Herrera a la espera de la catástrofe económica

En el infierno que vive titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hay más aceite hirviendo

Compartir:

El Presidente López Obrador faltó a su fervor cristiano y dio a Arturo Herrera el peor regalo de Navidad con la imposición de la Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda y de la Administradora del SAT.

Herrera tendrá que esperar no al Día de Reyes, sino a que en el primer o segundo semestre de 2020 se descomponga la economía nacional para dejar de ser subsecretario y asumirse como secretario de Hacienda, o fajarse los pantalones y hacer valer lo que se da en llamar “valor de sustitución”, es decir, amagar con seguir los pasos de su antecesor, Carlos Urzúa, que se despidió con una carta apocalíptica.

Mientras le echa valor para que lo tomen en cuenta, la Secretaría de Hacienda seguirá acéfala y él permanecerá encargado de la microeconomía, como fueron sus instrucciones. En tanto, emulando a Luis Echeverría, López Obrador se dedicará a la macroeconomía, dirigiéndola desde Palacio Nacional.

Con la notoria ausencia del secretario de Hacienda, el Presidente anunció, en la conferencia de prensa mañanera, la designación de Raquel Buenrostro como titular del Servicio de Administración Tributaria y de Thalía Lagunas Aragón como oficial mayor de Hacienda.

En respuesta a una pregunta, López Obrador dejó bien claro que las designaciones fueron suyas y que Herrera sólo las avaló.

En su propia conferencia de prensa para presumir que compradores de facturas falsas ya se pusieron a mano con 2 mil millones de pesos, reporteros preguntaron a Herrera si tuvo algo que ver en la designación de sus colaboradoras.

El conductor del evento trastabilló, pues sabiendo de lo espinoso del asunto intentó evadirlo alegando que no era el tema de la reunión, pero el Secretario salió al quite explicando que el miércoles platicó los nombramientos con el Presidente y que, desde luego, los avaló; faltaba más.

No podía decir otra cosa, no obstante lo bien sabido, que si no estaba a gusto con Margarita Ríos Farjat en el SAT, ahora lo estará menos con Buenrostro, al igual que con Lagunas Aragón en la Oficialía Mayor.

Para Herrera fue un alivio que el Presidente enviara a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a Ríos Farjat, pues, conocedor de las finanzas nacionales, sabe que la recaudación impositiva será fundamental el año próximo, así como los ingresos petroleros; estos últimos los ha puesto en riesgo la dupla formada por las secretarias de Energía y de la Función Pública, Rocío Nahle y Eréndira Sandoval.

La caída, para arriba, de la regiomontana como ministra de la Corte le hizo albergar la esperanza de poder colocar en su lugar a alguien con conocimientos y entrenado para esa tarea vital, pero para sacudirse la presión que el Grupo Tabasco ejercía para colocar a Rosalinda López en el SAT, el Presidente echó mano de Raquel Buenrostro, que es honesta, dura y recia, como lo demostró en el tema de las medicinas, pero que va a necesitar tiempo valioso para aprender de recaudación. Herrera tampoco quería a Rosalinda, pero reconoce que ella sí sabe del tema.

En el infierno que vive Herrera hay más aceite hirviendo: Al decantarse por Lagunas Aragón, los oficiales mayores de todas las dependencias no dependerán directamente de él, pero sí de López Obrador a través de la nueva Oficial Mayor, pero también de la ex, Buenrostro.

Con respeto, la definición de florero le queda al pelo a don Arturo, que, por otro lado, puede presumir no haber perdido la batalla porque no la dio; simplemente se concretó a decir sí señor presidente, lo que Usted ordene.

Ahora sólo le queda esperar lo que hace tiempo avizoró: El cumplimiento de las profecías de los pesimistas, es decir, que 2020 sea de pesadilla en materia económica. Entonces, quizás el Presidente descubra que sí tiene secretario de Hacienda para la micro y la macro economía.

Mientras tanto, tal vez se siente en el quicio de su puerta para ver cómo hace el Presidente para conseguir el dinero del Tren Maya, el del aeropuerto de Santa Lucía y pagar a los contratistas de la Refinería de Dos Bocas, que no pueden cobrar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...