El fracaso de Claudia

Síntoma del fracaso es cuando la mano presidencial necesita darte un espaldarazo; a la vez, es una burla para los estudiantes y familias del país. Sheinbaum no puede culpar al pasado; el suyo casi cuadruplicó el número de secuestros. ‘Vine por el diploma de mi hijo y me llevo su acta de defunción’: Madre de Norberto Ronquillo

Compartir:

Seis meses es muy poco tiempo para hablar de fracasos, pero también es demasiado poco tiempo para llegar a la descomposición que estamos viviendo en la Ciudad de México, principalmente, en materia de seguridad pública y otros temas con marcas en el pizarrón de la gestión de gobierno.
Un síntoma inequívoco del fracaso es cuando se torna necesario echar mano de la maquinaria presidencial para respaldar a tal o cual personaje.
El martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador inició el coro: “No estás sola; no estás sola, Claudia Sheinbaum”, en una concentración, en la alcaldía Gustavo A. Madero, llena de adultos mayores beneficiados por los programas asistenciales electorales del gobierno federal.
Ahí mismo, con una sorprendente falta de sensibilidad, López Obrador dijo: “La maltratan mucho unos grandulones, abusivos, ventajosos”, en referencia a las críticas por el secuestro y muerte del joven chihuahuense Norberto Ronquillo Hernández que detonó la avalancha de reclamos por la brutal inseguridad.
El sábado 8 de junio, en las horas cruciales de la investigación de la desaparición de Norberto, Claudia abandonó la plaza y se fue a Tijuana, a un mitin de López Obrador totalmente rebasado por los hechos del acuerdo comercial con EU; ahí la destapó el Padre Alejandro Solalinde para la Presidencia de la República; Sheinbaum no cabía de alegría en el planeta.
Sin embargo, el lunes en la madrugada se derrumbó la esperanza; fue encontrado el cuerpo de Norberto y se le vino encima el mundo a Claudia y a su equipo, de demostrada incompetencia.
Aquí la urgencia del espaldarazo de Andrés Manuel.
En ese templete de la Gustavo A. Madero aplaudía, sin parar, el presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, cuyas imágenes en smoking negro, en la ceremonia del 50 aniversario del Apóstol de La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, en Bellas Artes, detenido en EU, acusado de violación, abuso sexual y pornografía infantil, recorrieron medios de comunicación y el ciberespacio; el ex presidente de Morena fue exhibido junto a un gran financiero de campañas y “padrino religioso” de políticos.
En el primer cuatrimestre del 2019, los secuestros en la CDMX aumentaron un 271%, comparado con el 2018, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).
Al tiempo en que el presidente coreaba alabanzas a la Jefa de Gobierno de la CDMX, y arremetía contra sus críticos, se llevaba a cabo la velación del joven Norberto Ronquillo, estudiante de la Universidad del Pedregal, víctima colateral también de un protocolo policial de la SSP-CDMX de Jesús Orta Martínez que nunca se activó.
En las primeras investigaciones, la Procuradora Ernestina Godoy apunta hacia elementos policiacos como posibles plagiarios o cómplices por la escena del crimen, donde las cámaras de seguridad pública, casualmente, no funcionaban.
Claudia no tiene forma de librar la responsabilidad o culpar a gobiernos pasados cuando el suyo casi cuadruplicó el número de secuestros en el primer cuatrimestre de su gestión.
Son evidentes las pésimas decisiones locales en materia de seguridad pública, mezcladas con las federales, que prácticamente desmantelaron la Coordinación Nacional Antisecuestros, con buenos resultados anteriores, desde el 2015, cuya titular, Patricia Bugarín, fue nombrada subsecretaría por Alfonso Durazo Montaño, titular de la SSPC, el 1 de febrero.
El 15 de mayo, tres meses y medio después, Bugarín presentó su renuncia a Durazo ante el imaginable caos interno, las tesis fantásticas para solucionar la inseguridad y la amenaza de toparse siempre con un cambio de planes en Palacio Nacional.
“Vine por el diploma de mi hijo y me llevo su acta de defunción”, dijo Norelia Hernández, madre de Norberto, antes de regresar a Chihuahua.
Los estudiantes de la U. del Pedregal, de Armando Martínez Gómez -gran apoyo de la familia y reclamante de la seguridad de sus alumnos-, hicieron un video donde se plasma el coraje, la frustración, la tristeza y la impotencia, con énfasis en la frase “Ya no regresa”.
El video contrasta con el optimismo, la risa sardónica de López Obrador en el templete de Gustavo A. Madero, levantando la mano de Sheinbaum, coreando: “No estás sola”, una burla para todos los estudiantes del país y sus familias, no sólo para los de la U. del Pedregal.
Los jóvenes se sintieron ofendidos; “no tienen madre; desgraciados; infelices”, me dice uno de ellos.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...