‘Guerra civil’ en la Cámara de Diputados

Compartir:

¿Por qué urge al Presidente Andrés Manuel López Obrador que los diputados aprueben el Presupuesto de Egresos 2020? Porque en él van la suerte de sus proyectos estrellas, el aeropuerto en Santa Lucía, la refinería Dos Bocas y el Tren Maya. Amarrando desde ya esos recursos, que no son peccata minuta, el Mandatario federal no sólo tendría, desde esta semana, su “Buen Fin”, sino hasta su “Nochebuena” y “Reyes”.

El asunto está en que dos situaciones se juntaron en la Cámara Baja que pronostican ser más letales que los huracanes “Ingrid” y “Manuel” juntos. Por un lado, la división entre los mismos morenistas, sus aliados y la oposición, que reclaman una “mal habida” repartición del Presupuesto, y, por otro, los cientos de campesinos que rodean el recinto legislativo que también exigen su tajada, sólo 30 mil millones de pesos, y que amenazan con hacer “arder Troya”.

Así, a los diputados, principalmente los de Morena, por más que suman, restan, dividen y multiplican, no les salen las cuentas. Baja el cero, dicen, y no contiene. ¡Y cómo si tienen atravesados los tres mastodontes del Presidente!

El asunto pinta a “guerra civil” en San Lázaro, a menos que Mario Delgado se ponga la de las Tortugas Ninja y logre, hoy viernes, un “¡cowabunga!” para no irse a extra innings. Porque también puede ser el héroe de la película si saca el caro capricho presidencial, además porque en su partido no le está yendo nada bien en la contienda interna.

 

Y ENFRENTE, MONREAL LLORA SU NOCHE TRISTE

Una situación parecida, pero ya de antihéroe, es la que vive su compinche en la cámara de enfrente, Ricardo Monreal, quien, dicho sea de paso, también compite por el liderazgo de Morena, pero con la camiseta puesta en Alejandro Rojas Díaz-Durán.

Monreal se lame las heridas desde el martes pasado, cuando le midió el agua a los camotes con la regla más inadecuada, la candidatura de Rosario Piedra para encabezar la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Al coordinador de Morena en el Senado, el tiro le salió por la culata cuando propuso reponer el proceso de elección que ya había ganado la hija de doña Rosario Ibarra de Piedra y hermana de Jesús Piedra Ibarra, aunque con la duda de dos votos mal contados.

Desde ese día, Monreal no encuentra a quién estirarle la mano porque de los de su partido, algunos no se la dan, y de los de la oposición, él y el PAN no se pueden ver. A los panistas los acusa de que por su “discurso ríspido” no se repitió la elección, y a los morenos de hacer tambalear su “liderazgo” en la bancada.

Monreal está consciente de que tiene enfrente una “rebelión real” de su bancada y de que no pudo ganar un votito (no mal contado) de confianza del panismo, que hasta por poco pierde a uno de sus gallos, Gustavo Madero, que en la trifulca de hace dos días rodó por los suelos sin conteo de ningún réferi.

 

¿‘FORTACHÓN’ U OLVIDADIZO?

Bueno, pero quien anda poniéndose con los que no son de su tamaño es Alfonso Durazo. Anda “fortachón”, diría su jefe. El Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, después de unos días de respiro, tuvo un encuentro con autoridades municipales, incluyendo secretarios de seguridad locales.

A los del tercer nivel de gobierno les advirtió que no pueden “lavarse las manos” ni “pasarle la bolita” a los estados o a la Federación, y que para tener una mejor articulación y coordinación deberán estar a la altura de la Guardia Nacional.

Quizá no lo escuchó el Secretario de Seguridad federal porque sólo lo pensaron, “¡y con qué ojos!”. Claro, Durazo tocó el nivel de gobierno con menos recursos, pero también el más frágil y peligroso. Que lo “fortachón” no quite lo cuidadoso.

 

QUE NO CREZCAN LOS MENSAJES DE ODIO

Ya de por sí encendida, la confrontación entre “chairos” y “fifís” se ha elevado a la segunda potencia con el asilo político a Evo Morales concedido por el Gobierno mexicano.

Lo que ocurre en redes sociales en Monterrey debe tomarse con pinzas y evitarlo en otros estados. Enganchados con un presunto mensaje de John Ackerman sobre una supuesta visita de Gilberto Lozano González, líder del Consejo Nacional Ciudadano, y seguidores a la Séptima Zona Militar para “pedir apoyo”, no le decimos para qué, soltaron una serie de mensajes que no beneficiarían ni a unos ni a otros.

Como vemos, pura fina persona. El exhorto que hacen al “pueblo en general”, y no “sólo a militantes partidistas”, es a “retomar las calles en todas y cada una de las ciudades capitales de nuestros estados de todo el país”. Y más: “Para demostrar pública y contundentemente nuestro apoyo y solidaridad a nuestro Presidente electo… Es hora”, y bla, bla, bla…

Peligroso, así de sencillo.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...