EU quiere la autosuficiencia energética

Futuro pasa por alcanzarla; fracking le ha dado a la Unión Americana un respiro relevante

Compartir:
Beneplácito para ‘Tío Sam’ es entendible

Cuando México presumía de contar con un subsuelo privilegiado en petróleo, en los años del despegue industrial del último cuarto del siglo XIX y de principios del siglo XX, a nivel global; cuando el carbón era la panacea y el oro negro, junto con los yacimientos descubiertos, no dejaba ver todavía su potencial, en ese entonces, el dictador Porfirio Díaz prefería hacer negocios con las compañías británicas petroleras que con las del vecino del norte.

Me parece bastante notable que el militar y político oaxaqueño prefiriese hacer negocios con los europeos allende las fronteras: “¡Pobre México! Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”; hay quienes le acuñan la frase a Díaz.

Más de 100 años después, el escenario binacional es totalmente diferente en el renglón energético; tan es así que la economía azteca ya es importadora de crudo, gas y gasolinas de… Estados Unidos.

La Unión Americana tiene tres décadas empeñada en alcanzar su autosuficiencia energética; ha hecho todo lo que tenía que hacer, desde diversificar la proliferación y uso de sus energías renovables y no renovables, hasta invadir a países considerados punta de lanza en materia energética.

¡Qué diferente es, hoy en día, la aldea global! El parteaguas del 11 de septiembre de 2001 ha modificado varios andamios del tradicional funcionamiento de la economía mundial.

Y el primero en reacomodarse ha sido el energético. Simplemente, un cuadro estadístico de la OPEP en  2003 mostraba que dentro de los países principales productores de petróleo figuraban Arabia Saudita, con 7.47 millones de barriles diarios; Irán, con 3.37; Irak, con 2.46, seguido por Emiratos Árabes Unidos, con 2.07 millones de barriles de petróleo, y Kuwait, con 1.84 millones de barriles de petróleo. También Venezuela, con 2.64 millones de barriles, y, por supuesto, Libia, con 1.23 millones de barriles de crudo diarios.

En cuanto a los países con mayores reservas probadas: Arabia Saudita, con 259 mil 200 millones de barriles; Irak, con 112 mil 500 millones; Emiratos Árabes Unidos, con 97 mil 800, Kuwait, con 94 mil millones, e Irán con 89 mil 700.

El mundo energético –de hasta hace no mucho- guardaba distancia de Estados Unidos, empero, el 11-S, que comenzó siendo un pretexto terrorista para invadir a terceros, ha desplazado a los países productores árabes de su poderío, tanto como productores, exportadores y acumuladores.

Eso sí, a la fecha, y quiero subrayarlo, nadie, ningún organismo, ha mencionado cuánto petróleo ha sido saqueado por las fuerzas de la coalición invasora porque expolio, por parte de los invasores, lo ha habido; así como saquearon los recursos culturales, llegaron hasta los palacios dorados y se llevaron como trofeo cuanto quisieron; así también ha sido tomado petróleo de Irak y de Libia, y gas de Afganistán.

 

A COLACIÓN

Sin lugar a dudas, la economía estadounidense ha sido la más beneficiada; según el Fact Book de la CIA, Rusia, Arabia Saudita y Estados Unidos son, en este momento clave, los maxiproductores de petróleo del mundo; el primero con 10.25 millones de barriles diarios; el segundo con 10.05 millones de barriles y el tercero con 9.41 millones de barriles de petróleo diarios.

Ya muy atrás figuran Irán, con  3.3 millones de barriles diarios; Irak lo hace con 4.05; es más, China ya está produciendo más petróleo que los iraquíes, con 4.27 millones de barriles, y México, que ha perdido mucho poderío, lo hace con 2.30 millones de barriles diarios.

El futuro pasa, entonces, por lograr la autosuficiencia; el fracking le ha dado a los estadounidenses un respiro relevante, así como  el descubrimiento de petróleo de esquisto más grande de la historia de Estados Unidos, ubicado en Wolfcamp, en la cuenca de Midland.

Precisamente, la española Repsol anunció el mayor hallazgo de los últimos 30 años en suelo estadounidense: Se trata de recursos identificados, actualmente, en la formación de Nanushuk, en Alaska, de aproximadamente mil 200 millones de barriles recuperables de crudo ligero.

El beneplácito para los americanos es entendible; de lo que se trata es de hacer un mayor acopio de potencial; los datos del Fact Book de la CIA nos indican que las economías con las mayores reservas de petróleo probadas son Venezuela, con 300 billones de barriles, Arabia Saudita, con 299 billones, Irán, con 157.8 billones, e Irak, con 143 billones de barriles. Según la agencia de Inteligencia, la Unión Americana tiene reservas probadas por 36.52 billones; Rusia la adelanta con 80 billones y México va muy atrás, con 9.7 billones de barriles de crudo.

 

@claudialunapale

 

 

Compartir: