El otro ‘tigre’, el cibernético, pone a temblar a bancos… y a usuarios

Dicen que a río revuelto… Y distraídos por el proceso electoral, algunos astutos intentaron el robo del milenio infiltrando el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios en México. Detrás del ‘bot’ siempre hay una mente sana y otra siniestra

Compartir:

Hoy más que nunca suena congruente aquella famosa frase de don Pedro Ferriz Santacruz: “Un mundo nos vigila”.

Pero no, no son los “marcianos”; somos los propios terrestres quienes atentamos unos contra otros buscando obtener cualquier tipo de poder. Y cuidado con aquellos que en sus manos tienen los códigos y botones de excelentes herramientas tecnológicas, principalmente cibernéticas. Los “extraterrestres” les vienen “guango”.

Desde hace días, el sistema bancario mexicano no da pie con bola sobre un intento de saqueo de fondos tras una infiltración (tipo “hackeo”) al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios.

Según datos extraoficiales, el robo se consumó, alcanzando la suma de 400 millones de pesos, aunque ninguna institución ha confirmado el monto exacto.

De acuerdo a fuentes del Banxico, los ataques para desvalijar el SPEI se concentraron en cinco instituciones, pero se habla de hasta 18 o 20 las afectadas.

De los supuestos 400 millones de pesos sustraídos, se reveló, 150 fueron a Banorte y 160 a BanBajío.

Metidos, hasta el tuétano, en el proceso electoral, porque nos entretiene, nos hace reír, llorar, enojar, sonrojar, aplaudir, brincar, elucubrar, soñar, babear, primero hacemos a un lado todo y, después, las propias autoridades aprovechan nuestro descuido para ocultar cualquier contingencia.

Eso ocurrió, la semana pasada, en el sistema bancario mexicano.

Antes de platicar el incidente, que sí afectó a miles, quizá millones de usuarios, recordemos que es verdad pública que Rusia intervino sistemas y redes para ser, al menos, operador cercano en las elecciones presidenciales en las que Donald Trump derrotó a Hilary Clinton.

Cómo y de qué forma son utilizados los datos o información obtenida es otro boleto que se explica con mayor espacio, tiempo y conocimiento.

Que lo mismo hizo Cambridge Analytica, según Facebook sin su consentimiento, pero utilizando los datos de 50 millones de personas sin su permiso, sobre todo, para fines electorales. Habría participado también en el proceso electoral estadounidense y en la consulta pública, en el Reino Unido, en la que ganó el Brexit.

Confiados que somos, pero sin otra alternativa para no quedarnos atrás en cuestión de redes sociales. Detrás de todas las aplicaciones hay uno, varios, cientos o miles de “mirones furtivos”. Ninguna aplicación es autómata. Detrás del “bot” siempre hay una mente sana y otra siniestra.

Los datos almacenados ahí, contraseñas, cuentas, fotos, son auscultados por alguien que tiene el poder y el mecanismo de hacerlo. Todo lo que usted mete en su computadora o teléfono tiene un espectador en el mundo.

En el desarrollo de la infraestructura del avance tecnológico, representado hoy por el Internet y la era digital, principalmente, están las mentes maestras que ofrecen sus servicios a las instituciones y organismos de más alto nivel en el mundo, económicos, militares, educativos, entretenimiento.

Debajo de esas mentes maestras hay otras, maestras y maliciosas.

Éstas atacaron la red bancaria mexicana. El fin de semana me tocó ver usuarios cuyos pagos con tarjetas Banamex eran rechazados. Leer que la aplicación de Bancomer dejó de funcionar.

Ayer, el Banco de México informó que más de 20 bancos están utilizando un sistema alterno de conexión a pagos interbancarios y que ello hace que sus operaciones tarden hasta 15 minutos.

La Asociación de Bancos de México reveló que desconoce el origen y los alcances de las fallas en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios, pero que los recursos (intereses, cuentas, ahorros) de los usuarios no están en riesgo; faltaba más.

En noviembre de 2017, compañías de seguridad advirtieron sobre la existencia de un “malware” llamado “BankBot” que atacó a grandes bancos, como el WellsFargo, Chase, DiBa y Citibank.

Un año antes, en noviembre de 2016, se dijo también que otro virus atacó teléfonos inteligentes con sistema Android, “hackeando” más de un millón de cuentas de usuarios de Google.

Más que el mundo, otro “tigre” nos vigila.

 

[email protected]

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...