En Tlalnepantla empleados se sienten dueños de la vía pública

En la colonia San Lucas Tepetlacalco; trabajadores de la empresa Ultradia de México, S. A. de C. V., apartan lugares en la calle 20 de Noviembre y se muestran ‘bravucones’ si alguien se estaciona en esa área

Compartir:

Es innegable que la falta de espacio en la vía pública llega a provocar conflicto entre los que habitamos en el Valle de México, pero es necesario que apliquemos la frase de Benito Juárez García: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, quien goza de las simpatías del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esto viene a colación porque trabajadores de la empresa Ultradia de México, S. A. de C. V., ubicada en la calle 20 de Noviembre esquina con calle Benito Juárez, en la colonia San Lucas Tepetlacalco, se sienten dueños de la vía pública y no dejan que ningún conductor se estacione en la calle bajo el argumento de que “es su espacio, es su pared y de que trabajan ahí”.


Sería bueno que la empresa se cerciorara e investigara este asunto, porque toda vía pública es libre y cualquiera puede estacionarse ahí siempre y cuando esté desocupada y no estorbe la entrada de alguna casa, escuela y hospital.

Incluso no tienen buenos modales ni siquiera con sus propios vecinos, pues ‘echan la bronca’ si alguien tiene la osadía de dejar su carro en la calle 20 de noviembre.

Incluso, se sienten propietarios de la vía pública que incluso la apartan con ‘burros’ o botes.

Cabe señalar que en meses pasados, agentes de tránsito de Naucalpan llegaron a ciertas calles de las colonias Pastores y Echegaray, y para recuperar las vialidades comenzaron a retirar los postes y objetos colocados para reservar los lugares.

Para los colonos estuvo mal el proceder de los uniformados, pues estaban haciendo un robo flagrante, puesto que se estaban llevando en una camioneta algo que era propiedad de los vecinos. Estuvo bien la liberación de vialidad, puesto que es vía libre, pero no llevarse los objetos de los vecinos.

Retomando el caso de San Lucas Tepatlacalco, los trabajadores mencionados toman las calles como si fuesen sus estacionamientos particulares, importándoles poco que los demás ciudadanos o vecinos también deseen aparcar sus unidades cerca de sus casas.

Antes de que vuelvas a hacerte de palabras con tu vecino por ese pedazo de calle, es importante hablar con una persona de tránsito para que él como autoridad diga lo que está dentro del marco legal.

En el caso del Estado de México, el inciso XVII del artículo 5 del Reglamento de Tránsito dice que se permite “Autorizar y ordenar el retiro de la vía pública de los vehículos, objetos, personas o animales que obstaculicen o pongan en peligro el tránsito, remitiéndolos a los depósitos correspondientes y presentando a las personas ante las autoridades competentes en caso de delito o falta grave”.

En el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México dice que “Está prohibido a los particulares reservar lugares de estacionamiento en la vía pública, así como poner objetos que obstaculicen el estacionamiento o el libre tránsito de vehículos, los cuales serán removidos por los agentes en cualquier momento”.

Si tú ya estás cansado de tu vecino y de sus botes de cemento, la otra salida es denunciar a quien lo puso ante un Juzgado Cívico (existe uno en cada delegación o municipio).

De acuerdo con un comandante mexiquense, quien aparta un lugar en la calle con un bote o cualquier objeto, puede ser acreedor a una multa que va de los 771 a los mil 402 pesos o de 13 a 24 horas de arresto.

Una vez que se hace la denuncia, el Juez Cívico enviará un citatorio a la persona que colocó el objeto y si no acude se emitirá una orden de presentación, por lo que elementos de la policía acudirían al domicilio del infractor, con la orden de presentación y lo llevarían ante el juez cívico.

Quien presenta la denuncia, debe hacerlo con todas las pruebas necesarias, fotos, videos y testigos, de contar con ellos.

Así que lo mejor es actuar dentro del marco legal, tal y como lo pregona el Presidente Andrés Manuel López Obrador: “Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”.

Sería bueno que autoridades correspondientes de Tlalnepantla, Estado de México, acudieran a la calle 20 de Noviembre esquina con Juárez para constatar el proceder de los empleados de la empresa Ultradia de México, S. A. de C. V.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...