El valor de la palabra de Beltrones

Razonado elogio de Ricardo Monreal en el ambiente de linchamiento político jurídico que desde Chihuahua se ha emprendido contra el ex líder nacional del PRI

Compartir:

Ricardo Monreal sorprendió ayer a sus lectores en Milenio con un razonado elogio a Manlio Fabio Beltrones en el ambiente de linchamiento político jurídico que desde Chihuahua se ha emprendido contra el ex líder nacional del PRI.

El texto de Monreal es sorprendente porque se trata de uno de los más emblemáticos miembros de Morena y porque pone en evidencia el silencio de la casi totalidad de la cúpula priísta ante la feroz embestida que intenta ligar a Beltrones con supuestos actos de corrupción cometidos por el ex gobernador de Chihuahua César Duarte en connivencia con el ex secretario general adjunto del CEN del PRI, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez.

No hay mentira en la apretada, pero precisa, narrativa de lo que Beltrones ha significado para la vida democrática del país en las últimas décadas, que, por conocida, deberíamos obviar aquí:

“Reforma política: Desde la creación del IFE hasta su transformación en INE; desde la ciudadanización de los órganos electorales hasta la creación del Trife; desde el financiamiento público a los partidos hasta la eliminación de los spots pagados en radio y televisión; fueron medidas que impulsó o atemperó el político sonorense en su paso por las cámaras, pero la reforma política más importante fue el reconocimiento, en la Constitución, de la figura ‘gobierno de coalición’ para que los presidentes con gobierno divididos tengan opción de construir gobiernos estables”.

En la enumeración de sus aportaciones, Monreal no registra las reformas del Pacto por México porque su partido, Morena, está en contra de la mayoría, en especial la Energética y Educativa, pero Manlio hizo posible la aprobación de todas.

Podría hablar de muchas más, pero no se trata aquí de hacer la biografía política de Beltrones a partir del texto de Ricardo; lo que me interesa destacar es el reconocimiento del político zacatecano que abandonó el PRI cuando fue relacionado con el crimen organizado, con la finalidad de escamotearle su derecho a ser candidato a gobernador, de una característica de Manlio, virtud le llamaría yo: El valor de su palabra.

“Hasta ahora pocos he conocido que le reclamen haber fallado a un compromiso no escrito, pero sí suscrito con la fuerza de su palabra”.

Me permito corregir a Monreal: No conozco a nadie a quien Beltrones haya fallado cuando le ha empeñado su palabra.

Ricardo enumera también las “acusaciones y señalamientos” que, como todo político que ha dedicado su vida a esta actividad, Manlio ha vivido y asegura que, como en todos los que ha sufrido en el pasado y logró salir adelante y superarlos, en los de Chihuahua “seguramente no será la excepción”.

Tengo la misma certeza que Monreal. Manlio saldrá adelante de esta nueva prueba, la más reciente, pero no la última de una larga e insuperable carrera política, sencillamente, porque se trata de infundios.

Si registro aquí lo escrito por Ricardo es porque no faltará quien intente explicar su reconocimiento a Manlio, en medio del silencio priísta, como un guiño de Morena al ex líder nacional del PRI.

Nada más falso. Quien así lo quiera leer no conoce a Manlio. No es traidor; su nombre es sinónimo de lealtad.

Lo de Monreal sólo es el reconocimiento leal de un contrincante partidista, ex compañero priísta, que sí se marchó cuando con calumnias quisieron destruir su carrera política.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...