Gamboa, el destapador

En política no hay casualidades, en especial cuando el eje de la especulación es el coordinador de los senadores priístas

Compartir:

El miércoles publiqué aquí que la coordinación de una campaña presidencial puede ser un buen obsequio de cumpleaños. Me refería a que el 23 pasado, Emilio Gamboa cumplió 67 años y que todo indicaba que su destino es dirigir la campaña de quien sea candidato del PRI en 2018.

No andaba tan mal en la especulación; ayer, en respuesta a periodistas, dijo que en la lucha por la candidatura del PRI “ESTÁN” José Antonio Meade, Miguel Osorio Chong, Aurelio Nuño y José Narro. De Eruviel Ávila y Enrique de la Madrid reveló que “están haciendo su luchita”, y de su “Hermanito” Manlio Fabio Beltrones sólo comentó que en la noche anterior cenó con él, es decir, celebraron su cumpleaños, aunque no dio pista sobre lo que platicaron.

Emilio sabe de lo que habla; seis años atrás no estaba tan cerca de Enrique Peña Nieto, precisamente, por su relación de hermandad con Manlio; por cierto, esa fue la razón por la que Humberto Moreira se coló a presidir el PRI, pero hoy es de los pocos que tienen derecho de picaporte.

A partir del destape múltiple que hizo ayer ya no resulta tan casual que fuera el único no precandidato en la cena que el yerno de Carlos Slim, Arturo Elías, ofreció, el pasado 10, al Presidente Peña Nieto, a Meade, Nuño, Osorio y Narro, en la que estuvieron el hombre más rico de México y sus hijos.

En política no hay casualidades, en especial cuando el eje de la especulación es el coordinador de los senadores priístas, sobre todo si partimos de la premisa de que, además de gozar de derecho de picaporte, es de los pocos que casi sábado a sábado viaja a territorio mexiquense a hacer como que juega al golf, pero en especial a hablar de la materia en la que es insuperable: Política.

Ignoro si recibió la encomienda de hablar de los secretarios de Hacienda, Gobernación, Educación y Salud como los precandidatos del PRI, pero a mí no me puede decir que los periodistas le sacaron las palabras con tirabuzón.

Es tan preciso en su información que hasta dijo que el actual gobernador del Estado de México y el secretario de Turismo también están, pero haciendo su luchita.

Lo que queda para la verdadera especulación es lo que sabe o lo que escuchó de Beltrones.

Los conozco de casi toda nuestra vida profesional y no los imagino, en la celebración de cumpleaños, hablando del clima.

Supongo que buena parte de la noche intentó convencerlo de cambiar de discurso, de no ofrecer la apariencia de que empieza a alejarse de la línea oficial priísta para concentrarse en estar presente en la creación y aprobación de lo que Manlio llama la “segunda generación de reformas”.

Debió ser una velada agradable, pero nada fácil si la misión de Gamboa tiene que ver con la posición adoptada por Beltrones en sus declaraciones al periódico “El País” en el sentido de que el PRI no debe perder su identidad y sí “desdoblarse” hacia la izquierda, un giro que fue interpretado, por muchos, como un claro mensaje del ex líder nacional priísta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...