El reto formidable de Esteban Moctezuma

Bagaje político y educativo lo hace idóneo para enfrentarlo

Compartir:

‘La instrucción es necesaria a todos los seres humanos, pues enaltece a la mujer y completa al hombre; sin ella, los derechos y obligaciones son un absurdo’
Ignacio Ramírez ‘El Nigromante’

Don Jesús Reyes Heroles, “el del gran poder”, como le decían en plan de elogio sus seguidores, y en plan de sorna sus detractores, sin abandonar la partida de dominó, deporte para mentes de gran inteligencia y astucia al que, al igual que el legendario Don Adolfo Ruíz Cortines, era aficionado incurable, puso en marcha una gran transformación educativa cuyos ecos resuenan aún en la legendaria oficina de José Vasconcelos Calderón en el edificio de la calle de República de Argentina que el gran pintor guanajuatense Diego Rivera ilustró con murales que son verdaderos libros de texto de historia mexicana. Esa histórica oficina la ocupa hoy Esteban Moctezuma Barragán, quien sabe muy bien en dónde está sentado ahora y entiende el gran reto que tiene enfrente; sabe que no hay tiempo que perder, pues se trata de construir, desde esa trinchera privilegiada, el porvenir de prosperidad democrática y equidad social de la nación mexicana, ni más ni menos. En esa tarea, evidentemente, cuenta con el apoyo de la mayoría de los mexicanos, en particular los padres de familia.
Para lograr el progreso que el país requiere son necesarios los cimientos de una buena educación. Las carencias de los alumnos de todos los niveles conducen a un estancamiento económico y social. Si dotamos a nuestros alumnos de una sólida primaria les será más fácil el avance en los próximos niveles. Urge, por tanto, que, sin demora, la SCT de Javier Jiménez Espriú ponga en marcha un programa emergente de infraestructura carretera en Oaxaca, Guerrero y Chiapas. En paralelo, es necesario un esfuerzo de la SEP para que, usando los recursos del INEA de Marcos Bucio Mújica, el Conafe de Cuauhtémoc Sánchez Osio y el Conalep de Enrique Ku Herrera, sumado a las capacidades de la televisión educativa y de los diversos instrumentos de educación a distancia, ponga a todo México, y en especial a Oaxaca, Guerrero y Chiapas, en condiciones de detonar su despegue industrial.
Para lograr ese propósito, Moctezuma puede echar mano de una amplia gama de instrumentos y tecnologías. Hoy, el valor y la riqueza dependen, cada vez más, de la información y la inteligencia, materializadas en innovaciones. En este contexto, la trascendencia de la tarea educativa es tal que la educación ha de volverse omnipresente. Ya las tecnologías de la información y la comunicación hacen posible llevar la instrucción a todos los ámbitos del quehacer humano. La educación ha de escaparse de las escuelas e invadirlo todo: El hogar, la calle, los centros de trabajo y hasta los espacios de ocio. Toda comunicación y todo intercambio de información abren oportunidades para llevarla a todos los mexicanos, en especial a los menos privilegiados. No se trata de reemplazar a los docentes con computadoras o smartphones. Por el contrario, lo que se pretende es potenciar el esfuerzo de maestros y alumnos por igual, permitiéndoles un acceso constante, dinámico y ubicuo al depósito prácticamente infinito de información y saberes constantemente actualizados, que es la red global o Internet.
Cuatro ideas centrales orientan al modelo educativo mexicano del siglo XXI: 1) El consenso generalizado de que, hoy, el reto central de la educación es el de la calidad; 2) la comprensión del carácter global del reto educativo; 3) el convencimiento de que ser competitivos en un mundo global reclama un aprendizaje continuo; se trata de aprender para la vida, pero también de aprender a lo largo de la vida; aprender a aprender, y, 4), la convicción, optimista, de que las debilidades y deficiencias que hoy se observan en nuestro sistema educativo serán vencidas por sus potencialidades y fortalezas. Con ese fin es indispensable echar mano de los recursos y modelos que se van generando mediante las cada vez más numerosas opciones de tecnología educativa y de interacción a distancia, a fin de multiplicar el impacto y hacer un aprovechamiento óptimo del recurso más escaso y valioso en esta esfera: Los docentes bien calificados y con dotes pedagógicas superiores.
Así como no se puede hacer ciencia sin científicos, no se puede hacer educación sin maestros. Y para hacer educación de calidad, conforme a los parámetros globales de desempeño, se necesitan, sobre todo, docentes de calidad. De calidad global. Hoy en día, la discusión sobre la necesidad de que la población del mundo, como consecuencia de la globalización, cuente con acceso a Internet se ha generalizado, a grado tal que países como Finlandia y Costa Rica lo han considerado como un derecho fundamental de los ciudadanos. Nuestra Constitución, en su título primero, de las garantías individuales, no contempla el acceso a Internet y a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC´s) como tal. Al no estar previstos en nuestra Carta Magna no existe regulación federal reglamentaria, sin embargo, por el principio contenido en el artículo 124 constitucional, los estados de la República sí estarían en posibilidad de legislar al respecto.
En lo referente a la educación superior creo oportuno resaltar lo que recientemente dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador al presentar, el pasado 12 de febrero, en Tlatelolco el programa “Jóvenes Escribiendo el Futuro”, que beneficiará a millones de alumnos de todos los niveles del país; AMLO reveló que gracias a una beca pudo concluir sus estudios universitarios:
“Yo pude estudiar por una beca; me da mucho orgullo recordarlo; yo llegué aquí a estudiar la universidad y no tenía dinero, y viví en la casa del estudiante tabasqueño, aquí cerca, en la calle de Violeta, en la colonia Guerrero. Si no hubiese yo tenido el apoyo de esa beca no termino; no hubiese yo podido estudiar, y eso le pasa a millones de jóvenes que se quedan en el camino; por eso, la educación va a ser apoyada hasta que se canse el ganso; ¿y cuándo se va a cansar el ganso? Nunca”, agregó.
Multiplicar las becas para jóvenes mexicanos que desean acceder a la educación superior y otorgarlas sin demora y con absoluta transparencia es parte del formidable reto del titular de la SEP. El complemento indispensable de una estrategia de alto crecimiento sustentada en la inversión innovadora es la educación pública de calidad. Hoy se hace indispensable dar acceso a la educación a los mexicanos que aún están excluidos de ella. Ninguna tarea debe tener mayor prioridad que la de garantizar que ni un solo mexicano se vea excluido de la oportunidad de recibir educación de calidad. El complemento indispensable para que la transformación educativa ya emprendida rinda a cabalidad los frutos que de ella se esperan es dotar a la educación pública de la suficiencia presupuestal plena. Al mismo tiempo, ha llegado el momento de revisar desde una base cero la composición del presupuesto educativo, a fin de reestructurarla de acuerdo con las prioridades de inversión y gasto corriente que se derivan de los objetivos y metas implícitos en la política educativa de AMLO.
Para poner en perspectiva lo que esto significa me permito citar, a continuación, algunos párrafos del estudio “Panorama de la Educación” publicado por la OCDE. “México destina el menor gasto en educación por alumno dentro de los países miembros de la OCDE, con 2,875 dólares, y, de esa cantidad, prácticamente 91.7% se canaliza a salarios. Aunque el gasto público total en México es relativamente bajo (26.2% del PIB), comparado con 45%, en promedio, de la OCDE, el país destina la segunda proporción más alta de este gasto a la educación, con 20.3%, después de Nueva Zelanda, y muy por encima de países como Estados Unidos y Canadá, que en este rubro ocupan las posiciones 15 y 16, respectivamente, dentro de las economías miembro del organismo. Como proporción del PIB, México destina 6% al gasto en educación, similar al promedio de la OCDE. Casi una cuarta parte de las personas de 15 a 29 años de edad no está ni en la escuela ni empleada. Esta cifra es la tercera más alta entre los países de la OCDE, detrás de Turquía e Israel. Cerca de 18.6% de los mexicanos de 15 a 29 años de edad son ‘ninis’ (ni estudian ni trabajan), mientras que 30% de los de 25 a 29 años están en esa categoría”. Esta problemática reclama una solución integral y urgente. Cada joven “rechazado”, cada “nini”. es una vergüenza nacional y una semilla de violencia.
El gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador ha emprendido, ya, la transformación educativa que le devolverá a México la fe en su destino de grandeza. Ésta transformación es un reto formidable y decisivo para el porvenir de México. El bagaje político y educativo de Esteban Moctezuma Barragán lo hace idóneo para enfrentar este reto. Le deseo el mayor de los éxitos, y estoy seguro de que lo tendrá.


[email protected]

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...