Herrera ya tiene pesadillas

El regreso gris de Anaya; Bejarano y Padierna, a la sombra de Morena; el SNTE, de 75 y sin ‘epitafio´

Compartir:

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, pronto tendrá que consultar a un experto en insomnio porque la proclividad presidencial a los recortes no lo deja dormir.

Todo el dinero que se obtiene de los tijeretazos ordenados, directamente, por el Presidente López Obrador está destinado a sus programas sociales, en perjuicio, incluso, de sus proyectos prioritarios de infraestructura, como el aeropuerto en Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas o el Tren Maya. Y contra esto no hay objeción posible.

Así las cosas, una frase del viejo priísta Manuel “El Meme” Garza González retumba en los oídos de Herrera en sus noches en vela: Lo mejor de todo es lo peor que se va a poner el año próximo.

Y todo porque no habrá dinero en 2020 y no hay de dónde rascar ni sacarlo.

Y, lo grave, a cada día un recorte más y… al día siguiente… otro.

 

EL REGRESO GRIS DE ANAYA

Nada triunfal resultó el regreso de Ricardo Anaya Cortés a las actividades panistas. La dirigencia de Acción Nacional, encabezada por Marko Cortés, le leyó la cartilla que lo bajó de la nube en que andaba, como a 20 mil metros de altura.

Después del encontronazo con las condiciones puestas por Marko, Mauricio Kuri y Juan Carlos Romero Hicks, coordinadores parlamentarios del Senado y Diputados, más los generales albiazules de la CDMX: Mauricio Tabe Echartea (coordinador en el Congreso local), Andrés Atayde Rubiolo (presidente del PAN) y Santiago Taboada Cortina (alcalde de Benito Juárez), decidió no asistir a la reunión del Consejo donde Vicente Fox Quesada fue la figura estelar, por cierto, muy criticada, producto de la desesperación de Cortés ante el avance, en ese sector electoral, del dúo Felipe Calderón Hinojosa-Margarita Zavala.

Así, el ex candidato presidencial de la coalición PAN-PRD-MC está en terapia emocional para retornar a la vida pública partidista como un destacado panista, nada más, sin las ínfulas de candidato futuro.

 

BEJARANO Y PADIERNA, A LA SOMBRA DE MORENA

Después de su asamblea nacional este sábado, la pregunta es más que obvia: ¿Qué pitos toca en la Izquierda, al margen o dentro de Morena, el Movimiento Nacional por la Esperanza encabezado por René Bejarano y Dolores Padierna?

La agrupación comandada, principalmente, por Bejarano no es nueva. Se creó en 2004 y, en una u otra forma, ha sido un apoyo paralelo a Andrés Manuel López Obrador, quien, por cierto, en algún tiempo lo mantuvo a raya durante sus lustros de campaña, por aquello de las “ligas”.

Este sábado, sin embargo, la muy conocida pareja -que hoy, aunque “no los anima el deseo de venganza”, ven cobradas muchas facturas a quien hoy permanece en Santa Martha Acatitla, Rosario Robles- debió matizar el poder político con el que juegan por aquello de las apariencias.

Casi en plena “limpia”, o en desagravio a lo que “pudiera pensarse”, alertaron sobre el riesgo de truncar el proyecto de la “Cuarta Transformación” por la división, el “grupismo” y el sectarismo, pero pasando por alto que si alguna vez fueron parte de la “tribu” Izquierda Democrática Nacional en el PRD (entre casi 20 “grupitos” que fueron veneno para el perredismo), aún mantienen esa tónica con su agrupación, que, por cierto, tiene un slogan muy sugestivo y casi de reto al morenismo: “Construyendo el Buen Vivir”.

Bejarano y Padierna, por lo pronto, ya se vacunaron al expresar que “nosotros siempre hemos sido un factor de unidad de las izquierdas”. Claro, pero por lo pronto tienen a “boca de jarro” lo que en un momento pudiera transformarse en partido político. Para lo que se ofrezca.

 

EL SNTE, DE 75 Y SIN ‘EPITAFIO´

¡Sí existe! Porque muchos lo dieron por muerto ante tantas semanas que la disidencia magisterial fue casi la protagonista total en la elaboración de las leyes secundarias de las Contrarreforma Educativa. Alfonso Cepeda, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, nomás no asomó cabeza.

De hecho, desde la salida de Juan Díaz, otra alma perdida en los vericuetos de lo que es hoy el magisterio nacional, Cepeda no daba signos de vida.

Hasta que el gremio, otrora grande teniendo al frente a la maestra Elba Esther Gordillo y, si se quiere, hasta al defenestrado Carlos Jonguitud, cumplió sus 75 años de vida es cuando Cepeda reaparece ¡frente al Zócalo!, acompañado de miembros de las 57 secciones del país.

No sabemos si el apagado dirigente fue o será recibido por el Presidente Andrés Manuel López Obrador para apagar juntos 75 velitas, y si para el abrazo invitarían a la contraparte “revolucionaria” y “transformadora” de la Coordinadora.

Por lo pronto, Cepeda agradeció al Presidente las modificaciones a la Reforma Educativa peñista y se desvivió en elogios para su administración. Quizá más que epitafios le gusten las odas o las loas.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...