Indigna y vergonzante aprobación del presupuesto… por la sede

Triunfo de Mario Delgado podría convertirse en la peor de sus pesadillas

Compartir:

La aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación es un triunfo que Mario Delgado tiene todo el derecho del mundo de celebrar, si se le antoja y se atreve, a lo grande.

Sin embargo, éste, que por los problemas en que lo metieron las organizaciones campesinas quizás considere su mayor logro como coordinador de los diputados de Morena con pasaporte casi automático a dirigir el partido, podría convertirse en la peor de sus pesadillas, pues quizás pronto tendrá que responder a la indignación del Presidente López Obrador.

Y no por echarle encima a los dirigentes de organizaciones campesinas que ya declararon la guerra a Andrés Manuel y amenazan con seguirle los pasos por todas las poblaciones que visite en su eterna campaña electoral.

No. A ellos los podrá vencer con el apotegma salinista que el Presidente ya hecho suyo de “no los veo; no los oigo”.

El verdadero problema de Mario Delgado es haber exhibido a su jefe como hablador e inconsistente con el discurso con que magnetiza a sus seguidores, y todo por conseguir la aprobación del Presupuesto en un recinto alterno de una institución bancaria de esas fifís que tanto detesta el Presidente.

El problema del papel periódico, del audio y el video es que nadie puede negar lo que dijo e hizo. Es el caso de Andrés Manuel.

Puesto en circulación por los conservadores y sus adversarios, ¿quién más?, los usuarios de las redes sociales, incluida la chairiza, se han deleitado con la satanización de López Obrador a las “sedes alternas” como opción para que, cuando las cámaras del Congreso están sitiadas por grupos de manifestantes, los legisladores aprueben las iniciativas o no en los lujosos salones que rentan, a precio de oro, las instituciones bancarias, en las que, mientras se debate y se vota, los diputados o senadores se pueden atragantar con buffetes y bebidas, jugos, café, pero de alcohol nada.

Y todo porque en el proceso de aprobación de la “mal llamada” Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto, los legisladores tuvieron que refugiarse en el Centro de Exposiciones de Banamex.

Dice el Presidente en el video: “Cuando me informaron que había la posibilidad… que habían dicho algunos legisladores de que una sede alterna… imagínense eso, que fuese el Centro…  ese bancario, ¿cómo se llama?, ¡Banamex! ¿Saben que ahí se hizo la Reforma Educativa? No. Nosotros no vamos a hacer esas cosas ¡Nooooo! No quieren… este… dejar de sesionar. Claro, mi opinión, claro que lo tiene que decidir el Poder Legislativo, que no se sesione… pero no vamos; ¡es una vergüenza!; ¡es indigno! Se tiene que buscar la manera de que se sesione…”

Mario Delgado encontró la manera de sesionar para salvar al gobierno aprobando el Presupuesto en una sede alterna.

Lo que puede presumir, además, es que salvó al Presidente de desgarrarse en esta ocasión las vestiduras y calificar de vergonzoso e indigno el episodio legislativo porque no sesionaron en el fifí Centro Banamex, como en tiempos de Peña Nieto, sino en la austera Expo Bancomer ubicada también en Santa Fe.

O, lo que es lo mismo, los diputados morenos no fueron vergonzantes ni indignos como los legisladores que aprobaron, en el Centro Banamex, la Reforma Educativa de Peña Nieto.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...