El coctel de mediocridad para un electorado confundido

Tal vez, Juan Zepeda sea el menos simple de todos los candidatos en busca de suceder a Eruviel Ávila en el Estado de México, lamentablemente propuesto por un partido, el PRD, sin pies ni cabeza. El reloj, en la desesperación y la impotencia, marca tiempos de alianzas “contra-natura” y fatales

Compartir:

¿Lo merecen los mexiquenses? Sí.

A 15 días de la elección más importante del 2017, la del Estado de México, y viendo solo de reojo las de Coahuila, Nayarit y Veracruz, los habitantes de la entidad más poblada del país (más de 16 millones, 11 de ellos con facultad para votar) corre el riesgo de perder hasta la vergüenza el próximo 4 de junio.

Con mes y medio de campaña política y dos mediocres debates, Delfina Gómez, Josefina Vázquez Mota, Alfredo del Mazo, Juan Zepeda, Óscar González y Teresa Castell, no calientan una taza de café.

Tal vez, Zepeda sea el menos simple de todos los candidatos en busca de suceder a Eruviel Ávila. Por mucho el perredista ha destacado por encima de sus compañeros de aventura. Lamentablemente Zepeda es propuesto por un partido, el PRD, sin pies ni cabeza.

Es ilógico, pero es la cruda realidad. En las elecciones de cualquier país el pinole no se lo traga quien tiene más saliva. Eso, sabemos, lo entiende bien Zepeda. El asunto es cuestión de poder. De estructura, de maña. De capacidad cultural de la ciudadanía, aunque de esto no pidamos demasiado.

¿Valen las siglas, los colores, la rancia fantasía? A veces, los votantes también pecan de torpes, digamos, desinformados.

La llave existe. Pero también debe existir un buen cerrajero.

Una alianza.

Claro que el hecho de un buen desenvolvimiento de uno de los candidatos, como el de Zepeda, no garantiza un buen gobierno. Quizá ni el malo de los otros, una mala administración.

Las posiciones en el Estado de México se han convertido en un costal de dudas. Nadie despega. ¿Es eso signo de capacidad de todos porque protagonizan un amontonamiento?

El colmo es ver en números el famoso empate técnico entre Del Mazo y Gómez, ésta última para ser reconocida debemos, por fuerza, mencionar su nombre, Delfina. Con puro apelativo nadie acierta a saber de quién hablamos.

Ver cómo Josefina es rebasada por el perredista. Josefina… ¡la ex candidata presidencial!.. padeciendo estas calamidades, cuyas cifras en el 2012, plantaron a su partido en un tercer lugar, sí como ocurrió en el 2006 con Roberto Madrazo y el PRI. Josefina quien no ha modificado su discurso desde entonces.  Una pena.

Ver cómo González y Castell rellenan el espacio en los debates y en la campaña. Zepeda estaría en las mismas, pero salió más apto para tener los pies en la política. A González y Castell les falta todo, partido y personalidad. A Zepeda solo partido.

De Gómez (¿saben de quién hablo?) ni decir más. En su cuerpo está metido, como botarga, Andrés Manuel López Obrador.

De quien sí ni las dianas, es de Del Mazo. Ni de dónde el alumno supera al maestro, o el hijo al padre y el nieto al abuelo. Una dinastía, buena o mala, para bien o para mal, pero políticamente enjundiosa, rebasada por los miedos hasta en el límite de estar a punto de perder no solo la gubernatura, sino hasta la tranquilidad de muchos mexiquenses.

Desde el 2011 se apuntó para gobernar la tierra de sus ancestros, pero el trazo y el pulso de Enrique Peña Nieto lo reservaron para mejor tiempo. ¿Era este? Quizá no había otro.

Restan dos semanas a las campañas para saber si en un descuido hasta Coahuila o Nayarit, o Veracruz, donde solo se eligen alcaldes, resultan más atractivos en el cierre.

Hoy por hoy, el Estado de México es la piñata del 2018. Quien la rompa comerá dulces. ¿Pero la ciudadanía, esos necesitados de siempre, sabrán escoger a un buen pegador?

 

LA LLAVE…

Sí, las alianzas y el cerrajero.

Josefina se amacha o se “ahembra”: “No declinaré por nadie, al revés, que declinen por mí”. Ve el tsunami y no corre. ¿De dónde saca ímpetus para buscar lo improbable?

Zepeda le lanzó el anzuelo. Pero tampoco. ¿Josefina caer tan bajo?

No sugiero una alianza PAN-PRI, aunque haría estallar la botarga, pero Josefina puede incluso elegir hasta a Gómez. De lo contrario el “apachurramiento” político para el PAN será tan lamentable como en el 2012 en la presidencial y el 2011 en el Estado de México.

Pero “el miedo no anda en burro” y “más rápido cae un hablador que un cojo”. Allá por el 2011 y parte del 2012, López Obrador se la pasó denostando a la maestra Elba Esther Gordillo. “Peña Nieto la hará Secretaria de Educación”, cantaba por todos lados.

“Yo siento que es fingido ese rompimiento (entre Elba Esther y Peña Nieto), porque ellos tienen acuerdos, lo que pasa es que como era muy descarada la vinculación, quieren engañar de que ya ahora se separan, lo cierto es que son lo mismo.

“Sigue vigente el acuerdo que tiene Peña Nieto con Elba Esther de entregarle la Secretaría de Educación Pública, en caso de que el PRI regrese a la Presidencia, que sería dicho sea de paso, fatal para el país.

“Es lo mismo, como eso les está afectando, ahora quieren simular que ahora ya se separan, pero no es así, están juntos.

“Como ya no tienen acuerdo con Calderón ahora es con Peña Nieto, es una cuestión de imagen, pura faramalla, simulación, es parte de lo que están haciendo”.

Pues esa poquita diferencia en las encuestas entre Del Mazo y Gómez ya convirtió, como él mismo lo dice, a Andrés Manuel. La maestra es ahora su aliada. Dios nos agarre confesados, y a Peña y a Eruviel y a Alfredo.

La fatalidad de ayer, según López Obrador, ya no es la fatalidad de hoy.

“Está participando ahora en el Estado de México como candidata, Delfina, me decía la maestra Elba Esther: ‘Es maestra. ¿Por qué no haces un esfuerzo? Yo sé que tú ya no quieres mucho meterle a eso y dar la cara, pero ayúdenle, es maestra'”, así lo anunció el pasado 9 de mayo el ex líder nacional del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán.

A Andrés Manuel le brillaron los ojitos. Finalmente, ¿de quién es el paraíso?

Por lo pronto a esperar si en 15 días votantes y candidatos se aleccionan. La mediocridad y la desinformación también son un peligro.

Pero las alianzas, impensadas, pueden salvar también a otros. De la otra guerra. Antes, a contar y recoger a los caídos del próximo 4 de junio.

[email protected]

[email protected]

Twitter: @RobertoCZga

www.sextopatio.com.mx

 

Compartir: