¿Es Culiacán la Tumba del Estado Mexicano?

Compartir:

Maximilian Carl Emil Weber nació el 21 de abril de 1864 en Erfurt, Reino de Prusia y falleció el 14 de junio de 1920 a los 56 años de edad en  Múnich, República de Weimar fue un filósofo, economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno de la sociología y la administración pública, con un marcado sentido antipositivista.Su obra más reconocida es el ensayo La ética protestante y el espíritu del capitalismo, ​ Pero la recopilación Economía y sociedad, publicada póstumamente entre 1921 y 1922, es la suma más completa y sistemática de sus ideas y conceptos. Se atribuye a Weber la idea de que una característica esencial del Estado moderno, en tanto soberano en un territorio, el el monopolio de la violencia legítima. A partir de este reconocido concepto cabe preguntarnos si los hechos de violencia ocurridos el jueves 17 de octubre del 2019 en la ciudad de Culiacán, Sinaloa ponen en entredicho ese monopolio de la violencia legítima por parte del Estado mexicano y conllevan a la pérdida, al menos temporal, de su soberanía sobre el territorio nacional.

Comencemos por revisar los hechos. Según informa López Dóriga Digital, este jueves fue detenido Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín ‘el Chapo‘ Guzmán Loera, en Culiacán, Sinaloa. La detención del hijo del exlíder del Cártel de Sinaloa provocó numerosos enfrentamientos entre civiles armados y elementos del Ejército Mexicano, así como bloqueos en distintos puntos de la ciudad. De acuerdo con reportes, una de las balaceras más fuertes se registró en las inmediaciones de la Fiscalía General de Justicia de Sinaloa, en la zona de Tres Ríos. Videos difundidos en redes sociales muestran a varios sujetos utilizando armas largas contra las fuerzas del orden; así como a personas corriendo por la calle para ponerse a salvo. El gobierno de Sinaloa informó que ante los hechos de alto impacto, se trabaja en conjunto para restablecer el orden en Culiacán, pidió a la población mantener la calma y no salir a la calle, así como permanecer al pendiente de avisos oficiales. Por último, las autoridades estatales aseguraron que existe un “trabajo contundente en bien de la seguridad de Sinaloa”. Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo”, fue detenido y luego liberado después de que el grupo criminal a su cargo movilizó su ejército particular y puso una ciudad entera, Culiacán, en jaque.

Sin embargo, de acuerdo con la misma fuente, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que la decisión de ayer de liberar en Culiacán, Sinaloa, a Ovidio Guzmán, uno de los hijos de Joaquín “el Chapo” Guzmán, la tomó el Gabinete de Seguridad de manera conjunta y colegiada. Durante su conferencia de prensa de hoy viernes desde Oaxaca, el mandatario explicó que él respaldó la decisión de los secretarios de la Defensa, Marina, Seguridad Pública.“La decisión la tomó el Gabinete de Seguridad de manera conjunta (…) yo respaldé esa postura porque considero que lo más importante es la protección de las personas”, apuntó. Sobre una presunta debilidad del Estado, aseguró que es una conjetura de los expertos, sobre todo de sus adversarios. “No tenemos duda de que fue la mejor decisión”, aseveró el presidente López Obrador. Negó que haya elementos de impunidad en este caso, pues depende de “cómo se interprete. Pidió a los mexicanos a “que tengan confianza, que no hay impunidad porque no hay contubernio entre delincuencia y autoridades, está bien pintada la raya”. Explicó que lo de ayer fue una situación en la que se decidió que había que proteger la vida de seres humanos, y aseguró que “no existe asociación delictuosa“. “Fue evidente de que hubo una movilización en todo Culiacán, tomaron las casetas. En el caso de la caseta de la carretera de Mazatlán a Culiacán y se desplegaron grupos por toda la ciudad”, agregó Este jueves la ciudad de Culiacán se cubrió de ráfagas de balas, armas de alto calibre, incendios de vehículos y columnas de humo, tras el presunto arresto de Ovidio Guzmán, uno de los hijos de Joaquín “el Chapo” Guzmán. Pero el Gral. Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, admitió que las fuerzas del Estado que realizaron un operativo en Culiacán, Sinaloa, para detener a Ovidio Guzmán, hijo de ‘El chapo’ Guzmán, actuaron de manera precipitada y con falta de precisión. “Formalmente no hubo una detención” de Guzmán López, confirmó, dado que no se presentó al hombre ante el Ministerio Público. El secretario detalló que desestimaron el poder de fuerza y convocatoria de los delincuentes allegados a Guzmán López. De acuerdo con Sandoval, se actuó de manera precipitada a pesar de que se planeó la cumplimentación de la orden de cateo que llevaría a la aprehensión de Ovidio Guzmán, pero no consideraron que dicha orden no llegaría a tiempo, hecho que aprovecharon los delincuentes para comenzar la agresión.

Por su parte,en su “mañanera” de hoy el presidente AMLO justificó lo sucedido en los siguientes términos: “No queremos muertos, no queremos la guerra, eso le cuesta trabajo entenderlo a muchos, pero la estrategia anterior convirtió al país en un cementerio y eso ya no lo queremos. Nada por la fuerza, todo por la razón y el progreso”, dijo López obrador sobre los enfrentamiento de ayer en Culiacán”. El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que la decisión de liberar al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán fue una decisión del Gabinete de Seguridad que él respalda. “Se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso. No se trata de masacres. Eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas”, mencionó. Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra. Esto les cuesta trabajo entender a muchos. La estrategia que se estaba aplicando anteriormente convirtió el país en un cementerio y eso ya no lo queremos. Lo he dicho una y mil veces. Nada por la fuerza. Todo por la razón, el derecho. No es fácil, es un proceso. No es sencillo porque se dejó avanzar mucho el problema”, dijo. “Tenemos que enfrentar dos mafias: la delincuencia de cuello blanco, también dañina, que se arraigo, y la estamos combatiendo. Y las bandas de la delincuencia llamada organizada”, agregó. “Eso es lo que enfrentamos, pero con rectitud, con honestidad, con justicia, vamos a garantizar la paz en el país”. Sobre si el Estado mostró o no debilidad opinó que “eso es más que nada una conjetura de los expertos, sobre todo de nuestros adversarios. Los conservadores no van a estar contentos con nada y van siempre a cuestionarnos”. Defendió que no tiene duda de que fue la mejor decisión. “Los hechos van a demostrar que esta [la paz] es la mejor vía”. Los hechos ya probaron que la política autoritaria del Estado causó miles de víctimas, “no queremos la guerra”, añadió. “Quien usa la fuerza no tiene autoridad moral”, continuó sobre la violencia ejercida desde el poder. Weber no hubiera estado de acuerdo.

El presidente AMLO al ser cuestionado si lo ocurrido ayer manda un mensaje de impunidad en el combate contra la delincuencia dijo que “es como se interprete”, pero aseguró a la ciudadanía que “está bien pintada la raya, la frontera entre la delincuencia y autoridades”. Defendió que no existe asociación delictuosa entre autoridad y delincuencia. Y reiteró su apoyo a las decisiones del gabinete de seguridad.  “Hicieron bien los mandos que tomaron esa decisión”, dijo. El Jefe del Ejecutivo recordó que los enfrentamientos se libraron también en municipios cercanos a Culiacán. El Presidente dijo que “sus adversarios” esperan que el se equivoque, por lo que no adelantará más detalles. Especificó que el operativo se realizó por la orden de aprehensión provisional emitida por un Juez federal contra Ovidio Guzmán. El Presidente opinó que es “una exageración” decir que su estrategia de seguridad ha fallado. “Lo de ayer fue un hecho lamentable, pero se me hace una exageración decir que ha fracasado nuestra estrategia de seguridad ha fracasado”.“¿Considera que su estrategia de seguridad ha fallado?”, le cuestionó un reportero de Reforma. “Vamos muy bien con nuestra estrategia de seguridad, pero está muy difícil que el Reforma aceptar que vamos bien, porque es un periódico de la oposición, conservador”, respondió. “Tengo otros datos”, dijo al pedir que no se le compare con los gobiernos pasados.

La detención de Ovidio Guzmán la tarde del jueves hizo que las células del cártel de Sinaloa desataran una ola de violencia en Culiacán de tal virulencia que provocó los rumores de que las autoridades lo habrían liberado para evitar represalias contra la población. La ambigüedad empleada por el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo, al anunciar la captura, llevó a diversos medios a dar por hecho que el hijo del Chapo fue liberado. Durazo confirmó que una patrulla de 30 miembros de la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tuvo en sus manos a Ovidio en una vivienda de un fraccionamiento de Culiacán, en el estado  de Sinaloa. Entonces, dijo Durazo, “varios grupos de la delincuencia rodearon la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla” mientras que otros grupos causaban acciones violentas contra los ciudadanos, lo que generó “una situación de pánico” en Culiacán. El titular de la Seguridad Nacional sentenció que “con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del Gabinete de Seguridad acordamos suspender dichas acciones”. Durazo confirmó que el Gabinete de Seguridad del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO),  formado por la Sedena, la Marina, la Guardia Nacional y la entidad bajo su mando, se trasladará a Culiacán para seguir de cerca la situación. El diario El Universal señaló que el hijo del Chapo fue “puesto en libertad para pacificar” Culiacán, que vivió una jornada de violencia que incluyó la fuga de 20 o 30 reos de la prisión de Aguarato, que se fueron con los narcotraficantes. La Jornada apuntó que “al verse superados en número se tomó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán para tratar de evitar más violencia en la zona y preservar la vida del personal y recuperar la calma en la ciudad”.

Por último, la opinión internacional sobre lo acontecido se refleja en las notas publicadas hoy por Forbes. El New York Times y la prensa internacional resaltaron que el presidente de México no ha logrado crear una estrategia para frenar la violencias. La prensa internacional retomó la acciones sucedidas en Culiacán, Sinaloa, en las que se capturó y liberó a Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”. El New York Times señaló que el “gobierno de Andrés Manuel López Obrador fue humillado, quien ha batallado para llevar a cabo una estrategia de seguridad para combatir los niveles récord de violencia en el país”. El Washington Post también hizo eco acerca de los sucedido en el estado natal de “El Chapo” Guzmán y relató lo sucedido. Además, hizo énfasis en las acusaciones que tiene el Ovidio Guzmán en Estados Unidos. “Tiene investigaciones por tráfico de cocaína, metanfetaminas y marihuana”, menciona este rotativo. En España, el diario El País reportó que hubo momentos de confusión por la falta de información, acerca de lo acontecido, debido a que las fuentes oficiales tardaron en dar una postura oficial de los hechos. Además, hizo el señalamiento de los reportes de muertos en el pavimento de las calles de Culiacán. La BBC de Londres, en su portal, destacó que la violencia fue detonante para que el hijo del narcotraficante más famoso de México. El medio británico resaltó la trayectoria criminal de Ovidio Guzmán “Bajo el liderazgo de El Chapo, el cartel de Sinaloa fue el mayor proveedor de drogas a los Estados Unidos, dicen las autoridades. Con el capo ahora tras las rejas, se dice que el cartel está parcialmente controlado por Ovidio Guzmán López, acusado de narcotráfico en los Estados Unidos y que se cree que tiene más de veinte años. Pero él no es uno de los hijos más conocidos de El Chapo”, describió el texto de la BBC. l medio británico The Guardian retomó las crónicas sobre los “intensos combates en la ciudad mexicana de Culiacán”, tras el arresto del hijo del capo mexicano, así como su posterior liberación. Asimismo, retomó los reportes en redes sociales en los que la gente publicaba imágenes y videos de grupos armados y la balacera. El diario financiero The Wall Street Journal también hizo eco de la situación en Culiacán, “La violencia estalla en México tras el arresto del hijo de El Chapo”, título la nota en la que resume el enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los narco, así como el breve de Guzmán López.

Así pues, surgen importantes dudas. Por ejemplo, el Dr Guillermo Rodríguez Ramos se pregunta “¿En que momento dejo el gobierno que se le subiera al cuello y perdiera el.control del narco? y opina que ahora hay que armar una guerra sangrienta. ¿Se negocia? ¿O se somete el gobierno? ¿Que sigue? ¿Una intervención de los EU? ¿De La ONU? Y otro lector comenta que ayer en Culiacán se dobló el gobierno porque el narco, se metió a la frecuencia de radio del Ejército y hablando en directo, les avisaron que soltaran al Chapito; si no lo hacían iban directo a zona habitacional militar a matar a todas las familias de los soldados y AMLO no aprobó enfrentar la amenaza. La detención era para extraditarlo a USA. Qué vergüenza..Nuestro ejército rindiéndose ante malandrines… Qué rabia. Yo por mi parte no puedo sino estar de acuerdo. Qué rabia. Y concluyo con la pregunta que es el título de este artículo “¿Es Culiacán la Tumba del Estado Mexicano?  Si no es así el presidente AMLO debe probarlo sin demora. No en los dichos. En los hechos. De lo contrario la Historia no lo absolverá.

 

[email protected]

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...