Irregularidades en la CEAV

Compartir:

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV)  corre el riesgo de no cumplir con su encomienda si autoridades gubernamentales designan como nuevo titular de esta Comisión, creado el 9 de enero de 2014, a una persona que únicamente sepa de derechos humanos y tenga una agenda propia.

Así de enfática lo expresó Susana Pedroza de la Llave, ex comisionada de la CEAV.

La académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM indicó en su cuenta de Twitter que de las seis aspirantes para dirigir la Comisión, quienes cubren el perfil son María de los Ángeles Fromow, ex titular de la Secretaria Técnica del Consejo de Coordinación para la implementación del Sistema de Justicia Penal; Rubén Vasconcelos, actual encargado de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, y Julieta Morales, directora general del Centro Nacional de Derechos Humanos de la CNDH.

Organizaciones de la sociedad civil demandan, ante la inminente designación del nuevo presidente de la CEAV, que deberá ser ratificado por el Senado, que el subsecretario Campa de Derechos Humanos de la Segob no intervenga en este proceso por su posible inclinación hacia un candidato vinculado a grupos de izquierda.

Cabe señalar que la CEAV sigue sin dirigencia por el retraso del Ejecutivo federal, quien incumplió el plazo de 30 días para enviar al Senado de la República su propuesta para designar al nuevo dirigente.

Desde sus redes sociales la académica de la UNAM insistió en que los casos y asuntos que llegan a la CEAV son de tipo penal, e incluso las recomendaciones de la CNDH, por lo que el o la titular debe saber Asesoría Jurídica, ya que es la columna vertebral de la misma.

Un  error de la CEAV es que sus anteriores titulares no conocían proceso penal.

Hace unos meses, en una carta dirigida al Presidente Enrique Peña Nieto; al senador Pablo Escudero y al titular de la CEAV -en ese momento- Julio Antonio Hernández, Susana Pedroza reveló que se empoderan voluntades políticas en perjuicio de las víctimas.

Agregó que en su carta de renuncia incluyó que “constantemente hemos sufrido la intervención del subsecretario de Derechos Humanos, de una forma intimidatoria”.

En la misiva, también acusa a las senadoras Angélica de la Peña y a Cristina Díaz, de emplear los recursos de manera discrecional, además de diseñar reformas “regresivas” para intereses personales y de grupo.

“Se puede usar para premiar a ciertas personas y también para ser utilizados con fines electorales, desde ahorita. Para mí es un acto de corrupción que se traduce en una reforma. Se modifican las leyes para abrir paso a la corrupción”, dijo.

A la fecha, la CEAV continúa a la espera de la terna que presentará el Ejecutivo federal para elegir al nuevo titular que dejó vacante Julio Antonio Hernández.

La ex comisionada lamentó también que, luego de ser electos para un periodo de cinco años, “por esta ley nos reduce a tres años”, proyecto que será inconstitucional “porque lo están aplicando de manera retroactiva”.

Compartir: