La 4T: un Ángel Caído

Compartir:

Las principales agencias calificadoras tienen un lenguaje casi críptico sobre la inevitabilidad de un país que entrará en una perdida absoluta de confianza crediticia y grado de inversión, se convierte en un Ángel Caído, una economía que genera dudas sobre su perspectiva económica de corto plazo, y sus compromisos de pago, por tanto se le incrementa el costo financiero del manejo de su papeles de deuda en los mercados internacionales, México puede entrar en esa categoría el próximo año sino implementa medidas que incentiven el crecimiento económico o refuercen su marco regulatorio en sectores productivos que atraigan la inversión privada.

Los pronósticos de especialistas respecto de los principales indicadores económicos de la económica no ayudan, el consenso por ejemplo en materia de crecimiento económico ya tiene un piso mínimo y es de un -8% del PIB y el máximo varia en función del programa de reactivación económica que implemente el gobierno. La inversión privada se ha caído en aproximadamente el 60% respecto del año anterior, no existe confianza de la IP para apoyar el desarrollo de la economía nacional. El nivel de pérdida del empleo formal alcanzará los 2 millones, y de empleos informales llegará a los 10 millones, de acuerdo al propio INEGI.

Ha sido consistente la narrativa de los organismos financieros internacionales y nacionales sobre la crisis económica que azotará al país, será según los escenarios de la OCDE la economía más afectada de sus integrantes, según la CEPAL la economía con la más profunda crisis económica del continente americano en el 2020. La única duda estriba en el tiempo que estará postrada la economía del país, entre más tiempo se encuentre en crisis más dura y lenta será su recuperación.

El gobierno de la 4T prefiere no atender estas manifestaciones de escenarios de corto plazo, evade la realidad y prefiere atender sus propias cifras y sus propios escenarios, se refugia en su narrativa ideológica de transformación para justificar sus decisiones. Cuatro podrán ser las circunstancias que en su conjugación podrán constituir la tormenta perfecta del gobierno de la 4T: la crisis de salud por el Covid-19, la crisis de seguridad pública, la crisis política por la perdida de credibilidad del gobierno en su toma de decisiones y la crisis económica.

La sucesión de estas afectaciones sistémicas y su mala atención gubernamental podrían sí convertir a México en un Ángel Caído, no solamente por mandato o apreciación de las calificadoras internacionales, sino por la total incapacidad o inefectividad por atender una crisis estructural de grandes proporciones en el país. La dirección del país a cargo del gobierno de la 4T, está en una delicada coyuntura que le exigirá prudencia, atingencia y efectividad, sino será su cadalso y un doloroso fracaso para las expectativas que se construyeron en su entorno.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...