El sello inédito de la CNTE en educación… y el SNTE sólo ‘milando’

De reconocerse tenacidad para conseguir sus objetivos

Compartir:

Dicen que el que persevera alcanza. Y, bueno, al menos en mi condición, graznar y graznar tiene su recompensa.

Vaya, ser terco tiene su mérito. O como quien ve el acto de no caducar como sinónimo de necedad y perseverancia.

Si los profesores disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación sudaran la gota gorda en el salón de clases como la sudan en las calles, sobre la vías del ferrocarril o en reuniones de presión, ahora hasta en Palacio Nacional (antes sólo llegaron a la Secretaría de Gobernación -que ya casi no existe- o a la de Educación), los niños de Oaxaca, Chiapas y Michoacán, principalmente, no padecerían tantos días sin recibir instrucción escolar.

Sin embargo, hay que reconocerles su tenacidad para conseguir sus objetivos. Ahora, con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador han llegado hasta un punto inédito e histórico para ellos mismos.

En plena discusión o análisis, o sabrá Dios qué etapa de la conformación de las leyes secundarias de la nueva Reforma Educativa, quizá no en toda la redacción, pero sí en cuanto a evaluación, plazas y promoción de los profesores, están imponiendo sus reglas.

Claro, con una manita del Ejecutivo, que ha sido cauteloso en el trato con quienes fueron parte del apoyo político que lo acompañó hasta ganar la Presidencia de la República.

Siendo apenas casi la décima parte de lo que es el gremio magisterial total, su protagonismo ha sepultado, totalmente, al del sindicato, el otrora territorio de poder de la maestra Elba Esther Gordillo, y que ahora, después del gris Juan Díaz, ni siquiera se sabe quién en su dirigente ni dónde se encuentra. Algunos dicen que se llama Alfonso Cepeda.

El caso es que el SNTE sólo “mila”, como el chinito, cómo la CNTE impone su línea en lo que en toda reforma son las venas principales, la estructura, las leyes secundarias.

Eso mientras al Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, lo tiran a león, como dice la raza animalera, lo mandan por un tubo, pues, con aquello de que las evaluaciones serían “diagnósticas”, es decir, ni para bien ni para mal, por regiones y no punitivas.

¡Al diablo!, dijo ayer Germán Salinas Castillejos, representante jurídico de la CNTE en Oaxaca, durante un mitin informativo.

Y hasta citó al Presidente: “A ver, eliminen esa parte de la evaluación. Que no se diga que este Gobierno va a implementar la evaluación como la parte para mejorar la educación’”.

Y reafirmó: “El Presidente dijo que se elimine la evaluación y que estén centradas estas leyes secundarias en el fortalecimiento de la profesionalización, la actualización y capacitación de manera voluntaria”.

¿Será que ahora toca turno a Moctezuma ser desmentido por el Presidente, como lo ha hecho con varios de sus Secretarios?

Veremos, diremos y graznaremos.

Por lo pronto, la CNTE anda ocupadísima. De las vías del Ferrocarril de Michoacán al Zócalo, o a la Cámara de Diputados, pasando por paros de tres días y amenazas de no laborar a nivel nacional, pero, ¡oh!, eso sí, construyendo una elogiosa colaboración a la “nueva escuela”, aunque no sea la de Moctezuma, proponiendo su “plan educativo alterno” con el que los niños y adolescentes deberán educarse en “lucha social, desobediencia y resistencia”.

Lo que más sorprende, aunque es comprensible, es el amor y la fe (casi hechicera) con que el Presidente defiende a los profesores de la CNTE.

En alguna de las conferencias “mañaneras” de Palacio Nacional me respondió que los profesores disidentes “nunca han dejado de trabajar”, que esa es una calumnia “de quienes quisieron privatizar la educación”. Que nunca han pretendido controlar las plazas y, mucho menos, exigir, como requisito para obtener una de ellas, 80 por ciento de tiempo comprobado de participación en marchas y plantones.

¿Negará el Presidente también que los profes traen su propio “plan alterno de educación” y que ya les avaló la desaparición total de la evaluación, incluyendo la “diagnóstica”, una de las varitas mágicas de Moctezuma?

Lo dicho, graznar y graznar tiene su recompensa. Pero cansa…

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...