Interminable lucha contra el crimen

Mucho más que una quimera o una ilusión, no se pueden cultivar falsos engaños

Compartir:
Rodolfo Ríos Garza. Consideraciones

La lucha interminable contra el crimen, la impunidad y la maldad de la delincuencia en las diferentes Delegaciones de la Ciudad de México, es permanente porque la desaparición total de las fechorías delictivas son cada día más enredadas.  El crimen es mucho más que una  quimera o una ilusión, no se pueden cultivar falsos engaños.

Así lo ha considerado seguramente el Procurador de Justicia  Rodolfo  Ríos Garza de la CDMX, a cada momento en  que a  la delincuencia en todos sus matices, se les aplica sin distingos, el rigor de la ley y se vence a la impunidad de los culpables. Porque hay cambios en la operación cualitativa   y no sólo cuantitativa de los delincuentes, por lo que se da vista pública a la sociedad capitalina para prevenirlos, a los malhechores a los que se les aplican las leyes, y los encierros en la prisión corporal de los distintos Reclusorios de esta capital.

Pero hay que seguir combatiendo  y reprimiendo las conductas antisociales con el castigo en las cárceles para disuadirlos, pero junto con la estrategia que ha seguido la PGJ de la CDMX, para prevenir e impedir el crimen  otorgando  al máximo, el respeto de las garantías individuales de todas las personas aprehendidas,  hasta  llegar a cumplir las penalidades  de reclusión, sin agravio de sus Derechos Humanos.

Para ello la intervención de los elementos de la Policía de Investigación, en la aclaración de hechos delictivos, se ha hecho tan necesaria como evidente, logrando con sus peritos de diversas especialidades y los equipos de seguridad urbana que se han instalado, por miles de ellos para garantizar la vigilancia de esta capital.

No duermen ni se confían  las autoridades policiacas cuando la mala acción de  los infractores se presenta,  y se encuentra alerta y preparada técnicamente,  cuando la ciudadanía descansa o trabaja en el desarrollo de sus actividades,  dejando al desvelo de las autoridades policiacas, durante las 24 horas, de mantener la seguridad y la protección a los ciudadanos en cada una de las colonias capitalinas. Se sigue afortunadamente la máxima contra el crimen: “El que la hace la paga”.

En este sentido el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, ha instruido a sus colaboradores en la procuración de justicia con resultados muy satisfactorios,  pues la criminalidad se ha convertido  brutalmente en una constante preocupación de la gente pacífica, que exige castigo para acotar este problema.

Esto viene a colación como resultado de los trabajos de investigación, inteligencia, gabinete, cibernética y campo, de la Procuraduría General de Justicia capitalina, que informa, que logró detener a cuatro personas, autores materiales e intelectuales de los homicidios del cineasta León Juan Salvador Sermet Guerrero y de su esposa Marie Adriana Rosique Manjarrez, ocurridos los días 27 de agosto y 19 de septiembre del presente año.

De acuerdo con las declaraciones del hijo de la víctima, el primer evento criminal del que formó parte, se verificó alrededor de las 22 horas de la noche, en la calle de Luis  Alconedo,  de la colonia Merced Gómez, en la Delegación Álvaro Obregón, cuando la víctima, el cineasta Sermet, acompañado de su esposa María Adriana Rosique  e hijo, se trasladaron en la dirección a la avenida López Mateos, con el fin de que la cónyuge  abordara un taxi con el que se alejó del lugar.

Al regresar al departamento, padre e hijo,  fueron alcanzados por dos personas, quienes les exigieron, amenazándolos con una pistola, que les entregaran sus pertenencias. El hijo procedió a acatar las instrucciones, por lo que abrazando a una mascota se arrojó al suelo, momento en el que, según su dicho, se percató que su papa estaba siendo agredido,  para que  después de unos instantes los agresores huyeran del lugar.

De este hecho pidió ayuda, dijo,  al regresar a su vivienda mientras gritaba por ayuda, acción que resultó inútil para evitar que su padre falleciera por las heridas, en el lugar.

De las averiguaciones realizadas por los efectivos de la Policía de Investigación, así como de peritos de diversas especialidades y la observación de los videos de cámaras de videovigilancia de la Ciudad de México y domicilios particulares, y el análisis de los datos de prueba obtenidos, pudo comprobarse que el hijo de la víctima incurrió en diversas contradicciones, por lo que lo expuesto en su entrevista y posteriores interrogatorios, resultaron  falsos. Como  parricida y matricida a la vez quedaron luego de las actuaciones y las acciones de cateo ordenadas por un Juez de Control, que una vez realizada y lograda la confesión de uno de los inculpados, que narró con todos los detalles la forma alevosa en que ejecutaron cada homicidio, que se tuviera como conclusión que los autores de este desarraigado y horrible crimen,  fueran ya confinados al Reclusorio Preventivo Varonil Norte y al Centro Femenil de Santa Martha Acatitla donde cumplirán sus sentencias de rigor.

Con estas acciones, la Procuraduría General de Justicia Capitalina a cargo de  Rodolfo Ríos Garza, da un paso adelante en la detención y puesta a disposición de  imputados que vulneran el orden jurídico, en agravio de la sociedad, y garantiza que en la ciudad de México no se tolerará, bajo ninguna circunstancia, la acción del delito y la impunidad.

 

[email protected]

Compartir: