El caso Torreón, tan grave como el de Bavispe

¿El que la hace la paga? ¿monumentos?; ‘Alito’ resalta el IMSS del PRI; quiere subirse a la polémica por el Insabi

Compartir:

Al margen de la calamidad y fatalidad que representa para una sociedad -familia, escuela, entorno- el que un niño de 11 años porte dos armas, dispare nueve veces, mate a su maestra, hiera a compañeros y se suicide, está el compromiso y la reacción, que se espera a la altura y el tamaño de las circunstancias, de quienes representan a todos los ciudadanos, es decir, el Estado y quienes gobiernan.

Y eso es lo que no ocurrió, ni ha ocurrido, desde el viernes pasado, cuando se dieron los lamentables hechos en el Colegio Cervantes de Torreón, Coahuila. Primero la insulsa opinión del Gobernador Miguel Ángel Riquelme de achacar el asunto a un videojuego. Después las paternalistas recomendaciones del Gobierno Federal de platicar con los hijos, de revisar sus mochilas, además de sus adjuntas condolencias.

¿Y después de eso? El grave suceso se presentó en un colegio privado; quizá por ello hasta el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, sólo se limitó a conocer del tema y expresar su solidaridad. El asunto, sin embargo, traspasa lo privado o lo público, y trasciende a la conducta “atípica” de violencia que ha alcanzado, desgraciadamente, no sólo a jóvenes y adolescentes, sino a niños, y que en México pensábamos que sólo se presentaba en países como Estados Unidos.

¿Qué propone el Gobierno Federal, además de lamentar y ofrecer solidaridad? No es el primer caso. En un lapso de tres años existen, al menos, otros dos. En circunstancias totalmente distintas, el caso del niño José Ángel, su maestra María Assaff y sus compañeros heridos, es tan grave como el de la familia LeBarón y requieren de una acción pronta que no descubra ineptidud e inexperiencia.

Mucho menos olvido, a la espera de que otra tragedia similar recuerde que hay responsabilidades que no se cumplen.

 

¿EL QUE LA HACE LA PAGA? ¿MONUMENTOS?

Seguramente el Gobierno Federal debe dar gracias que en el terrible caso del atentado contra las familias LeBarón y Langford, en Bavispe, Sonora, tenga el apoyo del FBI y la DEA porque si no, sabrá Dios el lío en el que estuvieran metidos.

Y es que sólo basta leer, ver o enterarse de las resoluciones a las que se llega: Construir un memorial en recuerdo de las víctimas, anunciar un plan de desarrollo social para la región, prometer que el caso mostrará que “el que la hace la paga”.

“También aprovecho este viaje porque quiero ir a La Mora. Quiero ir a ofrecer mi pésame de manera directa”, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador el sábado, durante su gira por Chihuahua, dos meses después de la masacre.

Habría que recordar que quienes se movilizaron personalmente, pero que también movieron a los medios de comunicación, horas después del atentado en el que murieron seis niños (otra tragedia de niños) y tres mujeres fueron Julián (primero) y Adrián LeBarón.

El Gobierno Federal, como en otros casos de suma gravedad, permaneció pasmado, congelado, sin entender el alcance y el tamaño de lo que acababa de ocurrir. Vaya, la Guardia Nacional llegó al sitio 10 horas después, cuando hasta los menores sobrevivientes habían enfrentado matorrales y terrenos baldíos.

¿En realidad es lo mejor a que se puede aludir para ir al lugar de la barbarie dos meses después? ¿Dar el pésame? Hasta hoy, con la parte proporcional del pasado, muchos que la hicieron deben pagarla. Pero monumentos, memoriales, ¿cuántos faltan?

 

‘ALITO’ RESALTA EL IMSS DEL PRI; QUIERE SUBIRSE A LA POLÉMICA POR EL INSABI

Como lo ha hecho desde que asumió el cargo de dirigente nacional del PRI, en agosto del año pasado, Alejandro Moreno intenta ser protagonista de la actual política mexicana en un entorno en el que a su partido falta clientela, pero sobre todo militancia. Sus principales se han esfumado.

Ahora que el PAN es el principal crítico y opositor del gobierno de López Obrador, el campechano intenta meterse a la polémica que ha generado el arranque del plan de salud federal con el Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar) para sustituir al panista Seguro Popular.

En medio del reclamo de gobernadores, y hasta de pacientes que deben pagar consultas y medicinas, Moreno dijo que el proyecto lopezobradorista es un “espejismo” porque incluyendo al Seguro Popular, que inició con Fox, continuó con Calderón y lo conservó Peña Nieto, el verdadero pilar de la salud de los mexicanos es y ha sido el IMSS creado por Manuel Ávila Camacho.

No le falta razón al priísta, aunque tanto el Insabi como el Seguro Popular han sido opciones a la alta demanda de ciudadanos sin opción al Instituto Mexicano del Seguro Social que, por otro lado, también ha requerido de algún diagnóstico urgente los últimos años.

Puede que no le alcance a “Alito” para ganar protagonismo, pero hace el intento. El que de plano sí requiere de algún trasplante es su partido.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...