José Calzada Rovirosa y el fantasma de Gilberto Flores Muñoz

Diputado Julián Nazar, beneficiario de la corrupción en la Sagarpa

Compartir:

Cuando don Adolfo Ruiz Cortines ejercía el supremo poder de la Presidencia de la República tenía como secretario de Agricultura a don Gilberto Flores Muñoz, quien había sido gobernador de Nayarit.  En uno de sus tantos juegos de dominó dispuso sus fichas para operar la sucesión presidencial en favor del secretario del Trabajo, Adolfo López Mateos, sólo que antes de designar a su sucesor decidió divertirse un poco.

Llamó al secretario de Hacienda, Antonio Carrillo Flores, y al “Pollo” –como cariñosamente le decía- Flores Muñoz para poner en orden 100 millones de pesos de 1957, de los que el propio Flores Muñoz era responsable.

La instrucción al secretario Carrillo Flores fue precisa: “Ya viene la sucesión –presidencial- y es necesario que ‘El Pollo’ esté limpio.  Le encargo, señor secretario, regularizar esos 100 millones de pesos”.  Por anticipado, los dos colaboradores de don Adolfo celebraron con una buena comida en el hotel Ambassador.  Carrillo Flores aprovechó la oportunidad para decir a su homólogo: “Hermano, el señor Presidente te acaba de decir que tú eres su sucesor.  No te olvides de mí.  Yo siempre he estado contigo”.

Cuando, años después, el gobernador de Chihuahua, Óscar Flores Sánchez, le preguntó por qué había engañado a Flores Muñoz, el ya ex presidente Ruiz Cortines reveló uno más de sus tantos acertijos: “No, señor gobernador; lo que pasa es que ‘El Pollo’ no entendió.  Cuando yo dispuse poner en orden los 100 millones de pesos, claramente le dije que él no sería el candidato.  Y, al contrario, había que protegerlo.  Si él hubiera sido mi sucesor no había por qué preocuparse por los 100 millones de pesos ¿Quién se iba a meter con el futuro Presidente de la República?”.

A 60 años de distancia, el actual secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, guarda un importante paralelismo con su antecesor  en el cargo. Ex gobernador de Querétaro, como lo fue Flores Muñoz de su natal Nayarit, Calzada Rovirosa ya se avizora, también, frustrado candidato presidencial para el 2018. Lo evidencia la intensa auditoría a que está sometido por el uso irregular de recursos que no han llegado a los hombres del campo.

Si de adelantar los tiempos se trata, desde Chiapas quedaron sepultadas las pretensiones presidenciales del secretario de Agricultura y Ganadería.   Hace más de un año estuvo por la entidad y quedó de regresar al mes siguiente.  Que vaya o no vaya a Chiapas, su presencia, o ausencia, en nada beneficial al estado, pero sí perjudica el que los apoyos al agro se diluyan en la corrupción y que, desde su posición de funcionario federal, proteja al mayor saqueador del campo chiapaneco: El falso campesino Julián Nazar Morales.

Para disponer, indebidamente, de los programas federales de apoyo a la producción agropecuaria, Calzada Rovirosa ocurrió al viejo y desgastado artilugio de reportar apoyos entre beneficiaros fantasmas.  Las primeras anomalías  afloraron en la desaseada administración de don José Calzada.  En la auditoría número 330 de la Sagarpa, dirigida al Programa de Fomento a la Agricultura y de Impulso Productivo al Café 2015, hay un monto observado de aproximadamente 180 millones de pesos,  pero cuyos destinatarios no aparecen en ninguna parte.

La irregularidad financiera a cargo del titular de la Sagarpa se vuelve más grave todavía por su complicidad con el diputado federal Julián Nazar.  Fuera de toda norma, y en contra de las reglas de operación de la propia secretaría para el ejercicio del gasto, se le depositó a la empresa Grupo Palacios y Asociados la cantidad de 289 millones de pesos sin haber cumplido con la entrega de los fertilizantes a los beneficiarios.

Esa irregularidad alcanza a más de 140 mil productores que deberán recibir el producto, equivalente a 2 mil 200 pesos, destinados a la mejora de sus cultivos.  El beneficio otorgado, indebidamente, al diputado Nazar Morales es doble.  Si logró que se entregaran por adelantado 289 millones de pesos, se infiere que recibió, cuando menos, un diezmo sobre tan abultada cantidad.  Y, por otro lado, se le otorga la facultad discrecional de decidir quiénes tendrán acceso a tan exiguo apoyo.

Pero la corrupción se entiende más allá del ámbito del secretario Calzada y del diputado Nazar. En la ciudad de Comitán, el senador Roberto Albores Gleason protege a la empresa Huertos don Horacio, dedicada a la venta de productos agroquímicos sin la debida certificación de la autoridad correspondiente.  Desde el mes de junio, sin ninguna justificación, se le entregaron 424 millones de pesos, sin que hasta la fecha haya cumplido con los productores, pero a cambio ha recibido beneficios cercanos a los 4 millones de pesos por concepto de intereses.

En el exceso, el diputado Julián Nazar se atribuye logros en los que jamás ha participado y, en cambio, ha sido protagonista de innumerables actos de corrupción.  En un programa de 140 mil hectáreas de siembras denominado PIMAE, sin ningún recato se atribuye la paternidad cuando es un programa recurrente acordado entre la Federación y el estado desde hace más de 12 años.

Lo que sí es evidente del diputado Nazar Morales son las múltiples irregularidades en que incurrió cuando cursaba como secretario del Campo en el estado de Chiapas.  En contubernio con su cuñado, Oliverio Palacios Herrera, condicionaba y entregaba menor cantidad de apoyos de los destinados a los productores chiapanecos.

Por decisión personal, el diputado Nazar entregó a Palacios Herrera la patente de ser el único proveedor de todo cuanto se compraba en la Secretaría del Campo, con el agravante de que hubo un sinfín de entregas fantasmas, además de un desfalco de 15 millones de pesos de dinero federal y 9 millones con cargo al erario del estado.

Si José Calzada Rovirosa mantiene el campo mexicano como el de Chiapas, e incondicionales como Julián Nazar, el desastre nacional es evidente.  Si la Auditoría Superior de la Federación fiscaliza los recursos de la Sagarpa se entiende que no es para ponerlo en orden, como a  Gilberto Flores Muñoz, y frustrar una candidatura presidencial, sino para relevarlo anticipadamente.  Ampliaremos…

 

[email protected]

 

 

 

Compartir: