El PRI va por ‘sacar’ al PRI de Los Pinos con un NO priísta

Al final de cuentas, el objetivo es NO ceder el poder, a costa de lo que sea

Compartir:

¿El PRI reniega de los priístas..?

No. Todo parece un montaje en la Asamblea Nacional para quitar negativos y competir con un candidato limpio del priísmo para enfrentar a Andrés Manuel López Obrador y al candidato del Frente Amplio Opositor, o del PAN y el PRD, si no llegan a un acuerdo, más los independientes que resultan funcionales para atomizar votos.

La maniobra de autopurificación tiene sus bases en estudios de campo de Los Pinos, grupos de enfoque, monitoreo de redes sociales y análisis de riesgos. Todos confirman los ya conocidos bajos niveles de aceptación.

En este escenario es imposible ver las figuras de Manlio Fabio Beltrones Rivera, Miguel Ángel Osorio Chong, Emilio Gamboa Patrón, Claudia Ruiz Massieu, sobrina del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y muchos más cuadros de ese collage de imágenes del viejo PRI, a pesar de tener un buen rating entre la clase gobernante.

Con el mapa de ruta en la mano, y la visión práctica de Enrique Peña Nieto, la asamblea decidió ser parte de la ofensiva contra sí mismo para neutralizar, hasta donde sea posible, argumentos de la oposición desplegados en importantes espacios mediáticos, en voces de Ricardo Anaya Cortés, Alejandra Barrales Magdaleno, Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y, por supuesto, López Obrador, “el enemigo a vencer”, según el confeso Enrique Ochoa Reza.

Para tales efectos, la figura más visible es el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, inclusive el joven secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, de priísmo descafeinado, o algún as bajo la manga de Peña Nieto; de otra forma ¿por qué abrir los estatutos del partido a simpatizantes y externos..?, porque como táctica distractora es pésima.

Meade, por ejemplo, NO duda en aplicar un fuerte recorte de 80 mil millones de pesos en el presupuesto del 2018 con fines de austeridad y, como muestra, para anteponer sanas decisiones en el país antes que el derroche electorero.

El viejo PRI se someterá sin mayor problema, a costa de cuotas, pero así funciona el núcleo de la generosa “unidad” partidista, ya que la panorámica del campo de batalla electoral no da para complacer a los clásicos y, al mismo tiempo, esperar un triunfo en el 2018.

Al final de cuentas, el objetivo es NO ceder el poder, a costa de lo que sea, y si para eso es necesaria la autonegación del priísmo, así será. Punto.

Lo cierto es que los Enriques, Peña Nieto y Ochoa Reza, dieron un paso sorpresivo para la oposición. Días antes se habló de la apertura de candados y la inclusión de candidatos externos como simple especulación que “difícilmente llegaría a concretarse”.

En esta dinámica, el resultado de la Asamblea Nacional del PRI cambió el escenario del PAN, PRD y Morena con la obligada pregunta: ¿Qué pasa con el Frente Amplio Opositor..?

A línea de vista parece congelado, o más complejo de lo estimado por Anaya y Barrales, que en sus pausas permite contragolpes y cuestionamientos, como ser una simple táctica dilatoria de los dirigentes partidistas para ganar tiempo y consolidar proyectos personales, pero congelado.

Mientras tanto, el PRI va por “sacar” al PRI de Los Pinos con un NO priísta. Simulación, pues.

twitter: @hugopaez

blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...