trazo de Magú.

La verdad es que los profes de la Coordinadora aprendieron bien la “taibolera” (ya era hora que aprendieran algo) y se la están aplicando al Gobierno federal… redoblada.

Hoy, la neta, no me canso.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...