Gracias a Trump sabremos cómo anda AMLO de Covid

Compartir:

No es novedad, cualquiera que haya cubierto una gira presidencial mexicana en la Casa Blanca sabe que los visitantes deben someterse a las reglas del gobierno local.

Es apenas lógico que al Presidente López Obrador, como a cualquiera, se le pidiera hacerse la prueba para saber si padece o no Covid-19, como se la ha hecho Donald Trump.
De igual manera, como cualquier otro ser normal, el Presidente López Obrador deberá usar cubrebocas durante el viaje en avión a Washington.

Todo esto, como lo harán el resto de la comitiva mexicana, incluidos los periodistas.
La mala noticia es que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, no participará en el acuerdo con el mandatario norteamericano, como lo quería México, porque no fue invitado por Trump.

Es de suponer que Trudeau no está del todo de acuerdo con el presidente de Estados Unidos o que, en todo caso, Trump no lo necesita en la foto que en algo incidirá en las elecciones de noviembre que definirán si permanece o no en la Casa Blanca.

Pero consideraciones aparte de política internacional –allá el Presidente acepta ser usado por Trump para sus necesidades electorales–, lo importante es que por fin sabremos cómo anda López Obrador en materia de coronavirus y quizás lo veamos con cubrebocas en el avión, como lo exigen las líneas aéreas.

Hasta hoy resulta milagroso que muchos de sus colaboradores hayan sufrido contagio del coronavirus sin que contagiaran al Presidente.

En la Ciudad de México, sede del Poder Ejecutivo Federal, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum no ha impuesto el uso obligatorio del cubrebocas, pero lo ha recomendado. Ella mismo da el ejemplo usándolo en todos sus eventos públicos, pero el Presidente López Obrador circula por la capital de la República y el país sin usarlo.

En cuanto a la prueba para saber si es asintomático o ya tuvo Covid-10 y no se enteró ni nos enteramos, no ha violado ninguna regla porque el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, se ha pronunciado en contra a menos que existan los síntomas que ya sabemos, y conforme a su versión, el Presidente no los ha padecido, es decir, no ha padecido calentura, tos seca ni dolor de cabeza.

Habrá que agradecer a las necesidades de Trump que por fin López Obrador tome en serio en su persona al coronavirus.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...