En práctica las clases de historia de AMLO; Delgado va por control de precios de gasolinas contra libre mercado

Siempre tiene otros datos, pero no revela la fuente ni los datos

Compartir:

Si los comentarios mañaneros del Presidente ponen a temblar a su gabinete y, a veces, a los mercados, los boteprontos de Mario Delgado Carrillo y Ricardo Monreal Ávila, de plano, provocan tormentas, aunque después acaben en chipichipi.

Con esa inspiración de la mañanera del martes apareció, el miércoles, la gran idea del coordinador de los diputados de Morena para que la Comisión Reguladora de Energía controle “temporalmente” los precios de las gasolinas, vía la Comisión Federal de Competencia.

Y después de imponer cuatro comisionados, seguramente será cuestión de informarle a la CRE de Guillermo García Alcocer la intención de Mario Delgado, por instrucciones de Andrés Manuel López Obrador, para que se abra una puerta al pasado regulador de precios.

Además, eso de que será temporal que se los crea la abuelita que en 1968 creyó que el impuesto a la tenencia sería solamente para financiar los Juegos Olímpicos y se quedó 40 años. Por lo pronto, Rocío Nahle García y Octavio Romero Oropeza se quedaron mudos.

Para hacer el recuento de daños habría que esperar la reacción de Estados Unidos por la amenaza de crear una red de gasolineras del gobierno con combustible barato, que competiría con las compañías que invirtieron en México, alentadas por la Reforma Energética.

Por lo pronto, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, advirtió que sería una regresión histórica para la libertad de mercado: “Hoy hemos visto expresiones que parecería tratar de regresar estos tiempos en que se sataniza la libertad de mercado”.

“Hoy, justamente, desde Palacio Nacional, se empezaba a culpar a las empresas que tienen como misión la distribución de los combustibles; qué cómodo resulta buscar culpables; que cómodo satanizar; ahora les tocó a los gasolineros; antes les ha tocado a otros ramos de la economía”. Bueno, al parecer, las clases de historia de Palacio Nacional llegaron a la práctica.

SIEMPRE TIENE OTROS DATOS, PERO NO REVELA LA FUENTE NI LOS DATOS
¿Cuántas veces hemos escuchado “yo tengo otros datos”..?, en campaña y en la conferencia mañanera de Andrés Manuel López Obrador, pero nunca llegan las fuentes de esos datos, ni siquiera los datos.

Revelar las fuentes de información siempre fue el deseo de los exhibidos, una forma de victimizarse ante la revelación del dato vergonzoso, de la trampa, del audio incómodo y revelador; de la llamada entre dos actores; del documento comprometedor; del video demoledor y más.

En el trabajo periodístico, la confidencialidad es un deber para quien ha pactado, previamente, el sigilo o reserva, y gracias al secreto profesional, el medio de información o el columnista pueden dar a conocer asuntos que de otra manera podrían permanecer ocultos para la sociedad, como es el caso de las carta enviadas al Rey Felipe VI de España y a Jorge Mario Bergoglio demandando perdón por la violencia contra los pueblos originarios por la Conquista.

El periódico Reforma reveló un borrador de esa carta a días de enviarse y no hay ingenuo que crea que el gobierno la revelaría después de la negativa de Felipe y de Francisco a pedir perdón.

En estas condiciones, lo visible es la falta de transparencia del gobierno de López Obrador y de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Marcelo Ebrard Casaubón, así que decidieron recurrir a la socorrida victimización de los exhibidos al gritar: “¿Quién la filtró..?”.

Lo peor es que sin deberla ni temerla, en este caso, los periódicos La Jornada y El Universal salieron raspados porque el Presidente insinuó que no se las filtraron a ellos porque no la habrían publicado; ¿para no incomodarlo? ¿Sin querer les llamó colaboracionistas?
Vaya usted a saber; seguramente tiene otros datos.

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/
Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...