Intercampaña, un absurdo basado en la simulación

Necesaria una etapa que fomente el diálogo entre militantes y que sirva para construir verdaderas plataformas electorales

Compartir:

Inicia el periodo intercampaña, una etapa absurda y una simulación de veda electoral.

De acuerdo con la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), este tiempo entre campañas no es un periodo de competencia electoral y tiene como propósito otorgar una veda para que partidos y alianzas formulen sus plataformas electorales y se preparen para la contienda.

Sin embargo, resulta un absurdo debido a la contradicción entre seguir publicitando propaganda política sin realizar actos anticipados de campaña.

¿Qué constituye un acto anticipado de campaña?

En esta etapa de intercampaña, los candidatos no podrán asistir a eventos públicos, mítines políticos, ni podrán salir en los spots de los partidos que representan.

Los partidos políticos no podrán publicitar puntos de vista o información que sea parte de la plataforma electoral que utilizarán en campaña.

Tanto partidos como candidatos no podrán  llamar a la ciudadanía a votar por ellos.

En caso de hacerlo, será la Comisión de Quejas y Denuncias del INE la instancia que atenderá las querellas que se promuevan por presuntos actos anticipados de campaña.

En este periodo de veda electoral, las alianzas y partidos políticos podrán publicitar su imagen y los postulados contenidos en sus documentos básicos: Declaración de principios y su programa de acción, así como su ideología y postura ante el contexto político, económico y social.

Por otra parte, tienen permitido mencionar logros obtenidos en su activada gubernamental y alentar la participación ciudadana en la jornada electoral.

En ningún momento podrán incitar, explícitamente, a la sociedad a votar por ellos o sus candidatos.

Es decir, todo queda en cómo dicen las cosas, una simulación de discurso.

Por su cuenta, los candidatos y candidatas podrán acudir a reuniones privadas y a entrevistas públicas en las que expongan su opinión respecto el acontecer nacional.

Los medios de comunicación podrán transmitir las entrevistas y difundir noticias sobre los partidos políticos, alianzas y candidatos postulados con absoluto respeto a la equidad y a las disposiciones sobre la compra o adquisición de tiempo aire en la radio y televisión.

Con lo anterior, tanto candidatos y medios ejercerán su derecho a la libertad de expresión a nivel nacional.

La ciudadanía escuchará las opiniones sin relacionarlas con el proceso electoral, lo que resulta un absurdo en la práctica.

Así arranca esta “veda electoral”, como un absurdo basado en la simulación, una etapa que no está formalmente reglamentada y que podrá generar efectos perversos, como el aumento de publicidad negativa, guerra sucia y la generación de acuerdos entre medios de comunicación y partidos políticos para obtener tiempo aire fuera de las limitaciones impuestas en la ley.

Esperemos que también sea una etapa que fomente el diálogo entre militantes y que sirva para construir verdaderas plataformas electorales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...